NUEVA LEY EN LA TELEVISIÓN Y LA RADIO PÚBLICAS DE MADRID

Los siete días en los que Díaz Ayuso logró el control total de Telemadrid

El Consejo de Administración cambia en una semana dos acuerdos diseñados para limitar las decisiones de José Antonio Sánchez hasta que sea ratificado por la Asamblea

Sala de control del programa 120 Minutos.
Sala de control del programa 120 Minutos.Olmo Calvo

La última línea de defensa levantada en Telemadrid frente al PP cae este lunes de forma sorpresiva. Una reunión extraordinaria del Consejo de Administración de la televisión y la radio públicas deja en nada dos acuerdos adoptados por el mismo órgano solo siete días antes: pedir medidas cautelares a la Justicia para impedir que el administrador provisional nombrado por Isabel Díaz Ayuso pueda tomar decisiones antes de ser ratificado por la Asamblea y rebajar de 600.000 a 100.000 euros los gastos que puede acometer sin el visto bueno del cónclave. En medio se viven siete días frenéticos. Ceses. Despedidas. Y conspiraciones políticas. Así son los primeros días del polémico José Antonio Sánchez al frente de Telemadrid.

Viernes 16 de julio. Ha pasado más de una semana desde que el PP y Vox aprobaron en la Asamblea la reforma legal para controlar Telemadrid, y se han cumplido dos días desde que el Gobierno ha decidido designar como Administrador Provisional de la compañía a un directivo totalmente vinculado a la formación conservadora. Es Sánchez. Firmó el ERE con el que se despidió a más del 70% de la plantilla de la cadena pública madrileña en 2013. Admitió ser votante del partido conservador. También, que su nombre está en los Papeles de Bárcenas.

Estos días, su teléfono no para de sonar. El Administrador Provisional está en continuo contacto con Miguel Ángel Rodríguez, el jefe de gabinete de Díaz Ayuso, y secretario de Estado de Comunicación con José María Aznar, según una fuente conocedora de su agenda. Los dos comparten un problema para sus intereses. El Consejo de Administración de Telemadrid aún refleja la estructura y equilibrios de poder diseñados en la ley aprobada por PP y Cs en la legislatura de Cristina Cifuentes, pues su mandato está en vigor hasta 2023. Y el lunes 12 ha adoptado dos acuerdos para intentar limitar la capacidad de acción de Sánchez al frente de la compañía hasta que sea ratificado por la Asamblea.

“Hay juego sucio de Cs hasta el final”, se queja el viernes 16 una fuente de la confianza de la presidenta de Madrid, que defiende que su exsocio en el Gobierno (2019-2021) ha maniobrado para convencer a los miembros del cónclave de que el Administrador Provisional no puede decidir nada hasta que sea votado en el Parlamento. “Los de Cs les indujeron a pensar que el nombramiento no es firme hasta que no lo apruebe la Asamblea. Eso es falso”, argumenta este interlocutor, que recuerda que la ley es clara en que el Administrador Provisional tiene los mismos poderes que el director general tras ser nombrado, y sin que sea necesario que antes le ratifique la Cámara. “Así que se está solucionando el intento de bloqueo”, añade sobre la supuesta estrategia de Cs, que este partido no aclaró a preguntas de este diario.

José Antonio Sánchez, en una imagen de 2006.
José Antonio Sánchez, en una imagen de 2006.

¿Cómo se logra ese ‘desbloqueo’? “Con presiones”, aseguran tres fuentes conocedoras de lo que ocurre dentro de la compañía. Una afirmación que desmienten en el Ejecutivo: “Desde Sol no ha habido ninguna presión”.

“Yo no he hablado con nadie de la Comunidad, tampoco con la presidenta”, dice antes de la votación Lorenzo Amor, presidente de la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA), que puede influir en el resultado gracias a que una consejera designada por su organización preside el cónclave. “¡No hay nada que recurrir! La ley está en vigor desde su aprobación”, añade este dirigente, que este mismo mes compartió un acto con Díaz Ayuso, y que también ha aplaudido las políticas de la líder conservadora.

“El viernes el Gobierno publicó un decreto en el que establece que el Administrador tiene los mismos poderes que el director general saliente, y que será ratificado por la Asamblea, y ha habido consejeros que con eso ya se han sentido seguros y han creído que el recurso a la Justicia no era necesario”, apunta, finalmente, otro interlocutor.

Así, los acuerdos se revierten. Como consecuencia, Sánchez es libre para operar como desee al frente de la compañía, convertido en la cara visible de la nueva ley de Telemadrid, que rompe el consenso de la anterior y proporciona al PP múltiples ventajas.

Sede de Telemadrid en la Ciudad de la Imagen de Pozuelo de Alarcón.
Sede de Telemadrid en la Ciudad de la Imagen de Pozuelo de Alarcón.JVS

Primera: si es ratificado por la Asamblea, Sánchez tendrá el poder indefinidamente, porque su sustitución depende de que en el futuro los partidos de derechas e izquierdas logren un improbable acuerdo para designar a un nuevo director general. Segunda: como no hay mecanismo de destitución, puede permanecer en el cargo incluso si Díaz Ayuso pierde el poder en las elecciones de 2023, lo que asegura al PP el control de la compañía.

Tercera: Sánchez tendría que dejar el cargo si la Asamblea no le ratifica por mayoría absoluta (la que suman PP y Vox), pero como mínimo estará en el puesto hasta septiembre, puesto que ya han comenzado las vacaciones parlamentarias. Tiempo más que suficiente para hacer y deshacer a voluntad en Telemadrid sin haber obtenido la confianza del Parlamento regional. EL PAÍS contactó con Sánchez para conocer sus planes, pero el directivo no quiso hacer declaraciones.

Los cambios en la radio y la televisión públicas, en todo caso, ya están en marcha. “Por la presente pongo en su conocimiento (…) que el Consejo de Gobierno de la Comunidad de Madrid, en su sesión del 14 de julio de 2021, ha declarado el cese de D. José Pablo López como Director General de Radio Televisión Madrid. En consecuencia (…) le comunico que, con efectos de la fecha de dicho cese, queda extinguida a todos los efectos su relación laboral con Radio Televisión Madrid”.

Al menos siete directivos nombrados por López reciben esa misiva firmada por Sánchez el viernes pasado. No es un despido, precisan desde el Ejecutivo regional, sino un cese vinculado al del director general, que se despide con un sentido mensaje en sus redes sociales.

“Durante más de cuatro años, gracias a muchos, hemos demostrado que hay otro camino”, escribe López. “Es posible que los medios públicos no sean un botín de guerra”, añade. “No nos lo han puesto fácil”, subraya sobre sus continuos conflictos con el Ejecutivo de Díaz Ayuso, que abarcan desde la organización de los debates electorales a la renovación del contrato-programa que regula el día a día de la compañía. Y remata: “Pero ese es nuestro legado profesional para futuras ocasiones. Gracias Telemadrid y OndaMadrid. Gracias equipo”.

Con la salida de López y sus directivos se desintegra el núcleo duro del equipo que ha pilotado el ente público en los últimos años, recuperando la audiencia y la credibilidad de la cadena tras los oscuros tiempos del aguirrismo, cuando a Telemadrid se le conocía como tele-Esperanza por la mimetización de su línea editorial con los intereses del PP.

Entre los cesados están, por ejemplo, el hasta ahora director de informativos, Jon Ariztimuño; el director de la radio Onda Madrid, Ángel Rubio; el adjunto al director de Informativos, Jaime García Treceño; o el director de Contenidos de la entidad, Paco Díaz Ujados. Todavía no se conoce a sus sustitutos. Su nombramiento será el siguiente paso en la conquista de Telemadrid por parte del Gobierno de Díaz Ayuso.

Suscríbete aquí a nuestra nueva newsletter sobre Madrid.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50