La meca del pádel está en Madrid

El Wizink Center será la sede del Campeonato de España entre el 24 y el 31 de octubre

Jugadores en las pistas de pádel de la Ciudad de la Raqueta en Madrid.
Jugadores en las pistas de pádel de la Ciudad de la Raqueta en Madrid.Olmo Calvo

Más ciudadanos adultos de los que quepa imaginar salen menos por las tardes en Madrid. Y no es difícil encontrárselos en una pista de pádel, un deporte que parecía hace unos años estar más cerca del esparcimiento social que el estrictamente competitivo y que, paso a paso, alcanza una mayoría de edad acompañada de una gran difusión. Sobre todo, en Madrid. Las aplicaciones de reserva de pistas presumen de sus cifras: de 18.00 a 21.00 hay una ocupación que ronda el 100%. El pádel es un bum. Un deporte que se juega en pareja y cuida un detalle muy madrileño: tomarte siempre la cerveza de después.

Justo Madrid alberga el Campeonato de España de pádel en estas fechas: del 24 al 31 de octubre el Wizink Center mutará para acoger al deporte de moda. Las mejores palas del panorama nacional, las que se privan de las cañas pospartido, sacarán a la pista al público madrileño, que no para de crecer.

Fred Bertucat, director de Desarrollo Internacional para el pádel en Babolat, una de los fabricantes de palas y accesorios líderes en el sector, sentencia sin titubeos: Madrid es la capital mundial. Por ser la ciudad con mayor número de practicantes y de pistas. La Federación Madrileña de Pádel se apoya en un estudio que le facilitaron en el año 2014, en el que ya se estimaba en 700.000 el número de practicantes de este deporte. Ahora, esta cifra ha aumentado considerablemente, y rebasaría con holgura el millón.

En 2021, la Comunidad de Madrid alcanzó los 110 clubes de pádel federados, a los que se suman 900 pistas en su interior. Una cuenta elevada, a la que habría que añadir todas las pistas de las instalaciones municipales, y sobre todo, las de las urbanizaciones. La cifra de canchas de pádel en Madrid superaría las 1.500 según las estimaciones. Pero la primera de todas no se construyó aquí, sino en Málaga. El pádel nació entre México y Marbella, lugares ideales para los inventos. Enrique Corcuera, un contratista de Acapulco que veraneaba en la Costa del Sol, desarrolló esta práctica, y el príncipe Alfonso de Hohenlohe creó la primera cancha de España en un hotel de Marbella en 1970.

El pádel surgió entre la jet-set y pronto se extendió por las altas esferas. Manolo Santana lo promovió y Bertín Osborne, Carlos Sainz y Aznar empezaron a posar por Madrid, entre la pala y la pared. Al pádel solo se jugaba en polo, y algunos atrevidos con camisa. Ahora el pádel ya no es aquel deporte de cuello blanco. Y otros atrevidos ya lo practican en camisetas sin mangas. Fred Bertucat explica su democratización con el auge de las urbanizaciones con pistas de pádel en su interior y su presencia, cada vez mayor, en los polideportivos municipales.

Jaime Montejo trabaja en el Polideportivo de Tenis y Pádel Fuencarral, y arroja otro punto clave. El pádel vivió un ascenso imparable con la pandemia. Estiró su distancia con el tenis y multiplicó sus reservas. El pádel se anticipó a todo: ya guardaba de antes la distancia de seguridad, y las mascarillas ayudaron a repeinar los instintos de los que al fallar un mate se ponen a gritar a la pared rival. Según el estudio de 2014 citado antes, el pádel ya era en ese año el segundo deporte más practicado en la Comunidad de Madrid, solo por detrás del fútbol. Su segundo puesto se ha consolidado.

El gerente y director deportivo de la Federación Madrileña de Pádel, José Luis Rivero, deja dos datos interesantes. La hegemonía de Madrid se cristaliza en las clasificaciones de mejores jugadores de pádel del momento. El madrileño Alejandro Galán es el número uno del mundo y Alejandra Salazar, también madrileña, la número dos de la lista femenina. Una ciudad y un nombre destinados a lo más alto.

Una pareja juega en las pistas de pádel de la Ciudad de la Raqueta de Madrid.
Una pareja juega en las pistas de pádel de la Ciudad de la Raqueta de Madrid. Olmo Calvo

Sin embargo, Rivero comenta un contrapunto. La Comunidad de Madrid sigue sin ser la región con mayor número de licencias federativas de jugador en España. Contabiliza 9.645, aún lejos de las 12.500 de Andalucía y las 20.000 de Cataluña. Juan Lebrón (Cádiz) y Paquito Navarro (Sevilla) persiguen a Ale Galán en la clasificación, y las jugadoras catalanas son mayoría en el Top-10 femenino.

El pádel también vive su auge gracias a su adaptación a las redes sociales. Y su influyente más reconocido del mundo es el entrenador madrileño Manu Martín. Representa a la generación que mudó del tenis al pádel, un hecho que ya se sustenta en números. La Federación Española de Pádel registra 80.000 federados, mientras que la de Tenis se queda en 70.000. Manu tiene muy claro el porqué de su éxito. “El pádel triunfa porque es más divertido y por su visión de negocio. Es más divertido porque en una hora de juego suma más minutos de tiempo útil que el tenis, en el que pierdes mucho tiempo recogiendo bolas. Y porque es más fácil de empezarlo a jugar. Además de practicarse con cuatro personas y ser un deporte social. En cuanto al negocio, en el espacio que construyes una pista de tenis te caben varias de pádel. Y eso es mucho dinero”.

Manu Martín también avisa de las nuevas potencias que desafían el dominio de España y Madrid. En España se estiman que puede haber unos cuatro millones de personas que jueguen regularmente a este deporte, según datos de la Federación Española de Pádel (FEP); más de la mitad de la población mundial que juega a este deporte se concentra en España. Argentina sigue a continuación con una cifra que roza los 1,5 millones de practicantes, y luego destacan países como Portugal, que ya incorpora el pádel como asignatura en muchos colegios, y Suecia, el que más está creciendo. Madrid y España siguen siendo la referencia. Los nórdicos empezarán con una bandeja cruzada y acabarán llenando terrazas con cervezas después. Las paga el último en perder.

Suscríbete aquí a nuestra newsletter diaria sobre Madrid.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS