¿Se puede ahorrar energía colocando alfombras, cortinas o mantas en el sofá? Los expertos responden

Al llegar los meses fríos se recurre a trucos que siempre se han unido tradicionalmente a mantener la casa caliente. Muchos siguen siendo útiles, especialmente los textiles, pero no siempre conviene dejarse llevar por clichés

La lana es un gran aislante térmico y también tiene otras funciones, como la de tamizar la luz y generar intimidad.
La lana es un gran aislante térmico y también tiene otras funciones, como la de tamizar la luz y generar intimidad.@StephanieFreyPhoto (Getty Images/iStockphoto)

Conseguir diseñar una vivienda cálida es una de esas obsesiones habituales de decoradores o interioristas. Pero con la incertidumbre del precio de la energía y la llegada de los meses más fríos esa calidez ha dejado de ser un concepto abstracto y subjetivo: necesitamos que nuestra casa sea más caliente y que conserve mejor la temperatura o que, al menos, lo parezca a nuestros ojos. Y aunque la solución más obvia parezca ser reformarla para que aproveche al máximo la energía —en España casi el 84% de los hogares tienen malas calificaciones de consumo energético, según la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU)—, lo más rápido y económico puede ser recurrir a pequeños trucos decorativos. Pero ¿sirve la decoración a la hora de preparar la casa para el invierno?

“Localizar las zonas frías o húmedas de una vivienda para poder tratarlas es importante, pero también lo es la decoración. No solo puede permitir mantener la temperatura, sino también transmitir sensación de calidez y hacer que la casa sea acogedora”, explica el interiorista barcelonés Noé Prades. Especialista en diseñar atmósferas contemporáneas con toques de artesanía, Prades aconseja para este fin elegir mobiliario o superficies en materiales que transmiten confort. Entre sus favoritos se encuentra, por supuesto, la clásica madera, pero también otros de aire mediterráneo como la arcilla.

“Las cerámicas son más frías y por ello cuesta calentarlas, al igual que pasa con las piedras naturales, como por ejemplo los mármoles. Es importante ver dónde se encuentran para utilizar otros recursos en esos espacios”, señala el decorador. Sí, para paliar la presencia de esos suelos más fríos, Prades recomienda recurrir a las clásicas alfombras, en las que es todo un experto tras publicar una colección con la firma catalana Dac Rugs. “Una alfombra no solo cumple con la función estética, delimita un espacio y dependiendo del tipo de suelo es necesaria para mantener el calor y aislar”, analiza. A poder ser, por cierto, recomienda usar materiales naturales y desechar aquellos de origen sintético.

Según opina también Joaquín Pérez-Goicoechea, 50% del estudio de arquitectura AGi Architects junto a Nasser B. Abulhasan, la elección de los materiales es “vital” en un proyecto residencial. Pero él aconseja no tirar de clichés. Gracias a los últimos lanzamientos en el mercado se puede optar por maderas sumergibles frías al tacto o por cerámicas porosas que, al contrario de las clásicas, transmiten el calor y pueden usarse para una calefacción radiante.

Pérez-Goicoechea tiene claro, eso sí, que sin un correcto aislamiento “es difícil lograr un ahorro energético únicamente con la decoración”. Sabe bien de lo que habla: su estudio se ha curtido en numerosos proyectos en Kuwait, donde cuentan con una segunda sede junto a la de Madrid, en los que la climatología obliga a evadir el calor a través de todo tipo de recursos. Junto a medidas elementales como mejorar los muros y las ventanas —gracias a lo que son capaces de reducir un 6% el gasto de energía de todo un edificio y un 80% el de una vivienda— también aplican estrategias pasivas como una correcta distribución y relación de los espacios dependiendo de la incidencia del sol. “Aquí las protecciones pasivas son fundamentales. Me refiero a las persianas exteriores tradicionales, toldos, voladizos… Elementos que nos ayudan o bien a abrirnos al sol o a protegernos de él según las necesidades de la estación o, incluso, del día”, resalta.

El espacio de Casa Decor 2022 de Erico Navazo, titulado 'Danish Eclectic'.
El espacio de Casa Decor 2022 de Erico Navazo, titulado 'Danish Eclectic'. Manolo Yllera

¿Las cortinas? Por supuesto, son un sí. “Juegan un importante papel que contribuye tanto al confort térmico como acústico. Son una capa más que, sobre un muro ya aislado, ofrece mayor confort y calidez”, explica. Aquí los tejidos no tienen por qué ser naturales, al tratar de aislar el paso del aire y ser casi una segunda pared, pueden ser aconsejables las acrílicas.

Para el interiorista Erico Navazo las cortinas también son una opción totalmente válida a la hora de ayudar a paliar, en cierto modo, la poca eficiencia de una ventana. Su elección son aquellas con forro, mucho más gruesas que las tradicionales y más estéticas que las artificiales, o las tejidas en lana. “La lana es un gran aislante térmico y también tiene otras funciones: tamiza la luz y genera intimidad”, aclara Navazo.

En uno de sus últimos proyectos, el espacio de Casa Decor 2022 llamado Danish Eclectic, Navazo también derribó clichés dejando claro que una habitación cálida no tiene por qué ser oscura. Con la colaboración de la embajada de Dinamarca y reinterpretando el clásico estilo nórdico, diseñó un espacio de cocina y salón en el que la presencia de la luz, gracias a grandes ventanales de perfil mínimo, no estaba reñida con una sensación de comodidad térmica. Además, utilizando muebles de cocina de madera reciclada y con frontales hechos de botellas PET, demostró que con la elección del mobiliario no solo se influye en el consumo energético: también se puede mejorar el del planeta. “Toda elección es importante para generar confort y calidez en una casa. Pero, sobre todo, lo es tener conciencia ecológica, no malgastar energía, ser sostenibles”, sintetiza.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS