El juez ingresa a Noelia de Mingo en el psiquiátrico de la cárcel de Alcalá Meco tras apuñalar a dos personas en El Molar

La médico, que en 2003 mató a tres personas en un hospital de Madrid, se negó a declarar y se encontraba “orientada y apesadumbrada”

Noelia de Mingo, en una imagen de 2017. En vídeo, su detención el pasado lunes en El Molar.JUAN CARLOS HIDALGO/ VÍDEO: TWITTER

Noelia de Mingo, detenida este lunes tras apuñalar presuntamente a dos mujeres en un supermercado de El Molar (Madrid), ingresará en la unidad psiquiátrica de la cárcel de mujeres de Alcalá Meco, tras comparecer esta mañana en un juzgado de guardia de Alcobendas. El juez ha ordenado la prisión comunicada y sin fianza para la médico, que en 2003 acabó con la vida de tres personas en la clínica de La Concepción (hoy Fundación Jiménez Díaz) tras un brote psicótico, por los presuntos delitos de homicidio en grado de tentativa y atentado a la autoridad, tras la agresión múltiple que perpetró ayer en la citada localidad. El magistrado ha ordenado que dicha estancia se haga en la unidad psiquiátrica del penal.

La médico fue detenida este lunes en la calle con un cuchillo en la mano, tras apuñalar a dos personas, y después de ser reducida, porque intentó atacar a uno de los agentes que fue a detenerla con este arma. Como consecuencia de la agresión, una mujer de 46 años tuvo que ser trasladada el helicóptero al hospital 12 de Octubre con una herida en el costado izquierdo. La otra persona herida, de 53 años, presentaba heridas más superficiales en la espalda y el costado y fue ingresada en el hospital de La Paz.

De Mingo se ha acogido a su derecho a no declarar, y durante su comparecencia judicial se ha mostrado “orientada y apesadumbrada”, según ha informado el Tribunal Superior de justicia de Madrid. La detenida será internada en la Unidad de Psiquiatría de la cárcel de mujeres de Alcalá Meco (Centro Penitenciario Madrid-1), por si procede su traslado al centro penitenciario-psiquiátrico de Foncalent (Alicante).

Más información

Noelia de Mingo fue condenada a 25 años de reclusión en centro psiquiátrico como responsable de la muerte de tres personas en la Fundación Jiménez Díaz, en el año 2003. En el otoño de 2017, cuando llevaba 14 años internada, la Sección 16 de la Audiencia Provincial de Madrid, a solicitud del juzgado de vigilancia penitenciaria de Alicante y con el informe favorable del fiscal, sustituyó el internamiento en centro psiquiátrico por el tratamiento ambulatorio y la custodia familiar, a cargo de su madre.

La decisión fue adoptada tras varios informes clínico-forenses, que coincidían en “la situación de estabilidad de la enferma”, en que no había vuelto a presentar “episodio alguno de descompensación” y en que había tomado conciencia de su enfermedad y el daño causado. Sin embargo, la Audiencia de Madrid condicionó el que De Mingo pudiera recibir tratamiento ambulatorio a que se sometiera a controles psiquiátricos hospitalarios y forenses hasta el final de su reclusión y a que su familia informase a los juzgados en caso de percibir que la médico se descompensaba en su enfermedad.

En el último informe del Hospital Infanta Sofía, del pasado 3 de septiembre, los médicos concluyeron que Noelia de Mingo no presentaba “descompensación psicótica” y que tomaba de manera regular (cada cuatro semanas) el antipsicótico que los médicos le habían recetado. En idénticos términos se había pronunciado días antes el Instituto de Medicina Legal de Madrid, según el Tribunal Superior de Justicia de Madrid. “Con fecha de 2 de julio de 2021, el Servicio de Especialidades Psiquiatría Forense aclara en su informe que Noelia de Mingo padece una enfermedad grave de curso crónico de la que en la actualidad no presenta sintomatología psicótica activa”. En la misma línea el informe recoge que la paciente había presentado justificante de la inyección mensual de antipsicóticos con que la tratan los psiquiatras del Hospital Infanta Sofía y la emplazan para una nueva valoración en un periodo de tres meses. Este mismo martes, el informe elaborado por el médico forense establece que la investigada “no padece una descompensación psicótica, si bien requiere la necesidad de un estudio posterior”.

La exdoctora permanecía desde ayer por la tarde ingresada en el área de psiquiatría del hospital Infanta Sofía, a la espera de que el juez le tomara declaración.

Suscríbete aquí a nuestra newsletter diaria sobre Madrid.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción