El PP de Ayuso toma el control de la Asamblea

El primer día del debate de investidura a la presidencia de la Comunidad de Madrid contó con la visita de Esperanza Aguirre, el alcalde José Luis Martínez-Almeida y la ausencia de Pablo Casado

Los diputados del PP aplauden en pie a Isabel Díaz Ayuso tras el discurso para el debate de investidura. En vídeo, Ayuso carga contra Sánchez en su investidura.

Ni una semana y ya se nota la mano del PP en la Asamblea. Los populares arrebataron el control y la presidencia del Parlamento a Ciudadanos hace unos días, cuando los diputados votaron la nueva formación de la Mesa de la Cámara. Desde entonces, se han producido dos grandes novedades. Una, la instalación de unos pivotes anticovid en el suelo, que avisan a los diputados y a los periodistas de que, en la medida de lo posible, no se queden en los pasillos parados. Y dos, el cartel que indica dónde se encuentran los grupos parlamentarios (PP, Más Madrid, PSOE, Vox y Unidas Podemos). Sí, falta Ciudadanos. El borrón del PP a esa formación ha consistido en pegar una cinta blanca sobre el letrero del logo de su antiguo socio de Gobierno, que hace dos meses tenían 26 diputados y ahora cero. Ni rastro, vamos. El logo naranja era el último vestigio de resistencia de la formación de Inés Arrimadas en el Parlamento regional. Hasta hoy. La cinta blanca es semitransparente. Es decir, que en lugar de imprimir un cartel nuevo e impoluto para la nueva legislatura, se ha optado por no olvidar el pasado.

En primer término, Miguel Ángel Rodríguez, jefe de gabinete en funciones de Isabel Díaz Ayuso, sigue el discurso desde la tribuna de invitados.
En primer término, Miguel Ángel Rodríguez, jefe de gabinete en funciones de Isabel Díaz Ayuso, sigue el discurso desde la tribuna de invitados. Juan Carlos Hidalgo (EFE)

Una preparación minuciosa

El PP preparó su jornada de investidura minuciosamente. El equipo de comunicación de la presidenta acudió unas horas antes para cuidar todos los detalles. Las luces, las telas del photocall... Por ir, fue hasta Miguel Ángel Rodríguez ―su jefe de gabinete―, que siempre se mostraba en un segundo plano durante los grandes actos protocolarios. “Hará un gran anuncio durante los primeros minutos del discurso”, se escuchaba en los pasillos. El anuncio estrella resultó ser un ‘chequebebé' de 14.500 para mujeres ―en pagas mensuales de 500 euros― para fomentar la natalidad cuanto antes. La letra pequeña, sin embargo, era que para optar a la ayuda la mujer tiene que llevar empadronada, al menos, diez años. Es decir, que solo se beneficiarán entre 12.000 y 14.000 mujeres al año. El efecto de la medida, sin embargo, ya estaba funcionando: ocupar desde el primer minuto todos los telediarios y titulares de los diarios.

Minutos antes del discurso, comenzaron a llegar las autoridades. Por el PP madrileño se acercaron el presidente, Pío García Escudero, y la secretaria autonómica del partido, Ana Camins, que se fueron dialogando por los pasillos. Más tarde hizo entrada la expresidenta Esperanza Aguirre, que acudió con Regino García-Badell, la pluma que escribía sus discursos durante sus años en el bastón de mando. Luego llegó el alcalde José Luis Martínez-Almeida. Todos estaban felices. Son días de bonanza en el PP madrileño. ¿De Pablo Casado? Ni rastro. Acudirá el sábado a la Puerta del Sol. Son días raros en el PP de Génova. Como representación nacional, apareció Cuca Gamarra, la portavoz del partido en el Congreso y Pablo Montesinos, el vicesecretario de Comunicación. Todos escucharon a la presidenta desde la tribuna de invitados.

La expresidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, charla con el alcalde de Madrid, José Luis Rodríguez-Almeida.
La expresidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, charla con el alcalde de Madrid, José Luis Rodríguez-Almeida.FERNANDO VILLAR (EFE)

Antes de la entrada de Ayuso a la tribuna del Parlamento, los pasillos daban juego. La entrada de Vox fue triunfal. Rocío Monasterio y sus 12 diputados bajaron las escaleras y se dirigieron sonrientes al patio. Monasterio, sibilina, soltó a los medios: “Queremos que Madrid se ponga en marcha, pero Ayuso sabe que para cada cosa que quiera aprobar tendrá que pedir nuestro voto”. El mensaje al PP estaba echado. “Mañana”, avisó ―aunque no había ninguna duda― “la haremos presidenta a cambio de nada”.

Los diputados populares, que son 65 ―más que toda la bancada de la izquierda junta― bajaron las escaleras en grupos de cinco y seis, tras una reunión de grupo con la presidenta Ayuso en la segunda planta. “¿Y Ayuso?, ¿y Ayuso?”, preguntaban incesantes los fotógrafos. Todo estaba preparado. A las 11.58 ―de punta en blanco y solitaria para las teles y los flashes―, apareció sonriente. Y, dos horas después y tras el discurso, acudió al despacho donde le esperaba Rodríguez junto a su equipo de confianza, que la recibieron con unos fuertes aplausos.

Isabel Díaz Ayuso se dirige hacia el hemiciclo para pronunciar el discurso del debate de investidura.
Isabel Díaz Ayuso se dirige hacia el hemiciclo para pronunciar el discurso del debate de investidura. Samuel Sánchez (EL PAÍS)

Suscríbete aquí a nuestra nueva newsletter sobre Madrid.

Sobre la firma

Manuel Viejo

Es de la hermosa ciudad de Plasencia (Cáceres). Cubre la información política de Madrid para la sección de Local del periódico. En EL PAÍS firma reportajes y crónicas desde 2014.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción