ARDE LA CIUDAD
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Vivir a la madrileña en Ponzano

¿Merecen los vecinos de la calle de Chamberí dormir entre el ruido y el caos aunque la mayoría de ellos vote en contra de los derechos de otros?

Cartel de apoyo a Isabel Díaz Ayuso en el bar "La Parroquia de Pablo" de la calle de Ponzano, a unas semanas de las elecciones de mayo de 2021.
Cartel de apoyo a Isabel Díaz Ayuso en el bar "La Parroquia de Pablo" de la calle de Ponzano, a unas semanas de las elecciones de mayo de 2021.David Expósito

“Disfruten de lo votado”. Qué frase más manida, simplista e, incluso, mezquina que no conoce de ideologías. En los últimos tiempos lucho para que no salpique mis pensamientos, o para neutralizarla cuando salta como una palomita de maíz en ese microondas calentador de ideas tóxicas en el que se ha convertido buena parte de la política madrileña.

Los magacines de infoentretenimiento de la televisión veraniega matinal llevan días recordando las protestas de los vecinos de Ponzano, la calle de moda en Madrid para ir a ahogar meses de tensión recluida y de incierta espera. El ruido de sus bares y terrazas, algunas creadas de manera improvisada en lo que antes eran plazas de aparcamiento al aire libre, es todavía más alto que en veranos anteriores y está amargando a los vecinos de esa zona del barrio de Chamberí. Afecta a su sueño y ven cómo se invade y se vandaliza su espacio público ante la inacción del Ayuntamiento. También les preocupa lo poco que se respetan en él las medidas sanitarias actuales.

Tras ver los reportajes, consulto en este periódico el especial elecciones regionales de Madrid del pasado mayo. Recopila las estadísticas con los resultados de aquellas urnas y quiero confirmar mi idea preconcebida. Un 63,8% de la calle de Ponzano que ejerció su derecho a voto apoyó a alguna de las opciones políticas, que, bajo mi punto de vista, fomentan un individualismo capaz de afectar al conjunto de la comunidad. Y a las que no les importa el bienestar de las minorías. Calculo entonces que, por estadística, la mayor parte de los vecinos que aparecen protestando estos días en televisión apoyaron en esos comicios, y probablemente también en citas municipales, las políticas que ahora les estalla en las narices y, sobre todo, en los tímpanos a horas de la noche no deseadas.

Y es cuando de forma furibunda surge la frase. “Disfruten de lo votado”. Y alguna otra. “Ahora les toca vivir a la madrileña”. ¿Acaso no tienen derecho a reclamar justicia, aunque hayan ensalzado y vayan a seguir haciéndolo a las propuestas electorales que fomentan desde un principio lo que ahora es su tormento? ¿No merecen derechos aquellos que se significan en contra de los derechos de otros? ¿Es el rechazo a sus quejas una llamada a la coherencia o al revanchismo? Con esos mismos datos electorales que he buscado a conciencia, también tengo la certeza de que algunos de esos protestantes que aparecen en pantalla no eligieron libertad el 4 de mayo. Y se sabe que su problema se remonta, aunque en otro contexto, a hace ya muchos años. La denominación de la ilustre vía como Zona de Protección Acústica Especial (ZPAE) es una constante desde hace varias administraciones y nunca llega a resolverse. Simplemente, ahora la situación es peor y más urgente que nunca.

Me pregunto si debemos todos evitar esos lugares comunes dialécticos. He de reconocer que mi alma racional está cerca de una postura, mientras que mis almas irascible y concupiscible se encuentran muy próximas a la otra. Y que en ese conflicto pelean dos contra una.

Suscríbete aquí a nuestra nueva newsletter sobre Madrid.

Inicia sesión para seguir leyendo

Sólo con tener una cuenta ya puedes leer este artículo, es gratis

Gracias por leer EL PAÍS

Sobre la firma

Héctor Llanos Martínez

Redactor especializado en nuevas narrativas audiovisuales (streaming, pódcast, redes sociales) y en el género documental, con varios años como autor del blog 'Doc&Roll'. Formado en Agencia Efe y elmundo.es, antes de llegar a Verne y la sección de Madrid de El País, escribió desde Berlín para BBC, Deutsche Welle, Cineuropa, Esquire o Yorokobu.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción