El plan b de Ayuso para Telemadrid: un suplente por si la Asamblea rechaza a José Antonio Sánchez

El Gobierno de la Comunidad de Madrid patrocina la creación de una nueva figura directiva que no aparece en la ley que regula la cadena autonómica

Sede de Telemadrid en la Ciudad de la Imagen de Pozuelo de Alarcón.
Sede de Telemadrid en la Ciudad de la Imagen de Pozuelo de Alarcón.JVS

El Gobierno de Isabel Díaz Ayuso ha buscado un atajo legal por si Vox decide no apoyar en la Asamblea de Madrid el polémico fichaje de José Antonio Sánchez como administrador provisional de Telemadrid. Así, el Ejecutivo regional ha impulsado la creación de una nueva figura directiva en la compañía pública, un suplente con parecidas competencias a las del máximo ejecutivo de la compañía, según la documentación a la que accedió EL PAÍS. Un supuesto que no se incluyó en la reforma de la ley que ha permitido al PP y a Vox controlar la televisión autonómica, y que sirve como un parche para que no haya un vacío de poder: tras la destitución de José Pablo López como director general, y el nombramiento de Sánchez, el Ejecutivo se arriesga a perder la votación para que su administrador provisional sea ratificado.

El problema de Díaz Ayuso tiene nombre y apellidos: Rocío Monasterio. A la dirigente del partido de extrema derecha no le preocupa específicamente la trayectoria de Sánchez, votante confeso del PP incluido en los papeles de Bárcenas, ni su pasado como referente de la RTVE de Mariano Rajoy. Sin embargo, Monasterio ha visto como un desplante innecesario que Díaz Ayuso optara por este directivo sin consultarlo antes con ella, cuando sus votos son imprescindibles para que el nombramiento sea ratificado por mayoría absoluta y en segunda vuelta en la Asamblea.

Así, como informó este diario, Monasterio exige que Sánchez le haga entrega de un detallado resumen de su hoja de ruta para Telemadrid, que incluya, entre otros asuntos, qué va a pasar con los trabajadores temporales, cómo se van a usar los equipos propios que están en los almacenes, y qué justifica el aumento de gasto para productoras externas que ha detectado en el contrato programa que rige el día a día del ente.

“Hay tiempo para negociar”, aseguró una fuente parlamentaria del PP, que reconoció que la formación conservadora desconoce aún lo que hará la de extrema derecha. Lo que sí se sabe es qué ha decidido hacer el PP: poner un parche por si Sánchez no supera esa votación y tiene que abandonar la compañía.

“El accionista único acuerda (...) con el fin de evitar posibles situaciones de acefalias y garantizar el funcionamiento de la sociedad, en aras del interés social, instar al Consejo de Administración a que se establezca un sistema de suplencia en un directivo de la sociedad con competencias transversales en los supuestos de vacancia del Director General, o, en su caso, del administrador provisional”, se lee en el acta de la Junta general extraordinaria de la sociedad de RTVM que presidió Díaz Ayuso el 8 de septiembre.

Una situación que ya se ha dado. La nueva ley de Telemadrid, impulsada por la presidenta tras años de desencuentros con la anterior dirección, que eligió la Asamblea, supuso el cese del anterior director general y todo su equipo. El nombramiento de Sánchez no llegó hasta días después. En medio, nadie estuvo al frente de la cadena pública.

Suscríbete aquí a nuestra newsletter diaria sobre Madrid.

Sobre la firma

Juan José Mateo

Es redactor de la sección de Madrid y está especializado en información política. Trabaja en el EL PAÍS desde 2005. Es licenciado en Historia por la Universidad Complutense de Madrid y Máster en Periodismo por la Escuela UAM / EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción