Tercera dosis en residencias y nuevos asientos libres en el teatro: Madrid camina hacia la ‘normalidad’

La Comunidad entra al otoño con la incidencia y la presión asistencial a la baja y la flexibilización en las restricciones desde el lunes

Una enfermera administra una dosis de la vacuna de Pfizer en una residencia de Leganés en enero de 2021.
Una enfermera administra una dosis de la vacuna de Pfizer en una residencia de Leganés en enero de 2021.Olmo Calvo

Al número 177 de la calle de General Ricardos, en Madrid, ha llegado este miércoles una nueva remesa de vacuna contra la covid. Es la tercera dosis para los ancianos que viven en esa residencia, Vista Alegre. El martes, habían dejado de estar agotadas todas las entradas para El bar que se tragó a todos los españoles, en el Teatro Valle-Inclán, después de la ampliación de aforos del lunes. Y ese lunes, en una terraza a unos metros de la Puerta de Toledo, un camarero descargaba 10 dobles de cerveza en un par de mesas juntas en las que se sentaron 10 universitarios. Son algunas de las cuestiones que dan cuenta del camino hacia la normalidad que sigue la Comunidad de Madrid, con 88 casos por cada 100.000 habitantes en los últimos 14 días de incidencia acumulada —ya en la franja baja del riesgo medio (50-150), según los parámetros del Ministerio de Sanidad—, y con el 83,8% de la población diana con la pauta completa.

Quizá la imagen más sólida para la salida de la crisis sea ese pinchazo de refuerzo que empieza ya allí donde la pandemia arrasó primero y con más fuerza, en los centros de mayores, donde más de 6.000 personas murieron solas, solo durante la primera ola, y que ya venía inoculándose desde la pasada semana a la población inmunodeprimida. Aunque “el coronavirus, por desgracia, no va a desaparecer de nuestras vidas”, dijo el lunes el consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, en la primera comisión de su área tras las elecciones del 4 de mayo, “la situación epidemiológica favorable” desde hace varias semanas sigue “consolidando la tendencia descendente en el número de casos” y hay “un aumento importante en las coberturas de vacunación”.

Madrid, ligeramente por debajo de la media nacional (89%), tiene al 87,8% de la población diana con una dosis. Con la pauta completa alcanza el 83,8% frente al 85,7% de la media del resto de autonomías, y es la tercera, por detrás de Baleares y Canarias, que menos administra sobre las que recibe, un 88,5%. El resto de regiones superan el 90%, Extremadura llega al 99,8% y Galicia, al 100%. Es en esta recta final de la inmunización cuando el proceso se ralentiza y que coincide, además, con la vuelta a las rutinas diarias de millones de ciudadanos en sus puestos de trabajo, escuelas, institutos y facultades.

Hubiera evitado el 65,8% de los casos de las dos últimas semanas

En los últimos 14 días, según el último boletín epidemiológico del Gobierno regional, del martes, “se hubiesen podido evitar el 65,8% de los casos en la población no vacunada en caso de haber estado vacunada”. Desde el 21 de junio de 2021, fecha marcada para el inicio de la quinta ola, y hasta el 5 de septiembre, “se han detectado 160.213 casos, con una edad mediana de 29 años. De los 144.474 casos correspondientes a los grupos poblacionales de vacunación, el 20,7% habían recibido la vacunación completa, el 11,4% no habían completado la pauta y el 67,9% no estaban vacunados”, detalla el informe.

Si se tienen en cuenta solo los casos que han necesitado ingresar en el hospital, la mediana de edad es de 47 años: el 33,1% habían recibido la vacunación completa, el 8,5% no habían completado la pauta y el 58,5% no estaban vacunados. Para quienes estaban totalmente inmunizados, “en caso de enfermar, el riesgo de ingresar en un hospital disminuye en un 69,9% y en un 82,1% para el ingreso en cuidados intensivos”, según el documento; y en caso de tener una dosis, ese riesgo de necesitar una cama hospitalaria baja en un 54,2% y en un 70,1% el de requerir UCI.

Varios estudiantes registran sus datos antes de ser vacunados contra la covid, en el campus de Ciudad Universitaria, el 14 de septiembre de 2021, en Madrid.
Varios estudiantes registran sus datos antes de ser vacunados contra la covid, en el campus de Ciudad Universitaria, el 14 de septiembre de 2021, en Madrid.Alejandro Martínez Vélez (Europa Press)

Madrid, como otras comunidades, ha organizado varios dispositivos extra en las últimas semanas para intentar recoger a los rezagados, facilitar la vacunación de algunos grupos y acelerar el pinchazo de los más jóvenes, que suponen la franja de edad de mayor contagio desde el verano de 2020, y más agudizado en los últimos meses, a medida que avanzaba la inmunización en el resto de grupos. Los últimos datos del Gobierno regional, las edades comprendidas entre los 0 y los 14 años son las de mayor contagio, el grupo para el que aún no hay luz verde para vacunarse. Mientras, los avances se hacen en otros colectivos. El 9 de agosto, comenzó el protocolo prioritario para embarazadas, por ejemplo; y el 14 de septiembre arrancaron los dispositivos colocados en los campus universitarios. Hasta este martes, se habían inoculado en esos puntos 1.540 dosis.

“Esta situación ha posibilitado avanzar en la flexibilización de las medidas sanitarias, que precisamente han entrado hoy en vigor”, apuntó Ruiz Escudero el lunes. Y detalló que “con ello se pone fin a las restricciones horarias en comercio, en hostelería, en restauración, en ocio nocturno, en espacios culturales, instalaciones deportivas y además aumentan los aforos llegando en muchos casos al 100% [como en cines y teatros]”. Decisiones en las que el Ejecutivo seguirá “avanzando si se dan las condiciones”, epidemiológicas y asistenciales.

Menos presión asistencial

Este martes, según los datos diarios de la Comunidad, en los hospitales madrileños había ingresados 472 pacientes en planta y 203 en las unidades de cuidados intensivos. El grupo Covid-19, profesionales de 62 hospitales madrileños que llevan meses informando de los datos asistenciales a través de una cuenta de Twitter, apuntaban hace unas horas que de los cinco índices que miden, cuatro habían mejorado respecto a su último informe, el pasado viernes.

En agudos baja el número de ingresados (36) y el porcentaje de ocupación (3%). En UCI hay 22 críticos menos, se reduce en cinco puntos la ocupación de la UCI médica —la específica de intensivos, sin contar con otras unidades como las unidades de recuperación tras la anestesia—, que se coloca en el 41%. Baja en dos la de UCI global, es decir, contando con esas otras áreas; y son las muertes la cifra para la que cualquier número siempre “son demasiados”. En las últimas 24 horas, 12 personas han muerto en los centros madrileños. En total, 248 desde que comenzó septiembre.

Más información

En atención primaria, el ámbito que acusa de forma más invisible que los hospitales las consecuencias de la pandemia, también se ha reducido el número de pacientes que tienen en seguimiento: 1.469. Llegaron a superar los 8.000 en julio. Aún con ese descenso respecto a los meses anteriores, el último boletín epidemiológico destaca que en la pasada semana “se observa un cambio de tendencia”, “aumentando la tasa de incidencia” en la vigilancia que se hace desde ese escalón asistencial a través de ocho centros “centinela”. Creció hasta los 249 casos por cada 100.000 habitantes (180,8 por 100.000 la semana previa), y “el aumento fue de mayor intensidad en las mujeres, cuya tasa de incidencia se sitúa en los 267, un 46% respecto a la semana previa”.

Además, la actividad en los centros de salud todavía no se ha normalizado, los retrasos para la citación afectan a cientos de ambulatorios, se retrasan pruebas y derivaciones a los especialistas y los SUAP, los servicios de urgencias de primaria, no han vuelto a estar operativos tras su cierre, el 21 de marzo de 2020. Y, por el momento, la Consejería de Sanidad no ha hecho ningún movimiento para reabrirlos.

Suscríbete aquí a nuestra newsletter diaria sobre Madrid.

Sobre la firma

Isabel Valdés

Redactora de Sanidad y Salud en Madrid, antes pasó por Especiales y Sociedad, donde se ocupó de Género. Es licenciada en Periodismo por la Complutense y Máster de Periodismo UAM-EL PAÍS, está especializada en feminismo y violencia sexual y coordina el blog Mujeres. Escribió Violadas o muertas, sobre el caso de La Manada y el movimiento feminista.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción