La Policía reconoció a los implicados en el ataque contra la mezquita por los vídeos que subieron a las redes sociales

El caso queda visto para sentencia y el fiscal mantiene su petición de tres años de cárcel para la cabecilla de Hogar Social por vincular islam y yihadismo

La líder del grupo neonazi Hogar Social Madrid (HSM), Melisa Domínguez, durante el juicio por el ataque a la mezquita de la M-30 en el 2016, en la Audiencia Provincial, a 18 de octubre de 2022, en Madrid.
La líder del grupo neonazi Hogar Social Madrid (HSM), Melisa Domínguez, durante el juicio por el ataque a la mezquita de la M-30 en el 2016, en la Audiencia Provincial, a 18 de octubre de 2022, en Madrid.Juan Barbosa (Europa Press)
Agencias
Madrid - 19 oct 2022 - 13:31

Varios agentes de la Policía Nacional han comparecido en el juicio contra la organización neonazi Hogar Social, que comenzó el martes, por el ataque a la mezquita de Madrid del 22 de marzo de 2016. Los agentes, que pertenecen a la Brigada de Información, han detallado que identificaron a los participantes a través las imágenes que colgó Hogar Social en las redes sociales, al ser reconocidos por desalojos anteriores a pesar de no contar con antecedentes policiales. El ataque consistió en colgar una pancarta en un puente de la M-30 cercano a una mezquita, que rezaba Hoy Bruselas, ¿mañana Madrid?, el mismo día en que hubo un atentado yihadista en la capital de Bélgica.

Posteriormente, el grupo se acercó a la mezquita mientas proferían gritos de “moros fuera” y “mezquitas abajo”. El caso, que enjuiciaba a la líder del colectivo de ultraderecha y a 11 de sus miembros, ha sido visto para sentencia tras los informes definitivos de las partes. El fiscal mantiene su petición de tres años de cárcel para Melisa Domínguez, la cabecilla de Hogar Socia, por vincular islam y yihadismo.

Los agentes han detallado que retiraron la pancarta colocada en el puente de la M-30 junto a dos botes de humo y que tomaron declaración al vigilante de la mezquita, quien describió los gritos racistas que profirieron los manifestantes. El empleado tuvo que cerrar la puerta para evitar un enfrentamiento entre los atacantes y las personas que estaban rezando dentro. Durante la sesión, también ha comparecido el islamista Carlos Cristóbal, que ha subrayado que el colectivo protestaba contra el yihadismo terrorista y no contra la religión musulmana, como alega la defensa de los acusados. La líder de Hogar Social Madrid (HSM), Melisa Domínguez, reiteró el martes que lo único que hizo fue ”decir la verdad”. Domínguez justificó antes de entrar al juicio los ataques a esa mezquita y, sin aportar pruebas, dijo que desde ese templo religioso “se financia el yihadismo terrorista”.

La Fiscalía, que solo acusa a Domínguez, ha mantenido su solicitud de una pena de tres años de cárcel para la líder de HSM por un delito de incitación al odio por vincular al islam con el yihadismo terrorista durante el ataque y por difundirlo a través de las redes sociales, ya que generó cientos de comentarios discriminatorios hacia el islam y las personas que profesan esta religión. Dicha publicación dio lugar a 434 comentarios y fue compartida 2.197 veces. Un día más tarde, la líder del colectivo realizó unas declaraciones en la cadena La Sexta en las que reivindicó y justificó la acción y el 24 de marzo se publicó en Youtube el vídeo frente a la mezquita de la M-30. En su alegato, la Fiscalía ha subrayado que la protesta liderada por Domínguez fue “absolutamente intolerante hacia la diversidad” y “discriminatoria por prejuicios y animadversión ante el colectivo que profesa la fe islámica”.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

La defensa presentó el pasado martes una sentencia que condenó a una célula salafista, llamada Al-Ándalus, radicada en la mezquita de la M-30 por financiar el terrorismo yihadista. La Fiscalía ha rechazado ese argumento por considerar que no avala el ataque dentro del derecho a la libertad de expresión: “No podemos calificar un sistema corrupto solo por un funcionario corrupto”.

El abogado de Red Española de Inmigración y Ayuda al refugiado, que ejerce de acusación particular, pide cuatro años de cárcel para Domínguez por incitación al odio y desórdenes públicos. Para el resto de encausados solicita dos años de prisión por delitos de desórdenes públicos con agravante de incitación al odio. Por su parte, las defensas de los acusados solicitan la libre absolución de los miembros de HSM, según sostienen, ante la falta de pruebas de delito de desórdenes públicos.

Suscríbete aquí a nuestra newsletter diaria sobre Madrid.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS