Crisis de coronavirus

Victoria Beckham renuncia a las ayudas públicas para salvar su negocio tras las críticas

La diseñadora asegura estar “devastada” por los reproches recibidos y advierte que fue una idea de sus consejeros

Victoria Beckham, en la última semana de la moda de Londres.
Victoria Beckham, en la última semana de la moda de Londres.David M. Benett / Getty Images

Victoria Beckham ha dado marcha atrás. La diseñadora que decidió hace unos días solicitar ayudas al gobierno británico para salvar su negocio, gravemente afectado por la pandemia del coronavirus, ha optado por retirar su petición tras las fuertes críticas recibidas. Con este dinero pretendía cubrir el sueldo de 30 empleados de su firma de moda, según informó una portavoz de su compañía. Esta misma fuente ha explicado que en su momento pensaron que era la mejor manera de proteger a sus empleados pero ahora consideran que, con el apoyo de los inversores, es posible “manejar esta crisis” sin la ayuda del Gobierno.

“Al principio, los accionistas llegaron a un acuerdo con la dirección para suspender a una pequeña proporción del personal. En ese momento no sabíamos cuánto iba a durar el confinamiento o qué impacto iba a tener en el negocio”, indicó Victoria Beckham en declaraciones al periódico The Guardian. La imagen de la diseñadora se ha visto dañada después de que numerosos medios de su país la acusaran de aprovecharse de ayudas del Estado pese a tener un patrimonio familiar de 335 millones de libras (unos 382 millones de euros).

"Mimada prima donna, el plan de rescate [del Gobierno] no era para millonarios como tú”, espetaba días atrás el presentador Piers Morgan a la exspice pija ante los televidentes del programa Good Morning Britain. El exitoso presentador aludía a la decisión de Victoria Beckham de aplicar un ERTE a tres decenas de empleados de su firma de moda, lo que significaba que el 80% de sus sueldos procedería así del erario público.

De acuerdo con el medio británico The Sun, una fuente informó de que la excantante está “devastada” y señaló que la decisión no fue suya, sino del consejo de la empresa, que la convenció de que “era lo correcto”. La pareja y sus cuatro hijos cumplen el confinamiento en su opulenta mansión de los Cotswolds, en el Reino Unido, donde Victoria sopló hace una semana las 48 velas, en el que ha confesado haber sido su cumpleaños “más triste”.

Quien mantiene su decisión de pedir ayudas es Stella McCartney. El expediente de regulación temporal de empleo afecta a la mitad de los 1.400 empleados de la compañía que lleva su nombre y que el pasado verano vendió una sustancial participación al conglomerado de lujo LVMH. Las ayudas públicas supondrán un balón de oxígeno para la firma, que entró en números rojos en el pasado ejercicio a causa de los costes de reorganización

En el reverso de la moneda, al menos en cuanto a la narrativa de los tabloides, destaca el príncipe Carlos, que no ha recurrido a las ayudas públicas para proteger a la plantilla de su fundación, que cubre con reservas propias.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50