Tribuna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las tribunas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Metro y el mercado de la luz

La escalada de los precios provocó que el coste del suministro eléctrico en alta tensión se incrementara un 75%

Una estación del Metro de Madrid en hora punta.
Una estación del Metro de Madrid en hora punta.Víctor Sainz

Metro de Madrid tiene 294 kilómetros de red y llega a 12 municipios. Dispone de un parque móvil de 2.400 coches que se mueven usando la tracción eléctrica. Hoy consume 600 millones de kilovatios en un año, por lo que es uno de los principales consumidores de energía eléctrica.

Con esta radiografía, es importante que se sepa cómo se realiza el suministro de energía eléctrica y cómo se paga la factura de la luz. El suministro se realiza a través de 56 puntos de alta tensión y 308 de baja tensión. Los precios aplicados en las facturas se obtienen aplicando una fórmula que incluye el precio de la energía en el mercado diario y el precio de la energía en el mercado de futuro. Es decir, Metro compra energía en los dos mercados.

Los años 2020 y 2021 fueron anormales por la COVID-19. El 2020 marcó el mínimo, con un precio medio anual de 33,96€/MWh, mientras que 2021 marcó el máximo con 111,38 €/MWh, con una aceleración en el segundo semestre, llegando en diciembre a 239,17 €/MWh. Esta escalada de los precios provocó que el coste del suministro eléctrico en Alta Tensión para Metro se incrementara un 75%, hasta los 86 millones anuales.

¿Y cómo se ha comprado la energía en los mercados de futuro y qué impacto tuvo? Pues lo mejor es explicar lo sucedido en los dos últimos años. En 2020 se acudió al mercado de futuros y se hicieron compras para todos los meses, excepto enero y febrero. El precio de la energía diaria era inferior al precio de los mercados de futuro, por lo que acudir a mercados de futuro no fue positivo para la compañía. Esto es así porque la compra en este mercado se hace con una antelación de meses o años.

La empresa de asesoramiento recomendó un precio a largo plazo en el mercado de futuros que, dada su especulación, podía implicar un coste mayor que en el mercado diario. Ante el resultado de 2020, se decidió acometer una estrategia más conservadora para 2021. Se acudió al mercado de futuros con un balance positivo para Metro. Pero la parte de la fórmula que corresponde al mercado diario fue tan elevada que se produjo la situación anteriormente descrita.

En conclusión, Metro compra la energía tanto en mercado diario como al mercado de futuros, siguiendo las recomendaciones de las empresas de asesoramiento, y la volatilidad del mercado hace que este tipo de compras sean prudentes. Debo remarcar que no se realizaron operaciones de compra en el mercado de futuros en enero y febrero de 2020, y los meses que llevamos del 2022 porque las empresas asesoras no emitieron recomendaciones de compra.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Todos vivimos en un entorno cambiante, por lo que analizar la gestión de hace un año en un contexto actual totalmente distinto es un error que puede impedir valorar la gestión eficiente que realiza Metro de Madrid.

Suscríbete aquí a nuestra newsletter diaria sobre Madrid.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS