‘Castigado’ sin ser diputado hasta superar el coronavirus

El PP afea a Más Madrid, Podemos y Vox que impidan prometer el cargo telemáticamente a un representante contagiado

La Asamblea de Madrid durante el pleno del 8 de julio.
La Asamblea de Madrid durante el pleno del 8 de julio.Javier Lizon (EFE)

Una batalla burocrática se desata en la Asamblea de Madrid cuando Ignacio Catalá siente el mordisco del coronavirus. La renuncia de Carlos Novillo, nombrado viceconsejero de Interior por el Gobierno de Isabel Díaz Ayuso, le da derecho a ser diputado con el PP. Para ello tiene que tomar posesión en el pleno del Parlamento regional, y jurar o prometer el cargo. Pero está contagiado. Y aislado. ¿Cómo solucionarlo? El PP y el PSOE coinciden en explorar la posibilidad de que se convierta en diputado telemáticamente. Más Madrid, Podemos y Vox se niegan. Y eso desata un conflicto que promete colear durante los dos años de la legislatura: “Tomamos nota”, se escucha que dice este martes Alfonso Serrano (PP) durante la junta de portavoces.

“Ha sido muy feo no dejarle tomar posesión la semana pasada de manera telemática. Y es un precedente muy peligroso”, lamenta una fuente del partido conservador, que no pudo imponer su mayoría en la Mesa porque se prefirió buscar la unanimidad ante lo excepcional de la situación. “¡Confinarse es obligatorio! Y así, por el coronavirus, se puede cercenar un derecho básico, como es el de que un diputado vote. ¿Y si el juego de mayorías hiciera que ese voto sea decisivo? Se altera la mayoría. Por eso, desde el punto de vista del PP, sienta un precedente en cuanto a la aplicación de la cortesía parlamentaria”.

“No hay vías reglamentarias para que esto pueda hacerse online. De hecho, ningún grupo planteo ninguna opción o vía para que pudiera hacerse de forma telemática”, discrepan en Más Madrid.

El reglamento de la Asamblea, al que se acogen Más Madrid, Podemos y Vox, establece que es necesario “prestar, en la primera sesión del Pleno a la que asista, promesa o juramento de acatamiento de la Constitución Española y del Estatuto de Autonomía de la Comunidad de Madrid”. Un requisito de presencialidad que Catalá no podía cumplir en plena cuarentena. Lo mismo le pasó a la diputada Alicia Rubio (Vox) en el pleno de investidura, aunque con una diferencia: en esa sesión el voto fue por llamamiento (los diputados lo depositan uno a uno, y personalmente, en urna, para que sea secreto), por lo que no se habría solucionado nada por la vía telemática.

Cortesía parlamentaria

“¿Pero qué reglamento estaba preparado para la pandemia?”, se pregunta un interlocutor del PSOE. “¿Qué tenía que hacer el afectado? ¿Venir con un EPI, disfrazado de marciano? ¡Eso sería muy fuerte! ¿Renunciar?”, amplía. Y plantea: “Había razones para explorar soluciones por cortesía parlamentaria. Frente a una situación extraordinaria, soluciones extraordinarias”.

Abundan los ejemplos de que la Asamblea se ha adaptado a la emergencia sanitaria sin que hiciera falta una motivación muy detallada en las normas que la regulan.

Primero, la Cámara permaneció cerrada casi dos meses, sin que la oposición pudiera fiscalizar al Gobierno. Luego abrió con un desastroso pleno telemático, el primero de su historia, suspendido por problemas técnicos cuando ya había comenzado. Más tarde se decidió celebrar reuniones presenciales para que se pudiera fiscalizar al gobierno, pero con aforos reducidos, y un sistema de voto ponderado que reflejara las mayorías de la Cámara sin que tuvieran que acudir todos los diputados. Las mamparas de plásticos que separaban a sus señorías acabaron siendo tan normales como las mascarillas que aún llevan. Pero todos esos cambios no han facilitado que ahora Catalá pudiera ser diputado telemáticamente.

La primera chispa del conflicto salta en la Mesa celebrada el 5 de julio, cuando todos los partidos enseñan sus cartas.

“La Excma. Sra. Presidenta [María Eugenia Carballedo, del PP] propone dar traslado a la Junta de Portavoces, para que, en su caso, valore la solicitud y pueda tomar posesión el Diputado en remoto”, se lee en el acta correspondiente sobre la petición de Catalá, que solicita tomar posesión telemáticamente. “El Ilmo. Sr. Vicepresidente Segundo [Ignacio Arias, de Vox] se manifiesta en contrario”, sigue. “El Ilmo. Sr. Secretario Segundo [Diego Cruz, del PSOE] se muestra de acuerdo con la búsqueda de una solución adecuada y comprensiva de la situación, que es extraordinaria, para que el Diputado pueda tomar posesión lo antes posible”, añade. “La Ilma. Sra. Vicepresidenta Tercera [Esther Rodríguez, de Más Madrid] se muestra de acuerdo con dar traslado a la Junta de Portavoces”.

Pero en la Junta de portavoces del día siguiente, con Serrano ausente por ser contacto estrecho de un positivo por coronavirus, la iniciativa no prospera. Ahora, el problema se ha solucionado solo: Catalá ya ha dado negativo, y el orden del día del pleno del jueves recoge que el cónclave arrancará con su juramento o promesa como diputado. Presencial, claro.

Suscríbete aquí a nuestra nueva newsletter sobre Madrid.

Sobre la firma

Juan José Mateo

Es redactor de la sección de Madrid y está especializado en información política. Trabaja en el EL PAÍS desde 2005. Es licenciado en Historia por la Universidad Complutense de Madrid y Máster en Periodismo por la Escuela UAM / EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS