‘Coaching’ para el pueblo

El Ayuntamiento de Las Rozas, al noroeste de Madrid, celebra la novena edición de su “maratón” dedicado a la motivación profesional con algunos de los mentores preferidos del Ibex-35

Ángel Riela durante su intervención en la novena edición del Maratón de Coaching de Las Rozas, en el auditorio Joaquín Rodrigo.
Ángel Riela durante su intervención en la novena edición del Maratón de Coaching de Las Rozas, en el auditorio Joaquín Rodrigo.Aitor Sol

El Maratón del Coaching de Las Rozas comenzó este miércoles con emociones fuertes. Un Tedax que mide 1,91 cms se subió al escenario y colocó en una silla una mochila junto a un reloj digital que mostraba una cuenta atrás de 25 minutos. En la pantalla, una diapositiva con la boca de una pistola apuntaba hacia el público en el auditorio. Entonces el experto en bombas, Julio de la Iglesia, tomó el micrófono. Cuando no está de turno policial, de la Iglesia se dedica a su otra faceta: ser coach de ejecutivos y dar conferencias sobre la gestión del pánico. Mientras corría el minutero del reloj, al público le contó historias de coraje en situaciones extremas trufadas con píldoras de sabiduría: “Aristóteles decía que no se puede llamar valiente a aquel que no siente miedo”, “Einstein dijo que si tuviera una hora para salvar el mundo dedicaría 55 minutos a definir el problema”. Dos segundos antes de que el contador llegase a cero acabó su charla apelando a la épica de los vecinos roceños: “Hoy más que nunca el mundo necesita héroes y heroínas como vosotros. Os invito a crecer como personas y profesionales”.

De la Iglesia es una estrella del coaching, uno de los conferenciantes más demandados de España. Sus fans hacen cola para tomarse fotos con él. Fue uno de los 11 ponentes que hablaron este miércoles durante cinco horas en este municipio al noroeste de Madrid sobre temas muy de hoy: fracasos, éxitos, competición y liderazgo. Es la novena vez que el Ayuntamiento de Las Rozas organiza esta sesión que se ha convertido en un evento muy popular y que este año en que tanto se habla de salud mental llevaba por lema: “Somos vulnerables, somos fuertes”. La entrada al auditorio Joaquín Rodrigo era gratuita y los coaches participaron desinteresadamente. Algunos cobran hasta 6.000 euros por sus sesiones a ejecutivos del Ibex-35. La empresa local que colabora con el Ayuntamiento en la organización del Maratón, Helpers Speakers, destaca que un panel como el de este año hubiera costado una fortuna. “Son 30.000 euros regalados”, remarca en un aparte el cofundador, Jesús Ripoll.

Una fan se hace una foto con Julio de la Iglesia, agente Tedax y coach ejecutivo, al término del Maratón de Coaching de Las Rozas.
Una fan se hace una foto con Julio de la Iglesia, agente Tedax y coach ejecutivo, al término del Maratón de Coaching de Las Rozas. Aitor Sol

El alma y corazón del evento es María Martínez Poves, de 50 años, una trabajadora de la concejalía de Economía y Empleo que hace de maestra de ceremonias. Fue ella quien hace nueve años tuvo la idea del Maratón. Cuenta que su jefa, la concejala de entonces, reaccionó con extrañeza. “Me miró un poco raro y es normal porque eso suele pasar, pero me vio con tanta ilusión que me dijo, ‘sí, vamos a hacerlo’”, dice ella en una pausa de los preparativos antes del Maratón. Eran tiempos en que muchos aún no conocían el coaching, una técnica importada de EEUU que ayuda a las personas a definir sus objetivos profesionales y personales. Hoy las empresas más grandes de España dedican recursos ingentes al coaching, un extra tan importante como el gimnasio o la guardería. Algunas tienen coaches en plantilla y han creado Departamentos de la Felicidad. Pero los coaches siguen provocando escepticismo y mucho cachondeo. Como era previsible, son uno de los gremios parodiados por Pantomima Full: “Yo sé que se está muy cómodo, pero de verdad, hay que salir de la zona de confort”, dice el protagonista del sketch, que muestra a cámara un vasito de Mr. Wonderful: “Hoy voy a conseguir todo lo que me propongo”.

Los propios coaches reconocen que hay mucho timador. Ha surgido mucho espabilado que copia y pega fragmentos de libros de autoayuda, dice Raquel Sánchez Armán, la otra cofundadora de Helpers Speakers. Cuenta que ellos son muy estrictos a la hora de incluir a un representado en su catálogo de más de 150 conferenciantes y mentores. “Todos dicen tener una historia de superación personal, por eso nosotros somos muy prejuiciosos”, explica ella. Una de las estrellas de su dossier habló en un vídeo grabado para el Maratón, la alpinista Edurne Pasabán, primera mujer en coronar los 14 ochomiles. En mitad de su gesta, tuvo un intento de suicidio que la llevó a estar cuatro meses hospitalizada. “Si miráis mi currículum 2006 es un año en blanco”.

Hablar abiertamente del fracaso, la depresión y el suicidio es algo muy nuevo en España. Bisila Bokoko confesó que en 2012 fue despedida como directora ejecutiva de la Cámara de Comercio de España en EEUU por culpa de su soberbia. “Como llegué a esa posición muy joven, con 30 años, creo que se me subió a la cabeza y debo admitir que cometí muchos errores, típicos de la juventud, la arrogancia, de sentir que estás por encima del bien y del mal”, narró ella. “Así como pasa en las películas, me vi con mi cajita, con las fotos de mi familia, en la calle, un viernes en febrero con muchísimo frío. Os puedo asegurar que todas las caídas son duras, pero cuando te caes del piso 26 del Empire State te quedas como un huevo frito”. Otros como Pilar Llácer hablan sin pudor de una competición a cara de perro en las oficinas: “En una empresa tienes enemigos”, “exhibirse, mostrarse tiene más ventajas que no hacerlo”.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El sacerdote Pablo D’Ors, autor de 12 libros y nieto del escritor catalán Eugeni D’Ors, se sentó en una silla y habló muy serio de lo bueno que es meditar: “Desde hace 20 años más o menos, yo todos los días, mañana y noche, me siento un tiempo en silencio y en quietud”. Luego le tocó el turno al humorista Ángel Rielo que dio un consejo distinto: “Cuando os levantéis por la mañana, sentaros en la camita, e intentad esbozar una gran sonrisa, ¿vale?”, les dijo. “Un, dos, tres, ahora. Mantenedla. Aunque tengáis una vida de mierda, vuestro cerebro dice ‘estoy contento’”. Saltó al escenario con una camiseta que ponía “Estar mal está bien” y puso a bailar y cantar a los asistentes interpretando una canción propia que se llama Gracias.

Gema Sánchez Cabezudo, sometió al público a examen: “Me gustaría que apuntarais tres personas a las que queréis muchísimo, que sean las más importantes”.

Luego varios asistentes del público revelaron lo que habían anotado:

-Mi marido y mis hijos.

-Mi hermano, mi madre y... es que son muchas más de tres.

Tras varios intentos, Sánchez Cabezudo dio una palmada y alzó la voz:

-¡Todos estáis suspensos y suspensas! ¿Quién-es-la-persona-más-importante-en-tu-vida?

Entonces todo el mundo vio que la cosa iba de amor propio y el auditorio respondió al unísono la palabra mágica:

-Yooooo.

Suscríbete aquí a nuestra newsletter diaria sobre Madrid.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Fernando Peinado

Es reportero de la sección de Madrid desde 2018. Antes pasó ocho años en Estados Unidos donde trabajó para Univision, BBC, AP y The Miami Herald. Es autor de Trumpistas (Editorial Fuera de Ruta).

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS