Seis miembros de los Dominican Don’t Play, culpables del homicidio de un joven en San Agustín de Guadalix

El tribunal deberá decidir en los próximos días qué pena impone a los acusados tras el fallo por unanimidad de un jurado popular

El acusado conocido como 'El Nene', a su llegada a la Audiencia Provincial, el primer día del juicio.
El acusado conocido como 'El Nene', a su llegada a la Audiencia Provincial, el primer día del juicio.

Miguel de Cárdenas Campoy llegó al final de su vida con 18 años y una puñalada en el corazón en las fiestas de su pueblo, San Agustín de Guadalix (Madrid), en 2017. Este jueves un jurado popular ha declarado culpables por unanimidad a seis miembros de la banda Dominican Don’t Play (DDP) de Alcobendas de este crimen. Otro de los acusados ha sido considerado inocente porque no existían indicios suficientes de su participación en el homicidio ni de su pertenencia a la banda. El tribunal deberá decidir en los próximos días qué pena se impone a los acusados.

Más información
Dvd1056(01/06/21) Jovenes parados por la Policia en el Parque De La Amistad , Villaverde , Madrid Foto: Víctor Sainz
En las entrañas de los Trinitarios y los Dominican Don’t Play en Madrid
Los familiares de Miguel de Cárdenas, a la salida de la Audiencia Provincial. Al fondo, en el banco, sus amigos.
“Todo empezó con una mirada de culo”: reconstrucción de la noche en la que murió Miguelín

Los testimonios de los amigos que estaban aquella noche en las fiestas y de los agentes que participaron en el caso han permitido reconstruir la sucesión de hechos de las tres semanas previas al asesinato de Miguel. Según los relatos, el enfrentamiento del grupo de amigos de la víctima con los DDP había comenzado días atrás, con una discusión entre un miembro de esta banda latina y un colega de Miguel por una chica. Uno de los testigos llegó a declarar que no sabía cómo se había llegado a este final si todo empezó como una “tontería de niños”.

Los acusados reconocieron ante el tribunal que tras ese enfrentamiento verbal se organizaron para acudir aquella noche a San Agustín con armas para “restaurar su honor”. Miguel se encontró en la carpa de la música con los DDP y les exigió que dejaran en paz a su amigo y en ese momento fue cuando comenzó el ataque que acabó con su apuñalamiento. El líder del grupo, el Nene, había reconocido en la sala que fue una mirada a otro de los miembros, el Panda, la que sirvió como orden para matar al joven. “Lo hice porque llevaba mucha adrenalina en el cuerpo”, declaró el ejecutor en la sala. Al día siguiente, la banda quedó en un parque y cuando el Panda admitió que él había sido el que mató a Miguel el resto del grupo decidió esconderlo en el piso de uno de ellos para que no pudieran encontrarlo en su domicilio habitual.

Un expulsado de la sala

Tras las confesiones, la fiscal, que solicitaba en un primer momento 22 años de prisión para Nene y 20 años para los otros cinco miembros de la banda por delitos de homicidio y pertenencia a organización criminal, redujo la petición de penas. A un séptimo acusado le eximía de ser integrante de la banda y pedía para él 13 años por su supuesta implicación en el crimen. Aunque en un principio los abogados de los acusados solicitaban la libre absolución, finalmente aceptaron la implicación en el crimen y la pertenencia a la banda. El letrado del Nene aceptó nueve años de prisión para su cliente, mientras que otros cinco, pidieron siete. El otro procesado que nunca admitió formar parte de los DDP ni haber participado en la pelea se mantuvo en la petición de absolución. Este acusado fue expulsado de la sala el último día del juicio por interrumpir constantemente a la fiscal.

Ese mismo día, el resto de acusados sí utilizó su derecho a las últimas palabras para pedir perdón por lo ocurrido. El Panda, autor de la puñalada mortal, miró a los padres de la víctima para asegurarles que se arrepentía “de todo”. Los progenitores han estado presentes en prácticamente todas las sesiones del juicio junto a otros familiares.

Los DDP es ahora mismo la banda juvenil más activa en la Comunidad de Madrid. En 2018, según los últimos datos disponibles de la Fiscalía de Madrid, se juzgaron 33 delitos por parte de miembros de estas bandas, entre ellos, nueve intentos de homicidio y uno consumado. Según las estadísticas del ministerio público, son la banda más activa, mientras que los Latin King y los Ñetas son los que menos delinquen.

Dos importantes operaciones contra bandas juveniles esta semana

Esta semana se han producido dos operaciones destacadas relacionadas con bandas juveniles en Madrid. El lunes se detuvo a seis miembros de los Dominican Don't Play por la agresión con machetes a un grupo de adolescentes en un parque de Usera en abril. Uno de ellos quedó herido de gravedad y tuvo que permanecer varios días en coma en el hospital. Este miércoles arrestaron a dos trinitarios y desmantelaron el narcopiso desde el que gestionaban la venta de droga en Tetuán. "Bandas juveniles" es el término con el que la delegada del Gobierno en la Comunidad, Mercedes González, pidió esta semana en un desyauno informativo que se denominara a este tipo de agrupaciones ya que, según explicó, se corresponde más a la realidad actual de estos grupos que el de "latinas". Lo cierto es que hace tiempo que dejaron de estar formadas únicamente por miembros de origen latino para estar formadas por todo tipo de nacionalidades, incluida la española. Entre enero y mayo de 2019 hubo 127 personas detenidas relacionadas con bandas juveniles, según datos aportados por González, y en 2021 el número se eleva a 244 detenciones.

Suscríbete aquí a nuestra nueva newsletter sobre Madrid.

Sobre la firma

Patricia Peiró

Redactora de la sección de Madrid, con el foco en los sucesos y los tribunales. Colabora en La Ventana de la Cadena Ser en una sección sobre crónica negra. Realizó el podcast ‘Igor el ruso: la huida de un asesino’ con Podium Podcast.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS