La izquierda de Madrid se vuelca en que no quede sin investigar la trágica muerte de mayores en las residencias en la primera ola de covid

Más Madrid, PSOE y Podemos registran una comisión que previsiblemente no saldrá adelante, pero se comprometen a intentarlo tantas veces como haga falta: “Hubo 7.291 fallecidos, como si tenemos que registrarla 7.291 veces”

Los portavoces de la izquierda presentan en Registro de la Asamblea de Madrid una petición para la formación de una comisión que investigue las muertes en residencias. En primer término, de izquierda a derecha, Mónica García (Más Madrid), Alejandra Jacinto (Unidas Podemos) y Juan Lobato (PSOE), este jueves.
Los portavoces de la izquierda presentan en Registro de la Asamblea de Madrid una petición para la formación de una comisión que investigue las muertes en residencias. En primer término, de izquierda a derecha, Mónica García (Más Madrid), Alejandra Jacinto (Unidas Podemos) y Juan Lobato (PSOE), este jueves.FERNANDO VILLAR (EFE)

La herida abierta por las muertes de más de 5.000 ancianos en las residencias de Madrid durante la primera ola de la pandemia del coronavirus supura este jueves en la Asamblea, donde la presidenta regional, Isabel Díaz Ayuso, se enfrenta a un testimonio desgarrador. Justo antes de que los tres partidos de izquierdas registren una comisión de investigación sobre lo ocurrido ―que, previsiblemente, no saldrá adelante porque no tiene el apoyo de PP y Vox―, los portavoces de Podemos (Alejandra Jacinto) y PSOE (Juan Lobato) coinciden durante el pleno en leerle la carta de la hija de uno de los fallecidos. “No es que no queramos reabrir la herida, señor [Enrique] Ossorio, es que no la hemos cerrado”, golpean esas palabras con la firma de Ángeles Caballero, columnista de El Confidencial, escandalizada por las declaraciones del vicepresidente regional de que las familias ya han superado las muertes de sus seres queridos.

Ayuso, aparentemente impertérrita, muestra reflejos políticos: pide el contacto de la firmante, mientras intenta guarecerse de la tormenta desatada por la oposición, que en el hemiciclo y fuera, con ella presente, y sin ella, se convierte en el altavoz del dolor de esos familiares, que buscan respuestas sin encontrarlas.

“Hay un abandono institucional a las familias”, se queja Mónica García, portavoz de Más Madrid. “Les tenemos que dar una respuesta”, reclama. “Queremos que se investigue qué es lo que pasó durante la pandemia con los fallecidos, cómo es posible que seamos la única región de Europa que tenía un protocolo que evitaba dar el auxilio debido”, sigue. “Aquí hubo órdenes políticas que hicieron que los mayores murieran de forma indigna”, añade. “Sería un escándalo que la Mesa boicotee el debate”, añade, en referencia a que la izquierda da por descontado que el órgano que regula el día a día de la Asamblea rechazará la comisión de investigación, pues lo controla el PP, que en el pasado ya se ha acogido a motivos reglamentarios para evitar el debate y votación de iniciativas similares en el pleno de la Cámara.

En la misma línea se expresa Juan Lobato, el portavoz del PSOE: “Señora Ayuso, por decencia, pida disculpas”, reclama. “Ojalá que el PP no vuelva a tener la cobardía de parar administrativamente [en la Mesa] un debate necesario, sin ambición de revanchismo, para saber qué ocurrió para que no vuelva a ocurrir. Que se tramite, debata y discuta en la Asamblea”, pide, aún escandalizado porque el PP haya evitado con su mayoría parlamentaria, en contra del criterio del resto de grupos, incluido Vox, que se debata la reprobación de Ossorio por sus palabras sobre las residencias.

Mensaje político

Todas esas dificultades reflejan que el registro de la petición de una comisión de investigación sobre lo ocurrido en las residencias es un gesto de gran calado político. Da igual que ya hayan sido rechazadas varias peticiones similares en la Mesa. No importa que sea imposible que la iniciativa salga adelante mientras el PP y Vox mantengan su rechazo. Y poco influye saber que la comisión solo tendría tiempo para unas pocas sesiones, de crearse, puesto que la Asamblea será disuelta en marzo por la convocatoria electoral de mayo de 2023.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Lo que pesa, opinan los estrategas de la izquierda, es que se lanza un mensaje político de peso: al unir a todas las formaciones progresistas pese a esas dificultades, se constata su compromiso con que se esclarezca lo ocurrido en esta legislatura, la próxima o la siguiente.

“Hubo 7.291 fallecidos en las residencias, como si tenemos que registrar esta comisión 7.291 veces para que esto no vuelva a suceder”, advierte Alejandra Jacinto, de Podemos.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, con su jefe de prensa, José Luis Carreras, y el consejero de Presidencia, Enrique López, en la puerta del hemiciclo, este jueves.
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, con su jefe de prensa, José Luis Carreras, y el consejero de Presidencia, Enrique López, en la puerta del hemiciclo, este jueves. Juan Barbosa (Europa Press)

O lo que es lo mismo: Más Madrid, PSOE y Unidas Podemos no quieren que el paso del tiempo evite aclarar las responsabilidades políticas por las muertes en las residencias durante la primera ola de la pandemia. Y esperan que la Mesa no frene la iniciativa en su reunión del lunes, para que al menos se pueda debatir en el pleno, donde la condenaría la mayoría que componen el PP y Vox.

Es la culminación de una jornada en la que Ayuso se ha dedicado a regatear su responsabilidad en la gestión de la crisis sanitaria, pues culpa al Gobierno de Pedro Sánchez de los peores capítulos en la lucha contra el virus. Por negar, la líder conservadora niega hasta la existencia de los protocolos de triaje que impidieron trasladar a los hospitales a los ancianos en lo peor de la primera ola: “No se aplicó de ninguna manera”. E incluso se enfrenta con Vox, su único aliado parlamentario posible.

“Sobre las residencias, desconozco por qué se han puesto a darme lecciones de humanidad”, le espeta la presidenta regional a la portavoz de Vox, Rocío Monasterio, que el martes retiró la propuesta de una comisión de estudio sobre las residencias acusando a la izquierda de actuar con “rencor”, y al PP, de “falta de humanidad”. “Me ha hecho cero preguntas sobre residencias desde que soy presidenta de la Comunidad”, añade Ayuso. “No sé, por tanto, a quién le falta humanidad”.

Suscríbete aquí a nuestra newsletter diaria sobre Madrid.

Sobre la firma

Juan José Mateo

Es redactor de la sección de Madrid y está especializado en información política. Trabaja en el EL PAÍS desde 2005. Es licenciado en Historia por la Universidad Complutense de Madrid y Máster en Periodismo por la Escuela UAM / EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS