Billie Eilish se desnuda para hacer frente a las críticas contra su cuerpo

La cantante ha dicho: “Si uso algo con lo que me siento cómoda, entonces no soy mujer. Si muestro mis atributos, soy una puta"

Billie Eilish, en los Oscar.
Billie Eilish, en los Oscar.Amy Sussman

Billie Eilish es todo lo contrario a las estrellas de pop adolescentes a las que está acostumbrada la industria musical. Cambia el tinte rubio por colores más estridentes, la sonrisa por una mirada desafiante y las prendas ajustadas por estilismos andróginos y holgados, por lo que nunca ha dejado ver su cuerpo. Hasta ahora. La cantante, de 18 años, siempre ha buscado que no la sexualicen, pero ha decidido hacer frente a las constantes críticas sobre sus estilismos quitándose la ropa hasta quedarse en sujetador. “Si uso algo con lo que me siento cómoda, entonces no soy mujer. Si muestro mis atributos, soy una puta. Aunque nunca han visto mi cuerpo, me siguen juzgando”, es el empoderador mensaje que Eilish ha querido transmitir a sus seguidores.

La artista inició su concierto de este lunes en Miami (Florida, Estados Unidos) de una manera totalmente distinta. Proyectó un vídeo en el que aparecía vestida de negro y en el que poco a poco se iba desprendiendo de algunas prendas hasta permanecer solo en ropa interior. Las imágenes iban acompañadas de su voz con la que se dirigía a sus detractores, esos de los que percibe sus miradas de desaprobación: "Hacemos suposiciones de las personas basadas en su tamaño, decidimos quienes son y lo que valen. Si uso más, si uso menos ¿eso en qué me convierte? ¿Qué significa? ¿Mi valor se basa en tu percepción?”. Con esta iniciativa Eilish demuestra que haga lo que haga no va a gustar a todo el mundo, pero espera que su mensaje cale entre aquellos que la suelen atacar, así como en sus seguidores.

Eilish nació en 2001 y pertenece a una generación más propensa a hablar de los problemas de la vida, que prefiere seguir a ídolos que demuestren que no son perfectos y que ha nacido con la era digital empezada. De hecho, inició su carrera musical en las plataformas digitales, donde los artistas conviven con las críticas constructivas y con los comentarios que lo que buscan es destruir a la persona. Se dio a conocer con la canción Ocean Eyes cuando tenía 13 años, un tema que compuso junto a su hermano, Finneas O’Connell. Lo subieron a SoundCloud, una página web pensada para promocionar proyectos musicales, y se convirtió en un éxito.

Estuvo a punto de dedicarse a la danza, pero una lesión truncó sus sueños. De todos modos le costó sentirse cómoda en los zapatos de una bailarina: “Nunca estuve a gusto con ropa tan minúscula. Estaba siempre preocupada por mi aspecto. (...) No podía mirarme en el espejo”, reveló a la revista Rolling Stone. Su físico es ahora una diana para sus detractores, pero en su última actuación Eilish les ha plantado cara con su potente mensaje, aplaudido por los que estuvieron presentes.

Entre el público se encontraban Jennifer Lopez y su hija Emme Muñiz‎ que pudieron saludar a la cantante entre bastidores. “Cuando Emme conoció a Billie”, escribió la artista de origen puertorriqueño en su cuenta de Instagram, donde compartió dos instantáneas en las que se ve a las tres fundidas en un abrazo. Lopez también ha tenido que enfrentarse recientemente a las críticas. A finales de febrero se supo que la Comisión de Comunicaciones de Estados Unidos recibió 1.300 quejas sobre el espectáculo del descanso de la final de la Super Bowl, que fue visto por más de 102 millones de personas. Los escritos que recibió el organismo versaban en su mayoría sobre “decencia”, “contenido subido de tono”, “exceso de los límites de la decencia” y demás cuestiones similares que llegaban a calificar el número de pornográfico.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS