EL LAPICERO
Opinión
Texto en el que el autor aboga por ideas y saca conclusiones basadas en su interpretación de hechos y datos

Busquemos siete ponentes

La clase política que padecemos hoy es ágrafa, incapaz de improvisar una cita literaria y utiliza un vocabulario paupérrimo

Manuel Fraga (AP), Miquel Roca (CDC), Gregorio Peces-Barba (PSOE), Gabriel Cisneros (UCD), José Pedro Pérez Llorca (UCD), Miguel Herrero de Miñón (AP) y Jordi Solé Tura (PCE), durante la firma del Proyecto de Constitución el 10 de abril de 1978.
Manuel Fraga (AP), Miquel Roca (CDC), Gregorio Peces-Barba (PSOE), Gabriel Cisneros (UCD), José Pedro Pérez Llorca (UCD), Miguel Herrero de Miñón (AP) y Jordi Solé Tura (PCE), durante la firma del Proyecto de Constitución el 10 de abril de 1978.MARISA FLÓREZ

Supongamos que hace falta reformar la Constitución ahora mismo.

Los siete ponentes de 1978 desarrollaron un trabajo impagable. (De hecho, no se les pagó). Recuerdo la visceralidad del derechista Manuel Fraga, ministro con Franco, de posiciones duras pero al cabo gran negociador, y le imagino disertando ante sus compañeros con sus conocimientos de catedrático de Derecho Constitucional, de Derecho Político y de Teoría del Estado; y discutiendo sobre fiscalidad o mercados, porque se licenció en Ciencias Políticas y Económicas. Además cursó la carrera diplomática. Hablaba inglés y había sido embajador en Londres. Publicó más de un centenar de libros, muchos de ellos sobre sus especialidades académicas. Contaba sin duda con el respeto intelectual de Gregorio Peces Barba, del PSOE, a su vez licenciado en Derecho Comparado por la universidad de Estrasburgo, catedrático de Filosofía del Derecho en la Complutense. Con ellos hablaría de igual a igual Jordi Solé Tura, comunista, profesor de Derecho Constitucional, que ya había publicado Política internacional y conflictos de clases (1974), así como decenas de artículos de fondo en la prensa española. Y no se sentiría lejano a los tres Miguel Herrero de Miñón, licenciado en Filosofía y Letras y doctorado en Derecho, que había logrado en oposición el puesto de Letrado del Consejo de Estado. Tampoco les bajaría la mirada el centrista José Pedro Pérez Llorca, diplomático de carrera, que estudió con beca en las universidades de Friburgo, Múnich y Londres. Hablaba inglés, francés y alemán, y había ganado por oposición la plaza de letrado de las Cortes. Gabriel Cisneros, de UCD, licenciado en Derecho, no necesitaba, igualmente, vivir de la política: había ingresado por oposición en el Cuerpo General Técnico de la Administración Civil del Estado. Y completaba el septeto el nacionalista Miquel Roca, profesor de Derecho Político y de Derecho Internacional en la Universidad de Barcelona y abogado.

Más información
Tatuajes y cicatrices para entender la ciudad
Las cláusulas abusivas del alquiler se imponen en Madrid: “Me exigen hasta 5.000 euros por un piso”

Sabido todo eso (muy resumido), formemos ahora la ponencia de hoy en día. Busquemos diputados de esa altura intelectual y académica, y de esa independencia vital. Denme los nombres, por favor.

Poco después, Madrid tuvo como primer presidente a Joaquín Leguina, doctor en Económicas, demógrafo por la universidad de La Sorbona, estadístico, funcionario del INE, novelista de éxito, autor de más de veinte libros de ficción y de ensayo. En el Ayuntamiento gobernaba Enrique Tierno, doctor en Derecho y en Filosofía, catedrático de Derecho Político, que escribió una treintena de obras sobre filosofía, política o literatura, y que fue capaz de hablarle en latín a Juan Pablo II cuando lo recibió en Madrid.

Apenas argumenta; algunos firman libros que no han escrito y presumen de títulos que no se han ganado.
Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

De entonces hasta ahora, la calidad de la clase política ha ido descendiendo peldaños. La que padecemos hoy es ágrafa, incapaz de improvisar una cita literaria, utiliza un vocabulario paupérrimo y apenas argumenta; algunos firman libros que no han escrito y presumen de títulos que no se han ganado.

En el ámbito madrileño, sólo el catedrático y exrector Ángel Gabilondo, autor de una quincena de libros de ensayo, filosofía o lenguaje, doctor honoris causa en Chile y México, habría recuperado aquel nivel.

A lo mejor por eso nos parecía de otra época.

Suscríbete aquí a nuestra newsletter diaria sobre Madrid.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Álex Grijelmo

Doctor en Periodismo, y PADE (dirección de empresas) por el IESE. Estuvo vinculado a los equipos directivos de EL PAÍS y Prisa desde 1983 hasta 2022, excepto cuando presidió Efe (2004-2012), etapa en la que creó la Fundéu. Ha publicado una docena de libros sobre lenguaje y comunicación. En 2019 recibió el premio Castilla y León de Humanidades

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS