De cañas y control médico en la casa futurista de Alcalá de Henares

Visita a un prototipo de hogar inteligente que reconoce los problemas de salud, hace la lista de la compra o recicla el agua

La cocina de Casa de Marte, instalada en la plaza de Cervantes en Alcalá de Henares.
La cocina de Casa de Marte, instalada en la plaza de Cervantes en Alcalá de Henares.INMA FLORES (EL PAIS)

El edificio es un hexágono plateado que parece parte de un escenario de alguna película futurista o extraterrestre. En realidad, son ambas cosas. Su nombre es Cyberhut Casa de Marte, y es una creación de la empresa Astroland. Se trata de un prototipo de hogar con más de 600 sensores y dos kilómetros de cable que se adentran en la realidad virtual y la inteligencia artificial. Se puede visitar en Alcalá de Henares hasta el 24 de octubre de 2021, como parte de la Mobile Week, entre las dos y las siete de la tarde.

De la extravagante forma geométrica se despliega unas escaleras y los visitantes pueden acceder al interior de una sala que tiene una estructura cuadrada con puertas. En cada una de ellas se abre un compartimento: la cocina, el baño, el armario o el gimnasio. En la casa puede haber un máximo de seis personas para que no interfieran en los sensores y las puertas puedan desplegarse correctamente. Aun así, allí nunca se está solo del todo. Acompaña la voz de CYBI, la asistente virtual, que en este caso también tiene el rostro de una mujer con el pelo rosa.

“La vivienda nos da información”, informa David Ceballos, CEO de Astroland, que señala que en este prototipo se han centrado en la generación Z, en la estética y en su nuevo estilo de vida, que incluye videojuegos y un gran compromiso con el medio ambiente.

En la cocina, es capaz de decir qué productos faltan para la próxima compra, cómo hacer la receta o qué sitios son más baratos. “Hay un digestor de residuos orgánicos, le das al botón y lo purifica. También pesa y mide los residuos que genera y si no consumes lo que compras, te avisa”, comenta, y señala un aparato.

“Preparaos, porque vamos a tomarnos unas cañas perfectas”, suelta la asistente virtual. Junto a la cocina hay un aparato para tirar las cañas de cerveza. Los visitantes estallan en carcajadas. “¿Los camareros peligran?”, se pregunta uno. “De momento solo estamos comerciando con esto para las casas”, le alivia el CEO. Para mantener el equilibrio, justo al lado hay un gimnasio con sacos y guantes. “Tiene unos sensores que controlan el tipo de golpe que das, puedes competir con otros y cuenta las calorías”, enumera.

Una mujer visita el baño de Casa de Marte, el prototipo de casa del futuro pensada para la Generación Z.
Una mujer visita el baño de Casa de Marte, el prototipo de casa del futuro pensada para la Generación Z. INMA FLORES (EL PAIS)

En el baño suena música para mantener la intimidad, el agua de la ducha se recicla y tiene un mecanismo para secar, sin necesidad de toalla. Son muchas las novedades, aunque la más relevante es la prevención de la enfermedad. “Monitorizamos las constantes vitales, está conectado a un historial médico y un doctor real hace un seguimiento. Porque una pequeña arritmia igual desencadena en un paro cardíaco a la larga”, ejemplifica. Su otra preocupación es la vertiente psicológica: están trabajando para que avise si alguien se muestra enfadado o triste en un espejo, y así evitar que desencadene en ansiedad o depresión.

— Eso significa que la salud mental también puede ser controlada?

—No puede, debe, —responde Ceballos a uno de los usuarios—. Muchas enfermedades son somáticas, estamos dando los primeros pasos, estamos haciendo un robot que identifica emociones.

Suscríbete aquí a nuestra newsletter diaria sobre Madrid.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS