Daniel Moder, el discreto marido que lleva 20 años junto a Julia Roberts

Cuando la actriz y el director de fotografía se conocieron en 'The Mexican' ambos tenían pareja. Ahora viven entre San Francisco y Malibú, donde crían a sus tres hijos en los valores de la solidaridad y una vida animalista y orgánica

Julia Roberts y Daniel Moder.
Julia Roberts y Daniel Moder.

Richard Gere, George Clooney, Brad Pitt… Ha compartido cartel con casi todos los galanes de la meca del cine y es una de las reinas de la comedia romántica de Hollywood por excelencia, pero la verdadera historia de amor de Julia Roberts la ha vivido y sigue haciéndolo en su propio hogar. La actriz lleva 20 años junto al director de fotografía Daniel Moder, y juntos conforman una de las parejas más duraderas de la industria. Y el éxito, como la protagonista de Pretty Woman ha comentado en alguna ocasión, está simplemente en saber cuidarse el uno al otro. “No hay ningún secreto, ningún truco de magia. Simplemente encontré a la persona con la que construir mi vida […] Pero si tuviera que dar algún consejo sería: besar a tu pareja es lo mejor para mantener una relación sana”, aseguró la actriz al presentador Mario Lopez en el programa Extra hace unos años.

La pareja se conoció durante el rodaje de The Mexican, película que Julia Roberts protagonizó junto a Brad Pitt en el año 2000. Entonces la actriz aún salía con Benjamin Bratt y Moder estaba casado con la maquilladora argentina Vera Steimberg, pero los conocedores de su historia aseguran que lo que hubo entre ellos fue un auténtico flechazo. Moder pidió el divorcio de su esposa y cuando ambos volvieron a recuperar la soltería, iniciaron un noviazgo que se formalizó dos años después, cuando se dieron el “sí, quiero” en su rancho de Nuevo México en 2002. En 2004, tuvieron a los mellizos Hazel y Phinnaeus, y en 2007 nació Henry, el hijo pequeño de la pareja. Los cinco viven parte del año en Malibú y otra parte en San Francisco, donde el matrimonio adquirió el pasado mes de marzo una lujosa residencia por la que pagaron ocho millones de euros. Una decisión que tomaron debido a que pasaban largas temporadas en la ciudad californiana, que ya consideran su segundo hogar. También poseen un apartamento en Nueva York y una casa en Hawái, en la isla de Kauai, que pusieron a la venta en el año 2015 y aún la conservan.

A sus 52 años, la ganadora de un Oscar, tres Globos de Oro, un Bafta, un SAG y el premio Donostia sigue estando entre las actrices mejor pagadas de Hollywood y posee una fortuna valorada en unos 130 millones de euros, pero pese a su fama mundial Julia Roberts siempre ha sabido mantener su vida privada alejada de los focos. Hijo del productor Mike Moder, Danny, como le llaman en familia, nació en Los Ángeles y aunque es licenciado en Psicología han sido las cámaras —y el manejo de estas— lo que siempre le ha llamado la atención. Comenzó su carrera como asistente de producción en 1995 en la película Marea Roja y como director de fotografía ha trabajado en películas para televisión como The Normal Heart, por la que estuvo nominado a un Emmy, y también en filmes en la gran pantalla como Sr. y Sra. Smith, Spider-Man 3, La sonrisa de Mona Lisa y El secreto de una obsesión, el remake americano de la argentina El secreto de tus ojos, estas dos últimas coincidiendo con su esposa delante de las cámaras.

“Mi marido es una fuente constante de inspiración para mí y tiene una ética de trabajo impecable. En el rodaje tuve fe ciega en la preparación de mi personaje y estaba llena de coraje porque le tenía enfrente. Él es mi lugar más seguro del mundo”, reconoció la propia Roberts durante un acto promocional de El secreto de una obsesión. Aunque a la pareja no le supone inconveniente trabajar junta, la actriz sí reconoce que le impone actuar delante de Moder: “Hay una comodidad en trabajar juntos pero también un poco de pánico, es una buena combinación. Pánico o terror porque la persona a la que más quiero impresionar me está viendo”.

Fuera del trabajo, Julia Roberts se sigue deshaciendo en halagos hacia el padre de sus hijos. “Daniel es fácil de amar. Es divertido y siempre estoy feliz a su lado”, contó en un podcast con Gwyneth Paltrow. Juntos han formado una familia donde priman los mismos valores por los que ellos se mueven: la solidaridad, la lucha por las causas sociales y una vida animalista y orgánica. Roberts continúa con su labor como Embajadora de buena voluntad de Unicef desde 1995, ejerce de altavoz ante la desigualdad salarial entre hombres y mujeres, y junto a Michelle Obama ha colaborado con distintas organizaciones educativas que ayudan a empoderar la educación y escolarización de niñas. Valores que comparte con su marido y que, en su día a día, el matrimonio intenta inculcar a sus tres hijos. En casa tienen un huerto ecológico, intentan moverse en bicicleta y se prodigan con los más necesitados.

Salvo contadas fotografías de toda la familia publicadas por el propio Moder en su Instagram, el matrimonio intenta mantener un perfil bajo y la prueba de su éxito es que sus hijos no son conscientes de la fama que alcanzan sus padres, concretamente Julia Roberts. “Ese tema aún no forma parte de sus vidas, solo son niños y yo soy su madre, así que no tienen que lidiar con nada de eso”, contó la actriz hace unos años sobre cómo manejan sus hijos el éxito. Ya adolescentes, sí saben que su madre aparece en el cine y la televisión, aunque siguen sin conocer realmente las dimensiones. “¿Eres más famosa que Taylor Swift?”, contó la actriz a Oprah Winfrey sobre las preguntas que le hacen sus hijos.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS