Los médicos logran que la Comunidad de Madrid abra las urgencias con un equipo que se autogestiona y desconvocan la huelga

La Consejería de Sanidad abrirá 49 centros de urgencias con doctores en lugar de los 78 que había prometido la presidenta Isabel Díaz Ayuso

Manifestación en defensa de la sanidad pública el domingo, en Madrid.Foto: CLAUDIO ÁLVAREZ (EL PAÍS)

La Comunidad de Madrid y el Comité de Huelga de las urgencias extrahospitalarias –formado por miembros del sindicato médico Amyts y facultativos afectados- han llegado a un acuerdo para desconvocar la huelga que empezó el pasado 7 de noviembre. Finalmente, los doctores han conseguido que la Consejería de Sanidad volviera al plan inicial en el que cada centro tenía un equipo que se autogestionaba. Madrid renuncia definitivamente a abrir 78 puntos de urgencia con médico, como prometió en un principio la presidenta de Isabel Díaz Ayuso, y serán solo 49 los que sigan abiertos en esas condiciones, 39 de los antiguos Servicios de Atención Rural (SAR) y 10 de las Urgencias de Atención Primaria (SUAP), todos con un equipo propio. El futuro del resto de centros (29) dependerá de lo que se pacte a partir de ahora en la mesa sectorial con los demás sindicatos, aunque la Consejería pretende que sigan a cargo exclusivamente de las enfermeras.

“Hemos alcanzado un acuerdo para la desconvocatoria de la huelga de los puntos de atención continuada y ya solo queda pendiente el desarrollo del resto del modelo que se tratará en mesa sectorial para conseguir el pleno funcionamiento de la red de todos los puntos de atención continuada que ha propuesto la Consejería de Sanidad”, ha dicho el Consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, tras la reunión de más de siete horas entre la Administración y los representantes de los facultativos.

El acuerdo alcanzado contempla que de los antiguos SAR, 11 de ellos se abrirán con una plantilla asignada de cuatro médicos, 27 con una de cinco y uno con una de dos. En cuanto a los antiguos SUAP el acuerdo es algo diferente, ya que se abrirán con una plantilla fija de cuatro médicos con un refuerzo los fines de semana o una de cinco sin ningún refuerzo. Además, han pactado que se creará una comisión de valoración que analizará y evaluará la actividad asistencial realizada con objeto de valoración del dimensionamiento de la plantilla asignada a cada centro, que se reunirá quincenalmente hasta la adscripción definitiva y posteriormente cuando sea necesario, según el documento que han firmado los representantes de la Administración y del Comité de Huelga. Además, el nombre de estos centros volverá a cambiar. De los originarios SAR y SUAP se pasó a Puntos de Atención Continuada (PAC); de los PAC a los Centros Sanitarios 24 horas; de estos, a centros de urgencias sanitarias, por un lado, y de cuidados, por otro; y al final la nomenclatura vuelve a denominarse PAC, eso sí, incluirán en su definición dispositivos encargados de las urgencias y continuidad de cuidados médicos no demorables.

El modelo, en todo caso, se negociará en la mesa sectorial, donde también están convocados los sindicatos Satse, CC OO, CSIT UP y UGT, que en un principio también convocaron una huelga junto a Amyts y que la desconvocaron tras llegar a un acuerdo con la Administración, un pacto que rompieron dos semanas después tras el caos generado con la implantación del plan. En esa mesa sectorial se discutirá también la asignación de efectivos y se abrirá el abanico para que los médicos mayores de 55 años del Summa 112 puedan moverse voluntariamente a sus puestos de trabajo en los antiguos SUAP, en contra de lo que había establecido hasta ahora la Comunidad de Madrid, que les obligaban a permanecer en las Unidades de Atención Domiciliaria (UAD) que se habían creado durante la pandemia y donde fueron trasladados en principio de forma temporal. “Eso ha sido un éxito porque llevábamos tiempo pidiéndolo”, ha explicado Sheila Justo, vicepresidenta de Amyts poco después de firmarse el acuerdo con la Consejería. “También es importante que se abran todos los SAR como queríamos nosotros y que estén bien dotados”, ha insistido.

Los médicos habían rechazado un día antes el último plan de la Consejería de Sanidad para las urgencias extrahospitalarias, aunque a cambio habían presentado a última hora del miércoles una contraoferta que se asemejaba al sistema que ya existía antes del 27 de octubre. El sexto proyecto que la Comunidad de Madrid había puesto sobre la mesa en cinco meses consistía en abrir 49 puntos de urgencias con médico y 29 solo con enfermera y celador, aunque descartando ya la videollamada para consultar urgencias con un doctor. Esa última idea del Gobierno consistía en diferenciar bien de cara al ciudadano aquellos centros que iban a contar con médicos, que serían puntos de urgencias, y los que solo iban a contar con personal de enfermería para realizar curas y cuidados. Pero los afectados no estaban dispuestos a asumir esa nueva organización: o los centros que se abrían lo hacían con la dotación completa y con las tres categorías sanitarias (médicos, enfermeras y celadores) o no había trato. Al final, en el tira y afloja de los últimos días, los médicos han ganado dotación y, sobre todo, el sistema de autogestión de los centros en la mayoría de ellos. Lo que no han podido asegurar es que los 29 centros restantes no se abran, como pretende la Comunidad de Madrid, solo con personal de enfermería.

“En esta reunión solo estaba Amyts, no Satse [el sindicato de enfermería]. La huelga era de médicos solo”, ha explicado un portavoz de la Consejería de Sanidad. En la mesa sectorial, donde sí estará Satse y el resto de sindicatos, se discutirá el futuro de esos 29 centros. “Nosotros creemos que se crea una inseguridad jurídica para las compañeras enfermeras”, ha analizado Justo. “Igual que nosotros, los médicos, no podríamos estar sin ellas, ellas tampoco pueden estar sin nosotros. Pero la Consejería de Sanidad tiene ese modelo en la cabeza y va a intentar implantarlo. Veremos qué pasa”. Por lo pronto, esperaba Justo, gracias al pacto alcanzado sobre la situación de los médicos, “algunos de los 30 que ya han renunciado a su puesto puede que vuelvan. Es lo que nos han dicho, porque esto sí les parece un trabajo más digno”.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Suscríbete aquí a nuestra newsletter diaria sobre Madrid.

Sobre la firma

Berta Ferrero

Especializada en temas sociales en la sección de Madrid, hace especial hincapié en Educación o Medio Ambiente. Ha desarrollado la mayor parte de su carrera en EL PAÍS. Es licenciada en Periodismo por la Universidad Cardenal Herrera CEU (Valencia) y Máster de Periodismo de EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS