Redescubrir a Cousteau para la generación de Greta Thunberg

La directora Liz Garbus explora la figura y el mensaje del mediático activista ecológico en el documental ‘Cousteau: pasado y futuro’

Liz Garbus recuerda el rodaje de 'El mundo del silencio' (1956), ganadora de la Palma de Oro del festival de Cannes y del Óscar al mejor documental.
Liz Garbus recuerda el rodaje de 'El mundo del silencio' (1956), ganadora de la Palma de Oro del festival de Cannes y del Óscar al mejor documental.

La idea de que Jacques Cousteau —el explorador, el pionero activista medioambiental e incluso el artista— fuera un gran desconocido para las nuevas generaciones resultaba intolerable para la cineasta Liz Garbus (Estados Unidos, 51 años). La estadounidense se había criado en los sesenta con el mítico El mundo submarino, que produjo la cadena estadounidense ABC. “Recuerdo la fascinación de ver criaturas que ni siquiera sabía que existían y quedarme hipnotizada. La televisión me transportaba a su barco, el Calypso”, rememora por teléfono. La directora, candidata al Oscar a mejor documental por What Happened, Miss Simone?, dedicado a la cantante Nina Simone, y habituada a repasar las vidas de otras personalidades del pasado, como la actriz Marilyn Monroe y el ajedrecista Bobby Fischer, decidió que el francés sería el nuevo protagonista de sus investigaciones.

El documental Cousteau: pasado y futuro (Becoming Cousteau) se proyecta este sábado en el Another Way Film Festival de Madrid y forma parte durante estos días del programa de DocsLisboa, antes de llegar al catálogo de la plataforma digital Disney+ el próximo 24 de noviembre. Su intención es acercar la figura del oceanógrafo a la generación de Gretha Thunberg. La directora está convencida de que esta hornada de espectadores conectará con el discurso de Cousteau. Un día estaba leyendo a sus hijos un libro sobre sus aventuras y se dio cuenta que no sabían nada de él y que desconocían el importante mensaje ecológico que hizo llegar a las conferencias mundiales. “De saber quién era este hombre, estoy segura de que nos preguntarían: ‘¿Sabíais todo lo que iba pasar con el planeta durante todo este tiempo y no habéis hecho nada?”, comenta.

Una imagen del documental 'Cousteau: pasado y futuro'.
Una imagen del documental 'Cousteau: pasado y futuro'.

Aunque parezca imposible a estas alturas, la cineasta ha encontrado imágenes inéditas para construir parte de su relato. Proceden de The Cousteau Society, controlada por la segunda pareja e hijos del aventurero, que las han cedido por vez primera tras décadas de tensiones por ver quién gestionaba el legado del francés. Garbus también ha recuperado esas añoradas emisiones en televisión y cine que, a pesar de su enorme popularidad en el pasado, no se encontraban archivadas en internet por culpa de esas tensiones en torno a su herencia visual.

Desde el inicio de la película, se pueden encontrar conexiones con la generación Z, como un joven viviendo entre dos guerras mundiales y ante una crisis mundial en la década de los treinta, que prefería sumergirse en el océano ante que afrontar la vida real. “Nada de lo que ocurría por encima del nivel del mar tenía sentido”, viene a decir el propio activista medioambiental en una de las citas recuperadas en el documental. Él era un producto de su tiempo y probablemente de ahí nacía su desencanto, analiza Garbus: “Aun siendo alguien con ciertos privilegios en cuanto a contar con dinero, una infancia feliz y posibilidades de viajar, el periodo de entreguerras fue un momento traumático para todo el mundo. Seguro que había lugares más felices con los que soñar en ese momento”.

Jacques Cousteau, a bordo del 'Calypso' en un momento del documental.
Jacques Cousteau, a bordo del 'Calypso' en un momento del documental.

En tiempos en que el viaje al espacio de apenas 10 minutos del millonario Jeff Bezos se interpreta como un acto presuntuoso, Cousteau: pasado y futuro reconstruye de forma cronológica el viaje emocional de su protagonista manteniendo su contexto original. “Cousteau inventaba objetos con los que viajar a esos lugares inexplorados, no se limitaba a comprar su presencia en ellos. Y tenía la intención de compartir lo vivido”, apunta Garbus. El francés pasó de ser un joven con muchas inquietudes y una enorme capacidad creadora a convertirse en el líder de un grupo de exploradores a bordo del Calypso. En esa época, sin ser consciente de algunas de las agresiones a la naturaleza que suponían sus expediciones, llegó a financiarse extrayendo petróleo del mar para las grandes compañías, hasta convertirse en el primer alumno de sus propias lecciones. Pasó entonces de ser una estrella mediática al comprometido activista medioambiental que ahora recuerdan varias generaciones.

Enfrentar el fallecimiento de su hijo y también explorador Philippe, que murió en un accidente de hidroavión a los 38 años, “fue una pérdida que puso toda su vida en una nueva perspectiva” e hizo que desde ese momento “doblara sus esfuerzos por defender lo que consideraba realmente importante, que es proteger los océanos al recordarse su propia mortalidad y el poco tiempo que le quedaba para avanzar en esa lucha”.

La propia Garbus, tras años buceando por los archivos de la memoria de Cousteau, siente que el trabajo de los directores del género documental es una forma de seguir siendo exploradores en el siglo XXI. “Uno de mis grandes descubrimientos sobre Cousteau ha sido su primera esposa, Simone [la capitana de facto del Calypso, no muy amiga de las cámaras]. No había rastro de ella cuando veía sus programas de pequeña en televisión y me he dado cuenta de que siempre hubo allí un gran referente femenino”, admite. Es otro de los grandes alicientes para los espectadores de este documental, sean de la edad que sean.

Qué: proyección del documental Cousteau: pasado y futuro (Becoming Cousteau). Cuándo: sábado 23 de octubre a las 21:15 horas. Dónde: cines Golem (Calle de Martín de los Heros, 14). Precio: 5,5 euros.

Suscríbete aquí a nuestra newsletter diaria sobre Madrid.

Sobre la firma

Héctor Llanos Martínez

Redactor especializado en nuevas narrativas audiovisuales (streaming, pódcast, redes sociales) y en el género documental, con varios años como autor del blog 'Doc&Roll'. Formado en Agencia Efe y elmundo.es, antes de llegar a Verne y la sección de Madrid de El País, escribió desde Berlín para BBC, Deutsche Welle, Cineuropa, Esquire o Yorokobu.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS