Gwyneth Paltrow recurrió a una dentista holística para superar su divorcio de Chris Martin

La actriz ha contado que siguió los consejos de una ortodoncista de esta pseudociencia que asegura que los problemas bucales están asociados a traumas de la niñez

Gwyneth Paltrow en Los Ángeles, California, en noviembre de 2019.
Gwyneth Paltrow en Los Ángeles, California, en noviembre de 2019.Faye's Vision/Cover Images / Cordon Press

Hace ya seis años que una de esas perfectas parejas de Hollywood, la formada por la actriz y empresaria Gwyneth Paltrow y por el músico y líder de la banda Coldplay Chris Martin, anunciaban su separación después de más de una década juntos. Más que separación al uso, su llamado conscious uncoupling, algo así como una “desconexión consciente de pareja”. Aunque en el momento ambos se mostraron corteses y amables, tanto por su bien como por el de sus dos hijos, Apple y Moses (de entonces nueve y siete años), después han contado lo descorazonador que fue ese adiós. Una ruptura que además trataron de llevar de la forma más amable posible, algo muy duro al principio pero que con el paso del tiempo les ha convertido en una familia, grande y quizá distinta, pero familia.

Ahora, Paltrow ha contado a través del podcast asociado a su marca Goop que necesitó ayuda para superar su divorcio. Sin embargo, curiosamente, no recurrió a médicos o psicólogos, como podría suponerse, sino a una dentista. Una dentista holística, concretamente. Al parecer, habló de la separación con Sherry Sami, una especialista en odontología pediátrica y ortodoncia.

“Me acuerdo de la primera vez que fui a hablar contigo en tu despacho, sentarme contigo y que me hicieras todas esas preguntas, ya sabes, sobre mis traumas emocionales, mi matrimonio, la época tan dura que estaba pasando, y que todos sabemos cómo acabó”, explica la actriz sobre el momento en el que conoció a Sami. “Pensé: ¿Por qué esta dentista tan encantadora me pregunta sobre los problemas de mi niñez y sobre qué pasa en mi matrimonio?”, rememoró.

Según la actriz, la doctora les enseñó mucho sobre esa práctica, más centrada en una concepción filosófica, existencial y alternativa, pero no basada en lo científico y no aceptada por la mayoría de las asociaciones odontológicas de mayor prestigio, como la española.

“Nos ayudó a obtener un mayor conocimiento de la odontología holística y de los distintos elementos que pueden ayudar a la curación”, explica la ganadora del Oscar por Shakespeare enamorado sobre la terapia de la doctora. “Si tú no puedes ser vulnerable, ¿cómo puedes esperar que tu paciente lo sea?”, cuenta la propia Sami en el programa de audio. Según el texto que presenta el programa, “la ortodoncista y cofundadora de Be Hive of Healing [centro holístico y de bienestar en Los Ángeles] se sienta a charlar con Gwyneth Paltrow para ayudar a conocer en profundidad la odontología holística y los diferentes elementos que ayudan a la sanación. Sami siempre quiere mirar la escena al completo. Cree que la ‘falta de armonía en la boca’ podría incluso estar vinculada a un detalle del nacimiento de un niño o los traumas emocionales de sus padres”, asegura, y aconseja a los padres: “Comprometeos con vuestra propia curación, porque eso es lo mejor que podéis hacer por vuestros hijos”.

“Eso es lo que creo que quieren decir en la Biblia cuando hablan de los pecados del padre”, opina Paltrow sobre la supuesta transmisión de los problemas (bucales) de padres a hijos. "Sabes, en realidad son nuestras debilidades las que pasamos de generación en generación sin comprender que necesitamos un cambio de conciencia, sanar nuestras propias cosas. Como si inconscientemente pasáramos nuestra mierda a nuestros hijos”, dice, según recoge Daily Mail.

Esta no es la primera vez que Paltrow promociona técnicas más basadas en la opinión y la pseudociencia que en el conocimiento real. En 2017, una universidad advirtió de que su receta de pollo podía llegar a provocar salmonella. Además, una doctora canadiense aseguró que practicaba “terapias sin sentido” y que sus remedios eran un gasto económico que tampoco lo tenía. Uno de sus mayores escándalos se produjo al hilo de sus famosos huevos vaginales, por los que acabó pagando una multa de 145.000 dólares en septiembre de 2018 porque sus efectos no eran los que anunciaba.

Su última polémica llegó a principios de este año, cuando lanzó un documental dentro de la plataforma Netflix llamado The Goop Lab al que incluso el Ministerio de Sanidad británico calificó de potencialmente peligroso.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS