La gran audición de Broadway en versión Antonio Banderas

‘A Chorus Line’ llega por primera vez a la capital bajo la dirección del actor malagueño y Baayork Lee, actriz del elenco original de 1975

El elenco del musical 'A Chorus Line', en el Teatro Calderón.
El elenco del musical 'A Chorus Line', en el Teatro Calderón.Olmo Calvo

El telón se levanta para dar paso a una gran audición. El musical A Chorus Line aterriza en la capital bajo la dirección de Antonio Banderas y la bailarina Baayork Lee, que formó parte del elenco original en 1975. Ahora llega por primera vez a Madrid, con Manuel Bandera como actor principal, un espectáculo que encabezó la lista de permanencia de cartel en Broadway durante 15 años consecutivos, con más de 6.000 funciones, y cuyo coreógrafo, Bob Avian, fue galardonado con un premio Tony a la mejor coreografía. La escena teatral de Broadway de los años setenta se traslada en esta versión de Antonio Banderas desde este viernes, y hasta el 7 de noviembre, al Teatro Calderón.

Los actores se colocan en la línea blanca que separa el escenario para deleitar al público con el número principal del espectáculo, One. La línea simboliza el pasado y el presente de los artistas que cuentan historias de superación. En un estudio del icónico vecindario Upper East Side en Manhattan (Nueva York), los protagonistas revelan sus sentimientos, custodiados en más de 17 horas de cintas grabadas en el año 1974.

Antonio Banderas y Bayoork Lee, directores de 'A chorus line', junto con  Manuel Bandera, que interpreta al protagonista.
Antonio Banderas y Bayoork Lee, directores de 'A chorus line', junto con Manuel Bandera, que interpreta al protagonista.Olmo Calvo

Casi 50 años después, Lee trae el musical a Madrid con dirección de Antonio Banderas, que también es productor, y que en esta ocasión no interpreta al protagonista de la obra, Zack, como hizo en el Teatro del Soho CaixaBank, en Málaga. El actor asegura que “el teatro está recuperando poco a poco el espacio que se le robó” y anuncia que su propósito es trasladar la función al Public Theater de Nueva York, donde se realizó el preestreno de la obra original.

El musical representa los entresijos del mundo actoral en el circuito teatral más célebre del mundo: la espera en los pasillos antes de las audiciones, los nervios del primer pase frente al jurado y las desvalidas de los bailarines en los ensayos de los grandes espectáculos de Broadway.

La audición empieza con el escenario repleto de bailarines. Los personajes cogen sus mochilas, se dan la vuelta y se retiran con el ceño fruncido, un acto que transmite enfado y decepción. Manuel Bandera, que interpreta al director Zack, recuerda el inicio de su carrera como bailarín durante la criba de la primera eliminación. Aunque ahora se coloca al otro lado de la palestra, el actor no olvida la frase de “Gracias por venir. Ya le llamaremos”.

Una de las historias reales que desvela la obra es la de su directora y coreógrafa, Baayork Lee. “Yo soy muy bajita y eso me supuso un impedimento para entrar en el mundo de los musicales en Broadway”, cuenta la neoyorkina. A pesar de tener que esforzarse más que sus compañeros para conseguir el trabajo de sus sueños, Cassandra Hlong, la actriz que interpreta a Lee, define a su personaje como una persona segura de sus habilidades y de sí misma. Lee era amiga de la infancia del director de la obra original, Michael Bennett.

Los sonidos en directo de las melodías de instrumentos como el arpa o el xilófono crean una cálida puesta en escena. Las historias multicolores desnudan los secretos de los cantantes y bailarines. Su sueño es formar parte del elenco de la obra de Zack, que busca sin descanso la excelencia. El foco se posa sobre Manuel Bandera. Junto a él, una veintena de bailarines crean diferentes formas sobre el escenario. La coordinación y complicidad entre ellos hacen que parezcan un solo ser.

El director y su asistente, Larry, ponen a prueba a los 17 candidatos que se presentan para formar parte del coro de su próxima obra. Los espejos del estudio donde ensayan se dan la vuelta y aparece un abanico rosa en el fondo del escenario. Los artistas cambian las mallas de colores por corsés dorados con acabados florales de lentejuelas verdes y rojas, trajes y pajaritas. Huele a esperanza y pasión.

El reparto cuenta con 26 actores y una orquesta de 15 músicos, bajo la dirección musical de Arturo Díez-Boscovich. Los bailarines van saliendo a cuentagotas de las cortinas laterales con trajes de lentejuelas doradas y sombreros de copa, que permanecen intactos a pesar de sus ágiles movimientos durante la coreografía.

Antonio Banderas señala la importancia de visibilizar las historias de los personajes: “Es una historia que permite al público ser testigo de una audición, pero también está escrita en un momento de abusos de poder, de pareja, de género y de condición sexual”. La versión que ahora él trae a Madrid iba a inaugurarse en 2020 en en el Gran Teatro Bankia Príncipe Pío, pero la pandemia frenó los planes de la compañía. “La compañía sufrió mucho, pero hoy estamos de vuelta. Es un día de celebración”, afirma el actor malagueño.

A Chorus Line es una de las obras musicales más representadas en la historia de Broadway. Se trata de un libreto de James Kirkwood, Jr. y Nicholas Dante, que cuenta con la música de Marvin Hamlisch y letras de Edward Kleban. La función habla del teatro dentro del mismo y cuenta las propias experiencias de los artistas. La realidad y la fantasía confluyen en un mismo espacio.

Cuándo: Del 8 de octubre al 7 de noviembre. Dónde: Teatro Calderón (Calle de Atocha, 18) Precio: desde 23 euros.

Suscríbete aquí a nuestra newsletter diaria sobre Madrid.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS