Las hijas de Bertín Osborne, tres mujeres independientes a la vera de su padre

Claudia, la pequeña de las hermanas, es ‘coach’ y acaba de publicar su primer libro, en el que habla de su experiencia con la depresión, mientras que Eugenia es ‘influencer’ y Alejandra trabajó con el presentador y se dedica a la restauración

Desde la izquierda Alejandra, Claudia y Eugenia Ortiz Domecq durante el Festival Starlite de Marbella, en agosto de 2016.
Desde la izquierda Alejandra, Claudia y Eugenia Ortiz Domecq durante el Festival Starlite de Marbella, en agosto de 2016.GTRES

“Todas para una y una para todas”. Estas son las palabras que mejor muestran lo unidas que están las hijas de Bertín Osborne. Así lo reflejó la mayor de ellas, Alejandra, en su cuenta de Instagram al publicar el pasado septiembre la frase junto a una imagen con sus hermanas, Eugenia y Claudia, fruto del primer matrimonio del cantante y presentador con Sandra Domecq, quien falleció en 2004 a causa de un cáncer; y Ana Cristina, la hija que Domecq tuvo junto al empresario Fernando Portillo. Las hermanas siempre se han mostrado muy unidas a pesar de tener caracteres muy diferentes. Como contó Bertín Osborne el pasado octubre a EL PAÍS: “Alejandra es una loca maravillosa; Eugenia es un sargento de la legión; Claudia es una mente extraordinaria, brillante, charlar con ella es muy interesante”.

Alejandra Osborne, que como el resto de sus hermanas ha seguido el ejemplo de su padre y adoptado el segundo apellido de este (su nombre real es Norberto Juan Ortiz Osborne), dio el pasado año un nuevo rumbo a su vida. La mayor ha cumplido 42 años este mes y lleva más de un año al frente del restaurante Mulai, en Jerez de la Frontera y especializado en comida hispano-asiática. Antes de esta aventura, Alejandra siempre había estado vinculada a los proyectos de su padre. Trabajó durante cinco temporadas en el programa de televisión que este conduce, Mi casa es la tuya, en Telecinco, donde ejercía de productora y directora de arte, donde además realizó alguna aparición en pantalla. Antes de esto, Alejandra también estuvo trabajando en la empresa de alimentación de su padre. Y aunque ha dejado el ala paterna, ahora ha emprendido un nuevo rumbo profesional más asociado a lo que siempre ha sido su vocación: el diseño.

Alejandra comenzó los estudios de Arquitectura de Interiores, aunque no los terminó, y esta afición la llevó a aceptar la propuesta de una empresa de Bali (Indonesia) que ha invertido en la ciudad gaditana con perspectivas de abrir varios restaurantes y tiendas de decoración. Alejandra también había colaborado de forma eventual con su amigo, el diseñador de moda Roberto Diz. La mayor de la familia es madre de tres niños: Santiago, Fausto y Valentina. En 2017 se separó de Joaquín Buendía, padre de sus hijos y con quien contrajo matrimonio en 2003 en la iglesia San Miguel de Jerez de la Frontera, la misma en la que los padres de ella celebraron su enlace veintiséis años antes.

Bertín Osborne con su esposa, Fabiola Martinez, Maria Bravo, la actriz Eva Longoria y sus hijas Alejandra, Claudia y Eugenia Osborne en Marbella en 2014.
Bertín Osborne con su esposa, Fabiola Martinez, Maria Bravo, la actriz Eva Longoria y sus hijas Alejandra, Claudia y Eugenia Osborne en Marbella en 2014.KMJ/KMA (GTRES)

Eugenia Osborne, de 34 años, es la que cuenta con mayor número de seguidores en Instagram, con alrededor de 150.000. Por ello, ha sido uno de los rostros famosos que la Comunidad de Madrid ha escogido para su última campaña para concienciar a los jóvenes del riesgo del coronavirus. Junto a ella también aparecen en el vídeo influencers como Pelayo Díaz y Carla Hinojosa, el torero Francisco Rivera y hasta el exfutbolista Roberto Carlos. Desde el pasado año Eugenia comparte con sus seguidores su afición por el deporte y la alimentación saludable. Sus redes se pueden resumir como una mezcla de fitness, recetas de postal, familia y glamur, mucho glamur. Así, ha ido despuntando como influencer e icono de moda.

Comenzó a estudiar Publicidad y lo dejó por Psicología, carrera que tampoco terminó. En 2018 Eugenia lanzó la firma de joyería Lo’ne junto a su amiga Lola Peralta, hija del rejoneador Rafael Peralta y de Mamen Revuelta. Sin embargo, ahora parece más volcada en las redes, donde da charlas en directo cada semana y da trucos de belleza, moda y consejos sobre cómo llevar una vida saludable. Eugenia tiene acostumbrados a sus seguidores a los cambios de imagen que la caracterizan, con atrevidos cortes de pelo y cambios en el color de su melena. A comienzos de año, sin embargo, saltaron las alarmas por su pérdida de peso. Y aunque ella no hizo ningún comentario, Bertín Osborne salió en defensa de su hija en el programa Viva la vida: “A ver, quiero decir que he leído en algunos medios que dicen que si mi hija está muy delgada, que si hay preocupación por su salud… nada de eso. Lo que le pasa a Eugenia es que está haciendo un reto de ejercicios y se está poniendo delgada pero fibrosa, está como un toro, si te da, te tira para atrás…”.

Como su hermana mayor, Eugenia también tiene familia numerosa. En 2011 se casó con Juan Melgarejo en la misma iglesia que su hermana y sus padres. Junto a él tiene tres hijos: Juan, de ocho años; Sandra, de seis; y Tristán, de cuatro. Uno de los momentos más difíciles de la pareja fue cuando perdieron a su hija Leticia, gemela de Sandra, a los pocos días de nacer. “Juanito es como su padre, muy constante y noble; Sandra la veo más como mi hermana Claudia y como mi madre, espiritual y loca; y Tristán es como mi padre, tanto en el físico como en el carácter”, contó Eugenia a la revista Diez Minutos en abril del pasado año.

Claudia Osborne, de 31 años, es la pequeña y la más discreta de las hijas del cantante. En su cuenta de Instagram se define como “coach y meditadora”. Estudió dos años de Diseño Gráfico en el Instituto Europeo de Diseño de Madrid y en 2009 comenzó Derecho en la Universidad Complutense. En 2014 se marchó a Estados Unidos para realizar un máster en Derecho en la Boston University School. Tras unos años trabajando en Nueva York, en 2018 decidió regresar a Madrid, donde parece que ha encontrado su verdadera vocación. Obtuvo el título del Programa de Coaching Ejecutivo ACTP y lanzó su propia web, claudiaosborne.com. La jerezana ya está completamente asentada en la capital, donde imparte sesiones de coach de entre una hora y una hora y media por 80 euros.

El último logro de la pequeña de la familia ha sido la publicación, el pasado septiembre, de su primer libro, Lo mejor de ti: El arte de conocerse y cuidarse a uno mismo para ser feliz. Este es el volumen que ella misma piensa que habría necesitado hace cuatro años, cuando cayó en una depresión. Sus padres se separaron cuando tenía apenas tres años y su madre falleció cuando tenía 15. Tras esto sufrió bulimia, mantuvo una relación sentimental tóxica a los 22 años y otra ruptura amorosa a los 28 la hizo volver a España y formarse como consejera emocional. Claudia, quien se define como tímida y ha hecho de hablar de lo que a cada uno le hace sufrir su profesión, parece haber dejado sus problemas atrás y afronta el futuro, según ha publicado la revista ¡Hola!, junto a José Entrecanales, hijo del presidente de Acciona.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS