Satse pide a un juez que cierre las urgencias extrahospitalarias porque las enfermeras atienden sin respaldo legal

Para este sindicato, abrir centros de atención 24 horas solo con enfermeras “sin el respaldo legal que garantice su actividad asistencial” es una “irresponsabilidad sin paliativos”

Protesta organizada por Satse en el centro de salud Guayaba (Madrid), el pasado mes de febrero.
Protesta organizada por Satse en el centro de salud Guayaba (Madrid), el pasado mes de febrero.EUROPA PRESS (Europa Press)

El sindicato de enfermería Satse ha solicitado este martes en los juzgados el cierre cautelar de los centros sanitarios 24 horas de Madrid en los que las enfermeras atiendan solas a los pacientes, como plantea el Gobierno regional, por falta de respaldo jurídico y legislativo para la actividad de las profesionales de enfermería. Cuando anunció el tercer plan el pasado 7 de noviembre, el que introdujo la telemedicina ante la falta de médicos, la presidenta de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, explicó que “la mayoría de los ciudadanos que acuden a estos centros suele revestir una complejidad media, que se puede atender con la enfermería perfectamente”. El colectivo no estaba de acuerdo con este sistema de médico no presencial y consulta por videoconferencia, y menos todavía con el quinto y sexto plan, presentados el pasado viernes y este martes respectivamente, en los que el Gobierno regional plantea ya centros asistidos solo por enfermeras, sin videollamada, algo que califica de una “irresponsabilidad sin paliativos”.

Juan Antonio Hervás, portavoz de Satse, ha explicado a Efe que la Consejería de Sanidad cifró en 19 el número de puntos de urgencias extrahospitalarias de Atención Primaria en los que las enfermeras iban a estar solas (sin médico ni videollamada), en el quinto plan de ordenación que la Comunidad de Madrid expuso el viernes a los sindicatos en la Mesa Sectorial de Sanidad.

En esta nueva rectificación del plan original, el departamento que dirige Enrique Ruiz Escudero configura un modelo que contempla tres tipos de centros 24 horas, con 49 de ellos con equipo completo (médico, enfermera y celador), a los que se suman el centro de urgencias extrahospitalarias del Summa 112 en El Molar y la Casa de Socorro de Alcalá, y el resto, 29, sin facultativo presencial y que únicamente tendrían un equipo de Enfermería (dos profesionales) y celador, aunque en 10 de ellos las enfermeras contarían con el apoyo de videollamada médica. En 19, habría solo cuidados de enfermería.

La raíz del problema es que el Gobierno regional ha pretendido reabrir 80 centros con 150 médicos menos de los que había antes de la pandemia, lo que ha hecho que muchos de ellos funcionen sin facultativo o directamente estén cerrados. Pero es que tampoco hay enfermeras para cubrir un modelo que requiere dos profesionales por centro. Según denunció Satse en marzo, la Comunidad no renovó los contratos a 3.500 enfermeras y fisioterapeutas, a las se suman las más de 2.300 que se jubilarán cinco años. “Hablamos de un déficit de casi 6.000 profesionales sanitarios a corto plazo que no van a ser cubiertos, ya que las oposiciones en marcha no crean ni una sola plaza nueva, solo cambia la denominación de sus puestos, de interinos a fijos. Las plazas siguen siendo las mismas”, explicaba entonces el sindicato.

Ademñas de la falta de enfermeras, en el sistema sanitario español estas profesionales tienen perfectamente delimitadas sus funciones, entre las que no se encuentran ni diagnosticar ni prescribir medicamentos, por lo que estar solas al frente de consultas médicas de urgencias es dejarlas a los pies de los caballos, en opinión del colectivo. “¿Qué amparo legal tenemos? Yo no puedo administrar medicación y mucho menos intravenosa. Tampoco tengo formación para el diagnóstico, por mucho que la experiencia me indique una cosa u otra. Puedo poner un electrocardiograma, pero no leer los resultados”, contaba el viernes a este diario una enfermera, que desde el día 28 de octubre atiende sola por falta de médico las urgencias del ambulatorio de Perales del Río (Getafe), al que han llegado ya los dispositivos para las videoconsultas, pero no están instalados.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

“Las enfermeras no disponemos actualmente del respaldo necesario, ni jurídico ni legislativo, que nos reconozca las competencias asistenciales que son necesarias para poder desempeñar nuestras funciones en los centros sanitarios de cuidados enfermeros 24 horas, sin poner en riesgo nuestra integridad y seguridad profesional”, subraya el sindicato, que no está solo en esta reivindicación. En sus alegaciones al quinto plan, los sindicatos Satse, CC OO, CSIT-UP y UGT consideran que la videoconsulta deberá utilizarse como un soporte de ayuda y en ningún caso sustituirá la presencia del médico.

Satse ha solicitado la paralización de la actividad de los centros sanitarios 24 horas para que se apliquen unos protocolos que avalen las competencias enfermeras y ha planteado que mientras no existan esos protocolos, los dispositivos permanezcan cerrados. Hervás ha indicado que la petición de Satse está dirigida a “ofrecer respaldo jurídico a la figura de la enfermera”.

En la Mesa Sectorial, ha apuntado, la Consejería de Sanidad anunció a los sindicatos que iba a presentar unos protocolos, que para que se puedan implantar tienen que estar validados tanto por los colegios profesionales como por los estamentos jurídicos necesarios. En todo caso, la consejería se reunió el martes con el sindicato Amyts, convocante de la huelga que se está desarrollando desde el día 7 en este servicio, y le avanzó un sexto plan, de modo que lo que recurre Satse no es ya ni siquiera lo que está encima de la mesa. Sanidad acepta ahora denominar a los centros que cuenten con médico de una manera y, de otra, a los que tengan solo enfermera.

“Nos han planteado negociar sobre las bases de un modelo en el que se habla de atención continuada y no de urgencias extrahospitalarias. Este punto es importante: que se diferencie perfectamente, de cara a la población, los centros que tendrían atención continuada, con médico, enfermera y celador, de los puntos que tendrían continuación de cuidados de enfermería, con enfermería y con celador”, explicó tras la cita Ángela Hernández, secretaria general de Amyts. La denominación de esos centros, ha explicado la portavoz del sindicato, no la han facilitado, aunque sí han explicado que se está trabajando en la dotación de dichos centros.

Suscríbete aquí a nuestra newsletter diaria sobre Madrid.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS