Fornite y Tik Tok en las aulas: “Si no puedo hablar con extraños por Internet, ¿cómo hago amigos?”

La Delegación en Madrid refuerza la lucha contra los peligros de las redes, la violencia y la desigualdad con 11.000 charlas en colegios este curso

La charla que han recibido los alumnos de un colegio público de Tetuán sobre redes sociales y videojuegos.
La charla que han recibido los alumnos de un colegio público de Tetuán sobre redes sociales y videojuegos.Delegación de Gobierno

Marta, agente de la Policía Nacional, y Natalia, de la Guardia Civil, comentan una de las últimas series que han visto en Netflix. Se llama El juego del calamar y ha sido un fenómeno mundial. A pesar de que la edad mínima recomendada para verla es 16 años, la realidad es que muchos niños más pequeños han consumido la sangre y violencia que destila esta producción. Ellas no le dieron al play por ocio, sino como parte de su trabajo. Algunos alumnos han comenzado a imitar escenas de la serie como retos virales y ellas tienen que estar preparadas para la última moda. Agentes de ambos cuerpos ofrecerán durante este curso más de 11.000 charlas en la Comunidad de Madrid como la que han dado este lunes en un colegio de Tetuán sobre temas como convivencia, peligros en las redes, violencia y desigualdad. El año pasado solo dieron 7.600 de estas charlas por las restricciones de la pandemia.

“¡Sí, sí!”, ha exclamado la treintena de alumnos del colegio público Jaime Vera cuando han aparecido en la pantalla las aplicaciones que usan casi a diario. Fornite, Clash Royale y Roblox, videojuegos online, y la red social Tik Tok, entre otros. El mensaje de las dos agentes ha sido muy claro: “No podéis dar datos personales, si os habla un desconocido, nunca le contéis nada vuestro”. Una de las pequeñas ha levantado la mano: “Pero, si no puedo hablar con extraños, ¿cómo hago amigos?”. Marta le ha explicado que, a los 10 años, no te metes en las redes para hacer amigos. “Ellos identifican mucho conocer a gente con Internet, por eso les insistimos en que solo se relacionen con los que tienen alrededor, que jueguen con sus amigos del colegio”, recalca al finalizar la lección la policía.

Debido a la pandemia, el tiempo que pasaron los niños conectados aumentó hasta las siete horas diarias, según un informe de la Comisión Europea para el que se entrevistó a más de 12.000 niños y padres de seis países, incluida España. Aunque en este tiempo se incluyen las clases en línea, también se ha intensificado el uso de plataformas sociales. Según este estudio, la mitad de los menores españoles aseguró haber experimentando alguna situación de acoso o insultos a través de redes y el 44% de ellos consideró que las personas a las que encuentran en Internet no son “amables”. El año pasado, la Comunidad de Madrid anunció la prohibición del uso de dispositivos móviles en el colegio como una medida para frenar el ciberacoso.

Ángel, profesor del centro, también ha visto El juego del calamar. Se interesó después de ver a unos niños en el patio jugando con unas cartas como las que aparecen en ella. También conoce de sobra Fornite. “He tenido que llamar a padres por el tema de la serie, y ellos mismos han reconocido que incluso la habían visto juntos, pero no eran conscientes del daño que podía hacer que los niños estuvieran presentes”, apunta. De hecho, un colegio de San Sebastián de los Reyes envió la semana pasada una circular a los padres advirtiendo de que los alumnos estaba imitando algunas de las pruebas macabras de esta serie y prohibiendo que los niños se disfrazaran como sus personajes en la celebración del centro con motivo de Halloween.

Charlas como la de este lunes forman parte de un plan director promovido por la Delegación de Gobierno, pero que son los colegios los que las solicitan. “El tema del uso de redes está siempre entre los contenidos que más nos piden”, indica Natalia, la guardia civil. “Para los profesores es una ayuda, porque los chavales discuten por una partida del Fornite o ellas se pelean por los comentarios en Instagram y esos problemas los traen a clase”, secunda su compañera de la policía. La delegada de Gobierno, Mercedes González, ha contado a los alumnos que ella discute a veces con su hija Lucía, de 11 años, por el uso del videojuego Roblox.

Los alumnos han enmudecido cuando la agente de la Guardia Civil les ha relatado el caso de una niña de Colmenar Viejo que pasó un año hablando con una supuesta amiga a través de redes. Al cabo de ese tiempo, decidió quedar con ella en persona, y resultó ser un hombre que trató de secuestrarla, aunque ella logró salvarse. “A mí alguien me pidió la dirección mientras jugaba y en seguida cerré todo”, ha explicado Sara. Según el estudio de la Comisión Europea, el 53% de los padres españoles encuestados han hablado con sus hijos sobre los peligros de internet, sin embargo, solo el 4,3% pone medidas efectivas para impedir el acceso de los menores a determinados sitios o aplicaciones, la tasa más baja de los seis países reflejados en el informe.

Finaliza la charla. Los niños vuelven a su aula para continuar con sus clases. Lo que hayan aprendido o no en esta hora, se verá cuando cojan el móvil por la tarde al llegar a casa.

Suscríbete aquí a nuestra newsletter diaria sobre Madrid.

Sobre la firma

Patricia Peiró

Redactora de la sección de Madrid, con el foco en los sucesos y los tribunales. Colabora en La Ventana de la Cadena Ser en una sección sobre crónica negra. Realizó el podcast ‘Igor el ruso: la huida de un asesino’ con Podium Podcast.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS