Furgonetas con tirón ecológico

La mayor consciencia medioambiental de las empresas las lleva a buscar opciones logísticas eléctricas o de bajas emisiones

Dave and Les Jacobs/Blend Images (Getty Images)

El renting de vehículos, especialmente para empresas, puede ser un gran aliado de la causa medioambiental, ya que la renovación constante de vehículos elimina de la circulación a los más contaminantes. España cuenta con uno de los parques automovilísticos más antiguos y contaminantes de Europa. Este modelo de movilidad crece en popularidad entre los autónomos y las pymes, quienes se decantan por la contratación flexible en estos momentos de incertidumbre económica. Desde el inicio de la pandemia ha crecido la demanda de furgonetas de reparto, debido al auge del comercio electrónico, y la de modelos eléctricos, especialmente en las ciudades donde se están implementando restricciones para reducir la polución.

Las matriculaciones de vehículos registradas por las compañías de renting crecen a buen ritmo tras un año atípico marcado por la crisis sanitaria, con un total de 194.235 unidades en septiembre de 2021, lo que supone un incremento acumulado del 33,66% sobre el mismo periodo del año anterior, aunque todavía están lejos de recuperar el ritmo de crecimiento de 2019, según datos de la Asociación Española de Renting de Vehículos (AER). En cuanto a los resultados del mercado total en España, las matricu­laciones registraron un incremento del 9,12%, con 782.860 unidades matriculadas hasta septiembre de 2021, en las que el renting representa el 24,81%.

José Martín Castro, presidente de AER, cree buenos estos datos, “teniendo en cuenta la crisis económica derivada de la pandemia”, y destaca las facilidades que el renting está proporcionando a pymes y autónomos. “Son el sector más frágil y el que más difícil lo ha tenido durante estos meses. Para muchas de estas pymes y microempresas, el vehículo es una herramienta más de trabajo, y gracias al renting han podido continuar con sus actividades o adaptarlas a la nueva situación económica y comercial”, apunta Castro.

La incertidumbre económica ha hecho crecer la modalidad de renting flexible, gracias a la variabilidad de plazos que ofrece y sin exigencia de permanencia. Así lo han notado en Northgate, dedicada en exclusiva a este tipo de alquiler, como explica su director comercial, Eduardo González.

La demanda de la ‘última milla’

Las furgonetas y los vehículos pick-up y derivados, utilizados frecuentemente para servicios de distribución y mantenimiento, siguen siendo el segmento con mayor representación en renting (el 30,29% del mercado). Una tendencia reforzada por el incremento del comercio electrónico a raíz de la pandemia y que ha propiciado cambios en los hábitos de consumo. “Esto ha propiciado una gran demanda de vehículos comerciales y un crecimiento del transporte de última milla”, explica el presidente de AER.

En este sentido, preocupa el aumento del tráfico y las emisiones que puede generar este sector, especialmente en grandes ciudades donde la polución es un grave problema de salud. Como explica Manuel Orejas, director de marketing y desarrollo de negocio de Arval (del Grupo BNP Paribas), la conciencia medioambiental del sector logístico está creciendo y, con ella, la demanda de flotas de este tipo de vehículos, que también permiten garantizar la viabilidad del negocio. Orejas se refiere a las empresas de distribución que operan en ciudades donde se aplican normativas para restringir las emisiones de los vehículos de reparto, tal y como contempla la Ley de Cambio Climático. Los municipios de más de 50.000 habitantes y capitales de provincia deben tener accesos limitados y zonas de bajas emisiones.

Avanzar hacia la electrificación de las flotas de renting es fundamental, teniendo en cuenta que todavía el 90% del total son vehículos diésel”, apunta el directivo de Arval, y destaca los beneficios de la opción eléctrica: “Además de eliminar las emisiones locales y la contaminación acústica, se reduce el coste de explotación porque consumen menos en distancias cortas”.

Sin embargo, el elevado precio de la cuota de renting de vehículos eléctricos puede ser un impedimento para los clientes. “Cada uno tiene que valorar si es rentable para su negocio”, apunta Orejas. “En este sentido, está funcionando muy bien el renting flexible porque permite hacer una transición progresiva hacia este tipo de flotas”, añade.

El renting flexible, y no solo de vehícu­los eléctricos, está siendo también una alternativa viable para muchas empresas ante la actual crisis de fabricación de vehículos originada por la falta de componentes electrónicos. “Eso está afectando de lleno al sector automovilístico, disparando las esperas de coches nuevos incluso más de seis meses”, explica Orejas. “En estos casos, el renting comercial flexible permite seguir realizando la actividad”, añade.

Para el director comercial de North­gate, esta situación está siendo favorable para las empresas de renting flexible ahora, pero no quiere decir que lo vaya a seguir siendo en los próximos meses. “Esta situación de no tener vehículos en stock no puede prolongarse mucho más en el tiempo porque sin nuevas compras no se puede ofrecer el mismo servicio a los clientes”, concluye.

Soluciones integrales y digitales

Como explica José Martín Castro, presidente de la Asociación Española de Renting de Vehículos, autónomos y empresas demandan cada vez más servicios integrales digitalizados que les permitan despreocuparse de cualquier incidente y que garanticen la eficiencia de la flota alquilada. “Se espera que las compañías de renting ofrezcan cuotas que ya incluyan todo tipo de servicios”, apunta Castro, “y no solo preferencia a la hora de acceder a un taller, sino limpieza de los vehículos, facilidades de ubicación y, lo más importante, un servicio digitalizado para monitorizar los usos de los vehículos de renting y así optimizar las actividades de la empresa”. 

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS