Adele, criticada por una parodia sobre el turismo sexual en África

La cantante se ha estrenado en ‘Saturday Night Live’ con un ‘sketch’ “ofensivo” en el que anima a los occidentales a viajar a ese continente para divertirse

La cantante Adele, en 'Saturday Night Live', el sábado.
La cantante Adele, en 'Saturday Night Live', el sábado.Instagram

Adele ha acaparado el centro de las miradas y no ha sido por su cambio físico. La pérdida de peso de la cantante, que ha sido uno de los temas más comentados en los últimos meses, ha quedado a un lado después de que la británica se estrenase como presentadora en el programa Saturday Night Live en la noche de este sábado. En la que ha sido su primera aparición desde los premios Grammy de 2017, la intérprete de Hello, se ha convertido en la diana de todas las críticas después de su parodia sobre el turismo sexual en África que muchos seguidores del programa e internautas han calificado de “ofensiva”.

Adele y la humorista Kate McKinnon han protagonizado un sketch que simulaba ser un anuncio de turismo de África para atraer a los occidentales. Con peluca rubia Adele, y ambas vestidas con túnicas y collares veraniegos, las dos mujeres han enumerado las bondades del continente: “Presencia las maravillas del sol, la brisa, los océanos, las montañas en la hermosa África”. Con un fondo en el que se veía el atardecer desde una playa paradisiaca con palmeras, mientras las humoristas vendían el viaje a África, un hombre negro y sin camiseta deambulaba por detrás del brazo de otra mujer blanca y rubia.

Algunos espectadores han acudido a las redes sociales para denunciar el vídeo y han criticado al programa por “fetichizar” a los hombres negros y por vender un viaje por sus actividades sexuales. “¿Podemos dejar de fetichizar a hombres y mujeres negras?” o “No me gusta esta narrativa. Francamente, es ofensivo”, fueron algunos de los comentarios que surgieron a raíz del vídeo humorístico. Otros mensajes fueron directamente hacia Adele: “Realmente estaba disfrutando del programa hasta los comentarios y la imagen de un hombre negro del brazo de una mujer blanca… adoro a Adele, pero me hubiese gustado que no hubiese participado en esta parodia”.

No es la primera vez que la británica recibe críticas por una polémica similar. El pasado agosto Adele fue acusada de apropiación cultural después de que posara en su Instagram con un biquini con la bandera de Jamaica y con un peinado de nudos bantú, pequeños moños que suelen lucir mujeres negras, con motivo de la celebración virtual del carnaval de Notting Hill. La cantante recibió una reacción violenta de muchos internautas que la tacharon de “insensible” e incluso hubo quien pidió “cárcel sin fianza” para ella o la prohibición de que las artistas blancas puedan lucir peinados más característicos de las mujeres negras. Sin embargo, la cantante fue defendida por celebridades como Alexandra Burke o Naomi Campbell que, de madre jamaicana, respondió a la imagen de Adele con corazones.

En los últimos meses, Adele ha acaparado toda la atención por causas muy alejadas a su trayectoria profesional. Primero por la separación de Simon Koncki tras siete años de relación y un hijo en común, cuyo divorcio firmaron finalmente en abril, y después por su pérdida de peso, que ha llamado la atención de todos. A sus 32 años y con 45 kilos menos, la artista ha explicado en algunas entrevistas o en sus perfiles de las redes sociales que en este tiempo ha vivido una auténtica revolución. Ha dejado el alcohol, se ha centrado en su bienestar llevando una vida más sana y el resultado ha sido un cambio físico y también personal. Además, ha estado alejada de la música. La artista lleva cinco años sin sacar un álbum aunque ya ha adelantado que está trabajando en su nuevo disco, del que solo ha contado que verá la luz antes de que acabe este 2020 y que tendrá por título 30, siguiendo la saga numérica que ha acompañado a sus anteriores trabajos con 19, 21, 25.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS