‘Cachita’, el documental que indaga en la historia de la esclavitud negra en España

El documental de Álvaro Begines estará disponible en las plataformas a partir del 1 de octubre

Álvaro Begines, director de ‘Cachita, la esclavitud borrada’, en la terraza del Círculo de Bellas Artes.
Álvaro Begines, director de ‘Cachita, la esclavitud borrada’, en la terraza del Círculo de Bellas Artes.Álvaro García

Álvaro Begines (Sevilla, 58 años) disfruta de la vista de la Gran Vía desde la terraza del Círculo de Bellas Artes. Suele visitar Madrid con frecuencia, pero es la primera vez que puede gozar del skyline de la ciudad desde esta prospectiva. El pasado miércoles estuvo de paso por la capital para presentar Cachita, la esclavitud borrada, su último film documental que indaga en la mancha de esclavitud negra en España y en cómo se ha obviado en el relato oficial de la historia. “La idea de hacer esta película sale principalmente, como en casi todos los casos, por la curiosidad”, recuerda el director. “Estaba leyendo una novela y, de repente, descubrí que hubo esclavos negros en Andalucía. Nunca en el instituto, ni en la facultad, escuché hablar del tema. Pensé que merecía la pena investigar”.

Con Cachita Begines vuelve al documental, su género estrella. Después de una larga gira por festivales — inauguró la 26ª edición del Festival Internacional de Jóvenes Realizadores de Granada-Premios Lorca — se estrenará a partir del 1 de octubre cuando esté disponible en las plataformas. “Si hubiese tenido dinero hubiera hecho una peli”, bromea para justificar la elección de un género que se resiste al éxito en las grandes salas. La cinta combina entrevistas a personalidades y expertos de la esclavitud en España — entre ellos, el historiador, escritor y actor Carlos Bardem y Santiago Auserón, compositor e investigador de la música negra — con fragmentos de ficción.

Más Información

El título evoca a la Virgen de la Caridad del Cobre, la Patrona de Cuba, que según la leyenda llegó a la isla por mar, intacta después de un naufragio. De la misma forma llegó a las costas de Cádiz Cándida La Negra, que nació esclava en 1845 en la colonia portuguesa de Luanda y murió libre 110 años después en Andalucía. Interpretada por Kenia Maestre, es uno de los tres personajes reales que rompen la cuarta pared para contar sus historias mirando a los ojos al espectador. La acompañan Pedro Blanco, el negrero más importante de todos los tiempos, interpretado por el actor Salva Reina, y Juan Latino (Emilio Buale), un esclavo liberado que durante el Renacimiento llegó a convertirse en profesor en la Universidad de Granada.

Rodada sobre todo en Andalucía, Cachita deja su huella también en Madrid. En una secuencia de fotogramas de lugares relacionados con la esclavitud, se puede reconocer la puerta lateral de la parroquia de San Ginés, en la calle de Bordadores, a 400 metros de la Puerta del Sol. En la jamba de este edificio del siglo XVII están esculpidas una ese y un clavo, la marca que los negreros ponían a los esclavos para que no pudieran escapar.

El documental sigue el rastro que la esclavitud ha dejado en la cultura y en la sociedad española. El director hace referencia a la extraordinaria cantidad de calles que en Granada, Cádiz o Sevilla se remontan a la presencia de los esclavos en España: callejón de los Negros, Barrancos de los Negros o Placita de los Negros, entre otras. Son el testimonio del paso de los esclavos liberados en las zonas más pobres de las ciudades que, para sobrevivir, se refugiaban en los suburbios. En estos mismos sitios los esclavos se juntaban con otros repudiados por la sociedad, como los gitanos. El compositor e investigador de música negra Santiago Auserón explica en la película que de esta extraña unión surgió el mismo baile flamenco que, de hecho, tiene raíces negras. Así mismo, el afronegrismo está presente en el idioma castellano, como las palabras fandango, tango, banana, chimpancé.

Que hayan existido esclavos en España es un hecho que nadie puede negar. Además de las biografías de los protagonistas de Cachita (entre otras, Mongo Blanco, de Carlos Bardem, sobre la vida de Pedro Blanco y Juan Latino: talento y destino, de Aurelia Martín) en la misma literatura del siglo de oro se hace referencia a esta página oscura de la historia española. En el prólogo El Quijote, Cervantes habla de Juan Latino como pleno conocedor de las letras. Sin embargo, no ha sido fácil durante la producción de la película localizar la documentación de compra y venta de esclavos en la Península. “Hay mucha parte de la historia que no quieren que se conozca”, explica Begines. “Buena parte de las grandes familias de Cataluña, de Andalucía y de Valencia y de muchos otros sitios se enriquecieron con la esclavitud, un hecho que después intentaban borrar”.

El actor Salva Reina interpreta Pedro Blanco, el negrero más famoso de España, en una escena del documental.
El actor Salva Reina interpreta Pedro Blanco, el negrero más famoso de España, en una escena del documental.

De aquí la decisión de Begines de escribir y dirigir un documental: “Con la ficción estás recreando la realidad, mientras que un documental te la enseña así como es”. Cachita quiere mostrar la historia de la esclavitud en España, en todos sus matices, desde las clases sociales más bajas hasta la más rica, pasando por la Iglesia. “Yo he intentado plasmarlo, creo que de la manera más ecuánime. A mí me gusta siempre estar medio y que el espectador saque sus conclusiones”, sentencia Begines.

“Una de las reflexiones que tenemos que hacer no es tanto por qué hubo esclavitud, que quizá nadie la pudo evitar, sino porque no se quitó antes”, reflexiona el director, que está convencido que hasta hoy a la sociedad le cuesta reconocer que exista el racismo en España. “Creo que en la cercanía hay dos escalones de racismo”, explica, “porque no se reserva el mismo trato a un extranjero que llega a nuestros barrios con dinero y a uno que llega a nuestras costas en pateras. Es como si existiera una parte de un poco más bajo nivel, y cuando no estás poniendo una persona a tu nivel, significa que eres racista”.

Cachita. La esclavitud borrada estará disponible a partir del 1 de octubre en las plataformas Movistar +, FlixOlé, Filmin y No Ficción. La elección de no distribuir la película en los cines ha sido en parte dictada por la pandemia, pero también por el éxito que los documentales están recibiendo en las plataformas. “Han hecho posible que la gente vea documentales”, admite Begines. “Ahora mismo las plataformas son una opción y tenemos que adaptarnos”, añade, convencido de que, a pesar de su popularidad, jamás conseguirán matar a los cines.

Suscríbete aquí a nuestra newsletter diaria sobre Madrid.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción