Más problemas legales para Johnny Depp: no le permiten alegar la sentencia en que se le señala como maltratador

Perdida la batalla judicial en Londres, los abogados del actor concentran sus fuerzas en una nueva vista en Virgina contra Amber Heard y el ‘Washington Post’

TOBY MELVILLE (Reuters)

Johnny Depp ha sufrido un nuevo varapalo judicial. El intento del actor de revocar la sentencia condenatoria que sostiene que agredió a su ex esposa Amber Heard y le hizo temer por su vida tras golpearla no ha prosperado. La estrella de Hollywood demandó al editor de The Sun por difamación después de que en una columna de 2018 de su editor ejecutivo, Dan Wootton, lo etiquetara como un “golpeador de esposas”. A principios de este mes, el juez Andrew Nicol desestimó la reclamación del actor de Piratas del Caribe y descubrió que el artículo era “sustancialmente cierto”.

El juicio, retrasado durante unos meses a causa de la pandemia, acabó por convertirse en el caso más seguido del Reino Unido en los últimos años, con desfiles diarios de sus respectivos protagonistas a la entrada del tribunal londinense. Desde que Depp y Heard se separaran en 2016, solo 15 meses después de su boda, los actores han mantenido una batalla de declaraciones encontradas en las que ambos se acusan mutuamente de maltrato y violencia durante su matrimonio.

Ese mismo juez ha denegado a Depp el permiso para apelar: “No considero que los motivos de apelación propuestos tengan una perspectiva razonable de éxito”. Y prosigue: “Los motivos de apelación sugieren que cometí un error de principio o de derecho, y no hay otra razón de peso por la que debería concederse el permiso para apelar”. En el fallo, que se hizo público el miércoles, el juez Nicol le dio a Depp hasta el 7 de diciembre para solicitar directamente al Tribunal de Apelación que revoque su fallo. En su sentencia principal, publicada a principios de este mes, el juez concluyó que 12 de los 14 presuntos incidentes de violencia sí que ocurrieron.

El juez determinó que Depp agredió a Heard en una docena de ocasiones y la hizo ”temer por su vida” en tres ocasiones, incluida una que la actriz describió como una “situación de rehenes de tres días” en Australia en marzo de 2015. Nicol descubrió que Heard también temió por su vida durante varios incidentes en el sudeste asiático en agosto de 2015 y nuevamente en Los Ángeles (California) en diciembre del mismo año. El juez también ha ordenado ya al actor que realice un pago inicial a la editora del diario de casi 630.000 euros por los honorarios.

Depp anunció pocos días después del primer fallo que Warner Brothers le pidió que renunciara a su papel en la franquicia de Harry Potter llamada Animales Fantásticos. Pero ello no ha impedido que el intérprete estadounidense reciba su sueldo íntegro y, pese a haber grabado una sola escena, Depp va a recibir diez millones de dólares. Según publicó The Hollywood Reporter, el actor, igual que muchas estrellas, tenía el llamado “contrato de pago o reproducción”, que requiere que se le compense por completo independientemente de que se haga o no la película e incluso si su personaje fuera finalmente eliminado de la producción. Además, técnicamente Depp no fue despedido por Warner Bros, sino que la productora le pidió que renunciara y él aceptó. No está claro qué hubiese ocurrido si la estrella se hubiese negado a cancelar su participación.

Durante la declaración que hizo sobre su futuro en la franquicia de ciencia ficción, Depp se refirió a lo ocurrido en el tribunal de Londres: “El juicio surrealista de la corte en el Reino Unido no cambiará mi lucha por decir la verdad y confirmo que planeo apelar”.

Su abogada, Jenny Afia, del bufete de abogados Schillings, ha dicho que el fallo del Tribunal Superior es “tan perverso como desconcertante”: “El fallo es tan defectuoso que sería ridículo que el señor Depp no apelara esta decisión”. Pero la abogada estadounidense de Heard, Elaine Charlson Bredehoft, añadió: “Para aquellos de nosotros presentes en el juicio del Tribunal Superior de Londres, esta decisión y la sentencia no son una sorpresa. Muy pronto, presentaremos pruebas aún más voluminosas en los Estados Unidos”.

Depp está actualmente envuelto en una batalla por difamación en EE UU después de haber demandado personalmente a Heard por un artículo de opinión en el Washington Post publicado en diciembre de 2018 en el que afirmó ser víctima de abuso machista.

Según los informes, el actor pide 50 millones de dólares (unos 42 millones de euros) por daños y perjuicios a su exesposa por el artículo, donde no lo menciona por su nombre. Ella ha contraatacado pidiendo el doble de esa cantidad y alegando que Depp orquestó una campaña de difamación en su contra. Ese caso debe ser escuchado en Virginia, donde se publica el Washington Post, en algún momento de 2021.

No es solo el veredicto del juez de Londres lo que ha diezmado la reputación de Depp. Desde hace tiempo, su vida ha sido absurdamente exagerada. Muchos de sus fieles admiradores fechan el comienzo de su declive en 2012, cuando se separó de la actriz y cantante francesa Vanessa Paradis después de 14 años de relación y dos hijos, Lily-Rose y Jack, de 19 y 16 años respectivamente. Con Paradis, el intérprete parecía haber encontrado esa estabilidad que facilitaba una sinergia entre las excentricidades de un reputado actor y el verdadero hombre de gran corazón que dejaba entrever en pantalla bajo peculiares personajes.


Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS