El Bellas Artes de Bilbao recibe la donación de tres obras italianas de los siglos XVI y XVII

El catedrático y abogado Óscar Alzaga cede al centro pinturas de los maestros Orazio Gentileschi y Salvator Rosa

Óscar Alzaga (primero por la derecha), acompañado por varias personalidades durante el acto de esta mañana.
Óscar Alzaga (primero por la derecha), acompañado por varias personalidades durante el acto de esta mañana.Fernando Domingo-Aldama

Óscar Alzaga le prometió a su madre nacida en Bilbao que haría todo lo posible por donar tres de sus obras preferidas al Museo de Bellas Artes de su ciudad. Ese día al final ha llegado. Las obras ‘Retrato de dama con niño’, de autor desconocido y pintada entre 1570 y 1580, ‘Judit y su sirvienta con la cabeza de Holofernes’ de Orazio Gentileschi y, por último, ‘Judá y Tamar’, obra de Salvator Rosa, ya forman parte del museo desde este miércoles. Estarán allí presentes para todo visitante que decida entrar a la Sala G del centro y observar con detenimiento estas tres obras que, según se señala en la nota de prensa, son de una calidad artística destacable, sumándose, además, el interés histórico e iconográfico de los cuadros anteriormente citados.

MÁS INFORMACIÓN
Así será la ampliación del Museo de Bellas Artes de Bilbao
El Museo de Bellas Artes de Bilbao salda otra deuda con las mujeres en el arte

La primera obra que ya está expuesta en las paredes del museo por cortesía de Alzaga se trata de un notable ejemplo de retrato cortesano que, en su composición de largas dimensiones, se representa a una mujer con porte rígido acompañada por un niño al que tiende un ramillete de claveles y jazmín. La indumentaria de este último se asemeja, en cierto modo, con la ropa de entierro del séptimo hijo de Cosme I de Medici, ocurrida en 1562. Dicha vestimenta se conserva en el Palacio Pitti de Florencia. La alfombra que puede observarse en este doble retrato corresponde a la manufactura española de Alcaraz (Albacete) o Cuenca.

Retrato de obra con niño, óleo sobre lienzo.
Retrato de obra con niño, óleo sobre lienzo.Museo de Bellas Artes de Bilbao

La segunda pintura que está disponible desde este miércoles se trata de ‘Judit y su sirvienta con la cabeza de Holofernes’, de Orazio Gentileschi. En ella, se representa un conocido episodio del Antiguo Testamento, en el que se describe el instante en que la joven viuda hebrea Judit retira la cabeza del general asirio Holofernes con el propósito de decapitarlo para librar la fortaleza de Betulia del asedio de su ejército. Por su parte, la tercera y última obra donada por Alzaga es ‘Judá y Tamar’, de Salvator Rosa. La escena representada en el cuadro se sitúa en un lugar indefinido al aire libre y su pincelada suelta, unida al bello cromatismo empleado por Rosa, dan como resultado una atmósfera clasicista, cuyo equilibrio se trasgrede por el rostro velado de la protagonista Tamar.

'Judá y Tamar', de Salvator Rosa.
'Judá y Tamar', de Salvator Rosa.Museo de Bellas Artes de Bilbao
Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El director del Museo de Bellas Artes de Bilbao, Miguel Zugaza, ha querido resaltar en el acto de inauguración de las nuevas obras, ha resaltado la importancia y la singularidad de las obras presentes desde este miércoles, además de agradecer el altruismo de Alzaga: “Esta colección abarca pinturas extraordinarias y excepcionales. Agradezco el maravilloso gesto de generosidad de Alzaga y de su esposa Isabel”. Por su parte, el alcalde de Bilbao, Juan Mari Aburto, ha señalado lo que supone para la ciudad la entrada de nuevas obras al museo: “Siempre es un motivo de gran satisfacción que crezca muestra colección. Ahora que estamos en el proceso de ampliación, la autentica protagonista de la vida de Bilbao debe ser la cultura y este museo el icono de esa cultura”, ha destacado.

Alzaga, que compró estas pinturas en varias subastas de Londres, ha recordado que las tres obras pudieron formar parte de la donación de seis obras del Museo del Prado en 2017, también como Miguel Zugaza como director. En este sentido, el líder de la democracia cristina española desde la clandestinidad y uno de los fundadores de UCD, ha destacado: “Yo puse como condición al Prado, que tiene cientos y cientos de obras en los sótanos, que los que se llevara se expusieran y por eso se redujo el número de cuadros”. Actualmente, Alzuaga se encuentra negociando la donación de otra parte de su colección a los museos de la Junta de Andalucía, lo que supone “un deber moral”.

Óscar Alzaga observa una de las obras donadas.
Óscar Alzaga observa una de las obras donadas.Fernando Domingo-Aldama

El “vínculo enorme” que sentía la madre de Alzaga con la capital vizcaína por fin se ha visto recompensado. Desde este miércoles, tres de sus obras preferidas estarán a la vista de todos los expertos o, simplemente, aficionados a la pintura en un museo caracterizado por su amplitud cronológica y por la gran diversidad de manifestaciones artísticas que contiene, lo que le ha hecho convertirse en uno de los centros culturales más significativos a nivel nacional. Un gesto eterno en el que se ve potenciada una gran actitud de afecto y delicadeza hacia los seres más queridos.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS