El provocador Borat genera polémica en Francia con un anillo grabado con Alá en árabe

La publicidad de la nueva película de Sacha Baron Cohen causa indignación entre algunos musulmanes ya que en su opinión insulta al Islam. Los carteles han sido retirados de algunos lugares

El cartel publicitario de la película 'Borat 2' que ha enfadado a los musulmanes en Francia.
El cartel publicitario de la película 'Borat 2' que ha enfadado a los musulmanes en Francia.TIMOTHY A. CLARY (AFP)

Un póster de la última película de Borat pegado en los autobuses franceses ha inquietado a varios ciudadanos musulmanes. La razón: el protagonista de la película, la estrella británica Sacha Baron Cohen, aparece casi desnudo, con una mascarilla quirúrgica cubriéndole los genitales y luciendo un anillo que tiene grabada la palabra “Alá” en árabe.

Muchos ciudadanos han acudido indignados a las redes sociales para criticar la campaña publicitaria, acusando a las autoridades francesas de insultar al Islam. Si bien la principal red de transporte de París, RATP, se negó a quitar los carteles que se pueden ver en el lateral de muchos autobuses parisinos, los vehículos de la red TICE, que opera en un área mayoritariamente musulmana, ya no muestran el anuncio.

El malestar por la imagen se produce en un momento de altas tensiones en Francia, por las medidas contra el islamismo anunciadas por el presidente francés Emmanuel Macron hace unos días tras el brutal asesinato del profesor Samuel Paty, decapitado por un joven yihadista radicalizado. Insultos, manifestaciones y llamadas a boicotear los productos franceses ha sido la respuesta de varios países de mayoría musulmana que acusan al jefe del Estado francés de “islamófobo” y de provocar sin motivo a los creyentes musulmanes. Francia y otros países europeos han elevado el nivel de sus alertas de terrorismo en respuesta a tres ataques recientes.

Estas manifestaciones coinciden con que la revista satírica Charlie Hebdo volvió a publicar a primeros de septiembre las caricaturas de Mahoma que convirtieron a la publicación francesa en objetivo fatal de islamistas el 7 de enero de 2015. “Todo eso [en referencia a los atentados], por esto”, titulaba en su portada, que reproduce las tristemente famosas caricaturas que Charlie publicó en 2006 en solidaridad con el diario danés Jyllands-Posten, amenazado por ser el primero en llevar a imprenta los dibujos del profeta musulmán.

Los conductores de los autobuses de París, muchos de los cuales son musulmanes, han pedido a la autoridad de transporte de la ciudad que retire el cartel de la película Borat 2 que consideran “una ofensa”.

Activistas protestan contra la nueva película de Borat, en Kazajistán en octubre.
Activistas protestan contra la nueva película de Borat, en Kazajistán en octubre.PAVEL MIKHEYEV (Reuters)

El actor Borat, Baron Cohen, no es ajeno a la controversia. En su primera película ya enfureció a una gran parte de la población en Kazajistán, de mayoría musulmana, de donde proviene su personaje. En ambas películas, el actor judío interpreta a Borat Sagdiyev, un despistado presentador de televisión kazajo y muestra al país como una cápsula del tiempo soviética atrasada y asolada por la pobreza. La Asociación Estadounidense de Kazajistán ha acusado a las películas de Borat de promover “el racismo, la apropiación cultural y la xenofobia”, mientras que más de 100.000 personas en Kazajistán han firmado una petición #cancelborat, exigiendo que la película sea prohibida. En contrapartida, hay que recordar que años después de la emisión de la primera película, el propio ministro de Exteriores del país de Asia Central alabó la cinta por el reclamo turístico que supuso.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS