Ayuso lanza un órdago y se postula como líder del PP de Madrid: “Hay que devolver la normalidad al partido”

La presidenta regional promete “manos libres” al alcalde de la capital, Martínez-Almeida

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, acude al acto de presentación oficial del parque temático de Puy du Fou, en Toledo. En vídeo, rueda de prensa de Ayuso con el presidente de Castilla-La Mancha.EUROPA PRESS / VÍDEO: EUROPA PRESS

Isabel Díaz Ayuso, presidenta de la Comunidad de Madrid, ha admitido este viernes por primera vez en público que aspira a liderar el PP de Madrid. “Hay que devolver la normalidad al partido”, ha dicho la líder conservadora en referencia a que todos los barones territoriales de su formación presiden las respectivas organizaciones autonómicas. Sin embargo, el PP de Madrid está liderado interinamente por Pío García-Escudero desde que Cristina Cifuentes dejó el cargo, en 2018 y como consecuencia del caso máster. Una situación que Díaz Ayuso aspira a cambiar, lo que aumentaría su poder interno y cimentaría el ayusismo como corriente alternativa dentro del PP de Pablo Casado.

Más información

De ahí el órdago de Díaz Ayuso. Esperanza Aguirre y Cristina Cifuentes se convirtieron en contrapesos a la dirección de Mariano Rajoy gracias a que reunieron el poder orgánico e institucional en sus manos. Impulsadas por el trampolín de ser al mismo tiempo presidentas de la Comunidad y del partido, las dos baronesas pudieron premiar lealtades al influir en la elaboración de las listas electorales o la designación de los senadores madrileños, marcando así la vida interna de la formación conservadora. Posibilidades que se abrirían ahora para Díaz Ayuso si finalmente logra la presidencia del PP de Madrid, cuyo congreso aún no ha sido convocado.

“El PP de Madrid es el único partido cuyo presidente o candidato autonómico [a la presidencia] no es el presidente [de la organización]”, ha argumentado Díaz Ayuso tras reunirse en Toledo con el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page. “Hay que devolverle la normalidad al partido”, ha añadido la presidenta de la Comunidad, en cuyo entorno molesta que no haya fecha aún para el congreso que decidirá la presidencia, y que en principio será postergado hasta mediados de 2022. “Por los mensajes que me llegan, cuento con el apoyo necesario”, ha seguido. “Y quiero dejar claro que si soy la presidenta, el alcalde de Madrid [José Luis Martínez-Almeida] va a tener todas las manos libres para realizar el excelente trabajo que está realizando hasta el momento”.

No ha sido una referencia menor. El líder popular que ve con más suspicacias un hipotético ascenso de Díaz Ayuso es Martínez-Almeida. El regidor de la capital siempre ha defendido que el mejor modelo para el PP de Madrid es el actual, en el que el poder orgánico y el institucional quedan separados. De hecho, en la última semana, Almeida ha insistido en que era precipitado hablar de un congreso que será en primavera. “No voy a hablar del tema porque no toca y porque el congreso es el año que viene”, dijo en una entrevista en EL PAÍS. “Creo, sinceramente, que los madrileños lo que quieren del alcalde es que me centre en resolver sus problemas y no tanto en cuestiones orgánicas internas”.

Una tercera vía

En todo caso, tanto el alcalde como otros dirigentes del PP han alentado desde el principio la posibilidad de una tercera vía que podría encarnar la actual secretaria general del PP de Madrid, Ana Camins. Una opción sobre la que la dirección nacional de Pablo Casado no se ha pronunciado, dejando abierta la puerta a candidaturas alternativas a la de Díaz Ayuso, puesto que el líder nacional ha llegado a equiparar esta semana la valía de la presidenta regional y del alcalde como potenciales aspirantes al puesto.

Ocupar la presidencia del PP de Madrid no es una cosa cualquiera. En el PP no hay una máquina electoral más perfecta. El partido ha ganado todas las elecciones autonómicas celebradas en Madrid desde 1991, con la excepción de las de 2019. Eso le ha convertido en el gran escaparate de las políticas del PP nacional, y en el mejor refugio para aquellos cargos que se han quedado sin destino en el resto de España. Dos cuestiones que multiplican el poder inherente a liderar la formación autonómica que cuenta con más afiliados en el PP, junto a las de la Comunidad Valenciana o la de Andalucía.

Fue Casado quien apostó por Díaz Ayuso cuando era una desconocida: en 2019, la eligió como candidata a la presidencia de la Comunidad de Madrid, desplazando a aspirantes en principio mejor situados, como Ángel Garrido el presidente saliente. Unidos por una amistad que nación a su paso por las nuevas generaciones del PP, los dos líderes aseguran que comparten confidencias a diario. Pero Díaz Ayuso no para de crecer. Y ahora, con Casado derrotado en dos elecciones generales consecutivas, aspira a expandir su poder e influencia liderando al PP de Madrid.

Suscríbete aquí a nuestra newsletter diaria sobre Madrid.

Sobre la firma

Juan José Mateo

Es redactor de la sección de Madrid y está especializado en información política. Trabaja en el EL PAÍS desde 2005. Es licenciado en Historia por la Universidad Complutense de Madrid y Máster en Periodismo por la Escuela UAM / EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción