La policía investiga una agresión homófoba con un cuchillo en el centro de Madrid

Ocho encapuchados agreden a un joven de 20 años con un cuchillo al grito de “maricón” la tarde del domingo en Malasaña, según la denuncia de la víctima

Protesta en Madrid contra las agresiones homófobas, en una imagen de archivo.
Protesta en Madrid contra las agresiones homófobas, en una imagen de archivo.samuel sánchez
P. Nagovitch P. Segura C. A. Brascia V. Torres
Madrid -

Un grupo de encapuchados agredió el domingo por la tarde a un joven homosexual en el centro de Madrid. La víctima, de 20 años, fue asaltada por sus agresores en el portal de su casa, en el barrio de Malasaña, según ha adelantado eldiario.es y han confirmado fuentes policiales a este diario. Los encapuchados lo insultaron y le produjeron heridas de arma blanca al grito de “maricón”, palabra que le grabaron además en el glúteo a cuchillo. La policía investiga el caso como un presunto crimen de odio.

Más Información

Una portavoz policial ha detallado que el joven volvía a su domicilio sobre las cinco y cuarto de la tarde cuando ocho personas “con el rostro cubierto se le acercaron corriendo” y lograron entrar detrás de él en el portal, donde lo acorralaron, lo insultaron y lo amenazaron con una navaja. En el zaguán, fue agredido verbalmente con insultos como “comemierda”, “maricón” y “asqueroso”, siempre según su testimonio, mientras le produjeron dos cortes, uno en el labio inferior y otro en uno de los glúteos, donde le escribieron “maricón”. La víctima acudió anoche a la comisaría del distrito centro a presentar una denuncia.

La policía, que no ha revelado la calle donde se produjo el caso, está investigando esta agresión como un delito de odio. El caso supone una escalada en este tipo de agresiones, al ser a pleno día y por parte de encapuchados. “Es la primera agresión de este tipo de la que tenemos constancia”, subraya la portavoz. Los investigadores están revisando las cámaras del lugar y tomando declaración al joven para dar con la identidad y el paradero del grupo agresor.

Rubén López, coordinador del Observatorio Madrileño contra la LGTBfobia de la asociación Arcópoli, aún no se lo puede creer, a pesar de que ha hablado con la Policía Nacional y Municipal y con la Delegación del Gobierno. “Estamos en estado de shock, en un primer momento no nos podíamos creer que fuera solo homofobia, pensábamos que podía ser un ajuste de cuentas, algo más, pero parece que sí lo es. De ser así, es terrible, es lo más duro que he visto en Madrid en mis seis años al frente del observatorio y en mis 17 de activismo”, confiesa López, que subraya el hecho de que las heridas se las hayan producido en puntos claves del cuerpo relacionados con la sexualidad gay, como a Federico García Lorca, que “también le dispararon en el culo”. “Este mensaje de odio es tremendo, brutal”, añade.

El observatorio lleva contabilizadas 103 agresiones homófobas en lo que va de año en Madrid. “Los casos han descendido, pero la cifra es irreal, porque las agresiones se producen normalmente de noche y de copas y ahora no salimos. De los ocho meses que llevamos del año, en cinco ha habido estado de alarma”, recuerda López, que no conoce a la víctima, ya que no ha recurrido a ellos ni a ninguna otra asociación.

“En nuestra sociedad no tiene cabida el odio. Mi rotunda condena a este ataque homófobo. No vamos a permitirlo. Seguiremos trabajando por un país abierto y diverso, donde nadie tenga miedo a ser quien es”, ha dicho en Twitter el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. Por su parte, Más Madrid ha solicitado al Gobierno de Isabel Díaz Ayuso la convocatoria inmediata del Consejo LGTBI. El presidente del grupo parlamentario de Más Madrid en la Asamblea, Eduardo Rubiño, ha denunciado en su cuenta de Twitter “el papel de los discursos de odio que legitiman la violencia” difundidos “a diario” por “las propias instituciones”. Santiago Rivero, diputado socialista en la Asamblea de Madrid y exvicepresidente del Colectivo LGTB de Madrid (Cogam) —asociación que ha convocado una protesta contra este y otros ataques homófobos el sábado a las 19.00 en la Puerta del Sol de Madrid—, también se ha pronunciado: “Condenamos rotundamente la agresión, que es una aberración, y reclamamos a la Comunidad de Madrid que no toque ni una coma de las leyes autonómicas que tenemos porque están hechas precisamente para evitar este tipo de cosas”. Rivero hace referencia a la posibilidad de que el Ejecutivo regional (PP) revise la Ley de Identidad y Expresión de Género e Igualdad Social y no Discriminación; y la de Protección Integral contra la LGTBIfobia, aprobadas durante el mandato de Cristina Cifuentes.

Este lunes ha trascendido otra agresión homófoba, que tuvo lugar en Velada (Toledo) el sábado. Según ha informado este lunes a Efe la Guardia Civil, hay una investigación abierta para identificar a los posibles autores, así como las circunstancias de esta agresión. La víctima, Miguel, ha contado a la Cadena SER que una chica le increpó, le llamó “maricón” y le dijo que “perdía aceite”. Una amiga del agredido le recriminó estas palabras y entonces varios chicos propinaron puñetazos a la víctima.

Repunte de casos

Esta agresión llega pocos meses después de la que sufrió Samuel Luiz, el joven coruñés asesinado en una brutal paliza al grito de “maricón de mierda”. La investigación calcula que en la salvaje marabunta que persiguió a Luiz a lo largo de unos 150 metros se implicaron de alguna forma una decena de personas, aunque solo seis han sido detenidas. Aquel episodio despertó una marea de indignación del movimiento LGTBI en toda España, provocando manifestaciones en varias ciudades.

Este lunes, como cuando asesinaron a Luiz, muchas personas se han movilizado a través de redes sociales para solidarizarse con la víctima y denunciar la creciente inseguridad a la que se enfrenta el colectivo LGTBI. En las calles de Malasaña, epicentro de la noche madrileña, reina esta tarde la tranquilidad propia de un lunes. Pero entre los vecinos se nota el estupor por el hecho de que la agresión se haya producido en un barrio como este, en el centro de la capital, a plena luz del día. “Una agresión como esta no es algo que me extrañe mucho, tristemente. Lo que sí me sorprende es que haya pasado en Malasaña. Es un barrio abierto y más LGTBI friendly. Que haya pasado algo así es impactante”, opina Paula Martín Torresilla, vecina de 19 años. “Hay muchos problemas en este barrio últimamente, gente que se está peleando y tal. Lo que me alucina es que con toda la policía que hay, haya pasado aquí”, dice José, de 29 años, camarero en un bar en la plaza del Dos de Mayo

La Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Trans y Bisexuales ha condenado la agresión a través de Twitter y la ha enmarcado en un repunte de este tipo de ataques: “Llevamos meses advirtiendo: los discursos de odio fomentan los ataques al colectivo LGTBI. Este es otro ejemplo, extremo, de lo que ocurre cuando no se dan soluciones efectivas a estos ataques. Es necesario revisar la legislación sobre delitos de odio para que proteja de manera efectiva a los grupos vulnerables, entre los cuales está el colectivo LGTBI”.

Las estadísticas del Ministerio del Interior reflejan que, en los seis primeros meses de 2021, Policía y Guardia Civil han recibido 610 denuncias por infracciones de delitos de odio, un 9,3% más que en el mismo periodo en 2019, cuando se contabilizaron 558 sucesos, cifra que hasta ahora marcaba el máximo desde que, en 2014, se iniciaron las estadísticas específicas sobre delitos de odio.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción