El Rey del Cachopo, declarado culpable de matar y descuartizar a su expareja

El veredicto del jurado popular, alcanzado por unanimidad, considera probado que César Román asesinó a Heidi Paz

El acusado César Román, conocido como 'El Rey del Cachopo', a su llegada a la Audiencia Provincial de Madrid el pasado jueves. En vídeo, el jurado declara culpable al 'Rey del Cachopo' de matar y descuartizar a su novia.

El jurado popular ha declarado a César Román, conocido como El Rey del Cachopo, culpable del homicidio de su exnovia de 25 años, Heidi Paz. El veredicto ha sido alcanzado por unanimidad y considera probado que el acusado mató a su expareja en la casa que ambos compartían en Vallecas el 5 de agosto de 2018, que la descuartizó y le realizó incisiones para dificultar su identificación y abandonó los restos en la nave alquilada por Román situada en el barrio de Usera. Los miembros del jurado no han creído la versión del acusado que involucraba a Paz con el mundo del narcotráfico.

Llega así a su fin el proceso que comenzó cuando se halló el tronco de una mujer dentro de una maleta en una nave que tenía alquilada Román el 13 de agosto de 2018. Para cuando se descubrieron los restos, Román ya había desaparecido y desconectado su móvil. La policía le detuvo tres meses después en Zaragoza, donde vivía con una identidad falsa y trabajaba como cocinero.

Los miembros del jurado han considerado probados los indicios de culpabilidad que el fiscal argumentó en la última jornada del juicio. Entre ellos, las huellas de Román en varios elementos en la nave, que los agentes encontraron el móvil de la víctima en el piso de Román cuando fue detenido en Zaragoza, el pasado de malos tratos del acusado y que varios testigos reconocieron la maleta en la que apareció el cuerpo de la víctima como propiedad del Rey del Cachopo. Apenas han necesitado un día y medio de deliberación para alcanzar una decisión.

La sentencia, en los próximos días

El tribunal deberá decidir ahora qué pena se le impone. El fiscal y la acusación particular y popular solicitan 15 años y cinco meses de prisión por homicidio y por el descuartizamiento. Los abogados de la familia de la víctima solicitaron en un primer momento 28 años por asesinato, pero finalmente han desistido por la falta de elementos para demostrar la premeditación en la muerte. La condena se hará pública en los próximos días. El Rey del Cachopo lleva en prisión preventiva en el penal de Soto del Real dos años y medio, desde que se le arrestó en Zaragoza. La magistrada también deberá decidir la cuantía económica que reciben los familiares de Heidi Paz, entre ellos sus dos hijos pequeños en su país natal, como compensación.

La estrategia de defensa de Román consistió primero en poner en duda que los restos encontrados en la maleta pertenecieran realmente a Heidi. En su declaración en el juicio no paró de hablar de ella en presente, relató con todo detalle el supuesto robo por parte de su expareja de “doce kilos de cocaína” y aseguró que él creía que había escapado de una banda de narcotraficantes. Llegó incluso a relatar cómo estos delincuentes acompañados por un “comisario” le amenazaron con una pistola si no les decía dónde estaba Heidi y que ese es el motivo por el que huyó a Zaragoza y no por su relación con el asesinato de la mujer. En la última sesión del juicio reconoció que podía haberse equivocado al pensar que Heidi seguía viva, después de que varios peritos confirmaran que había un 99% de posibilidades de que los restos pertenecieran a la joven. “Lo que le hicieron a Heidi es una barbaridad, pero los culpables están fuera”, aseguró al jurado el pasado jueves.

El acusado, que durante todo el juicio ha mostrado una amplia gestualidad, ha escuchado el veredicto muy atento, ha resoplado y negado levemente con la cabeza y se ha tocado la frente varias veces. Mientras, su abogada le cogía del brazo para tratar de consolarle. Se ha visto a Román por primera vez abatido en todo el mes que ha durado el proceso.

El jurado ha tenido en cuenta el delito de profanación del cadáver que solicitaban tanto las acusaciones como el ministerio público, por el descuartizamiento al que se sometió al cuerpo y al considerar que no se permitió a su familia un entierro digno. Los restos siguen en el anatómico forense por orden judicial.

No está claro que Román, acostumbrado a la incesante verborrea, haya dicho su última palabra tras este veredicto. En estos dos años y medio ha mandado varias cartas al juzgado en el que recayó su caso, ha escrito a un medio de comunicación para quejarse de sus condiciones en prisión e incluso ha conseguido comunicarse por teléfono con periodistas desde su celda. Con este veredicto, El Rey del Cachopo escribe un nuevo capítulo en una vida que ha oscilado siempre entre las exageraciones, las huidas y las verdades a medias. Está por ver si es el definitivo. Como ha dicho uno de los abogados de la familia de Heidi, Alexis Socías, “al rey se le ha caído la corona”.

Suscríbete aquí a nuestra nueva newsletter sobre Madrid.

Sobre la firma

Patricia Peiró

Redactora de la sección de Madrid, con el foco en los sucesos y los tribunales. Colabora en La Ventana de la Cadena Ser en una sección sobre crónica negra. Realizó el podcast ‘Igor el ruso: la huida de un asesino’ con Podium Podcast.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS