El regalo envenenado de Esperanza Aguirre a Isabel Díaz Ayuso

Cuatro años después de dejar la política rodeada por los escándalos de Lezo, Gürtel y Púnica, la expresidenta agita al PP al apoyar a Ayuso para presidir el partido en Madrid, donde sigue siendo un referente pese a todo

Esperanza Aguirre e Isabel Díaz Ayuso, el 21 de mayo.
Esperanza Aguirre e Isabel Díaz Ayuso, el 21 de mayo.Rodrigo Jiménez (EFE)

El lunes, Isabel Díaz Ayuso recibe un regalo envenenado en plena guerra por controlar el PP de Madrid. Esperanza Aguirre abandona los platós, donde ha cantado disfrazada en Mask Singer y ha cocinado en Celebrity Bake Off, para hacer un anuncio: apoya que Ayuso presida el partido, y critica que la dirección nacional (”niñatos”, “chiquilicuatres”, dice en El Mundo) retrase hasta 2022 el congreso correspondiente. Su intervención da argumentos a los dos bandos. De un lado, Ayuso evoca las mayorías absolutas que logró Aguirre con el partido y el gobierno bajo su mando. Del otro, la dirección nacional recuerda que en esa etapa de poder omnímodo anidaron las tramas corruptas de Gürtel, Púnica o Lezo. Un ejemplo de que al PP presente le persigue el fantasma del PP pasado. Y, sobre todo, de que Aguirre sigue siendo un referente del partido, pese a todo.

“Cuando han funcionado al unísono el grupo parlamentario, el Gobierno y el partido, han cosechado los éxitos que todos recordamos, por ejemplo de la etapa de Esperanza Aguirre”, dice Díaz Ayuso para justificar su apuesta por fusionar el poder orgánico e institucional.

“Lo que destrozó al PP de Madrid fue la corrupción, y es algo que nosotros jamás vamos a permitir”, contesta a Aguirre Teodoro García Egea, el secretario general nacional del PP, y, probablemente, el político que ve con más suspicacias el ascenso en popularidad y poder de la presidenta de la Comunidad de Madrid.

La intervención de Aguirre no deja a nadie indiferente. Los tres principales protagonistas de la tensa disputa por el poder en el PP de Madrid (Pablo Casado, Isabel Díaz Ayuso y José Luis Martínez-Almeida) tienen un nombre en común: el de Aguirre. Todos empezaron en política en el PP de Madrid, todos coincidieron con la ahora expresidenta en esa etapa y a todos les dio ella un impulso decisivo. De ahí que Aguirre aún influya en el día a día del partido, y que su voz aún pueda movilizar votos, encandilando a unos e incomodando a otros. Como dijo el propio Martínez-Almeida: “A Esperanza Aguirre siempre hay que escucharla con atención”.

José Luis Martínez-Almeida, el 13 de septiembre.
José Luis Martínez-Almeida, el 13 de septiembre. A. Pérez Meca (Europa Press)

Por eso, la entrada en escena de la expresidenta regional inquieta a la dirección nacional del PP, que ve cómo cada día pasa algo que impide que la atención pública se centre en la convención nacional con la que pretendía relanzar a Casado. Es un recordatorio palpable de que el partido de Madrid puede constituirse en una formidable plataforma para ejercer la oposición interna, defendiendo una agenda propia y no necesariamente coordinada con la del líder nacional. Justo lo que sufrió Mariano Rajoy con Aguirre. En paralelo, la intervención de Aguirre también alimenta a los rivales de Ayuso, que buscan su sitio desde el triunfo del PP en las elecciones del 4-M.

“En el PP hay un carajal”, ironiza este martes Mónica García, la líder de Más Madrid. “Tenemos a un secretario general [García-Egea] que habla desde una sede pagada con dinero b, y que ha acusado a la expresidenta Aguirre, madrina del señor Casado y de la señora Ayuso, de corrupción, mientras la señora Ayuso se vanagloria de Aguirre”, sigue. “El señor García-Egea dice que no quiere un modelo de corrupción, el del PP de Aguirre, que a la vez es el PP que hereda Díaz Ayuso”, añade. Y remata: “Estamos cansados de las guerras púnicas”.

Agradecemos las declaraciones de Teodoro García-Egea, reconociendo la corrupción del PP, que nos parecen muy significativas, e instamos al Gobierno a que nos comuniquen qué medidas han adoptado para acabar con la corrupción
Hana Jalloul, portavoz del PSOE en la Asamblea

“Agradecemos las declaraciones de Teodoro García-Egea, reconociendo la corrupción del PP, que nos parecen muy significativas, e instamos al Gobierno a que nos comuniquen qué medidas han adoptado para acabar con la corrupción”, coincide Hana Jalloul, la portavoz del PSOE.

La herencia de Aguirre, impulsora de la modernización de Madrid, con sus cientos de kilómetros de metro y sus grandes infraestructuras, es pesada. Como ella misma, más de la mitad de los consejeros que tuvo en sus Gobiernos (2003-2012) están o han estado imputados en casos de corrupción. Sus dos principales colaboradores, Francisco Granados, e Ignacio González, han copado los titulares sobre las tramas corruptas que se investigan en las operaciones Púnica, Gürtel o Lezo. Y su etapa al timón de la región, fundada sobre el tamayazo, se caracterizó por la colonización de las instituciones, que quedaron al servicio del PP, y por la confusión entre los intereses del partido y del Gobierno.

¿Cuánto se parece el PP de hoy a aquel que dominó Aguirre? El partido está en plena transformación. Apenas quedan huellas de Cristina Cifuentes y sus afines, desplazados desde 2018, cuando estalló el caso máster. Y el aguirrismo se está transformando en ayusismo. Primero, porque el poder es el mejor pegamento de un partido, y Díaz Ayuso lo tiene. Segundo, porque hay elecciones autonómicas y municipales en menos de dos años, y todos los aspirantes a ir en las listas quieren destacarse en el apoyo a quien podrá colocarles en puesto de salida. Y tercero, porque no hay nadie más ayusista que la propia Aguirre.

Solo hay que leer la dedicatoria que le firmó la exlideresa en su libro a la nueva baronesa: “A la mejor presidenta que ha tenido Madrid en toda su historia. Con todo mi cariño y gratitud por su apoyo y ayuda”.

Suscríbete aquí a nuestra newsletter diaria sobre Madrid.

Sobre la firma

Juan José Mateo

Es redactor de la sección de Madrid y está especializado en información política. Trabaja en el EL PAÍS desde 2005. Es licenciado en Historia por la Universidad Complutense de Madrid y Máster en Periodismo por la Escuela UAM / EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción