Famosos

De Miguel Bosé a Rafa Nadal o Tamara Falcó, así han vivido la pandemia los famosos

Negacionistas, comprometidos o afectados por sus consecuencias más graves, 2020 ha ofrecido todas las caras posibles ante la covid-19 en el mundo de las celebridades

Cordon

Dentro de la cancelación de la vida tal y como la conocíamos que supuso la irrupción del coronavirus en marzo, las redes sociales han servido de cortafuegos a la pandemia en 2020 y han permitido que los famosos sigan asomados al mundo. En una nueva realidad sin importantes estrenos, giras de conciertos o alfombras rojas, los rostros populares han utilizado sus cuentas de Twitter e Instagram para seguir conectados con su público, y también para expresar su visión sobre la covid-19. En esto, las celebrities han sido un reflejo de la ciudadanía y ha habido de todo, desde negacionistas con diversos grados de radicalidad a auténticos irresponsables, pasando por activistas en combatir las consecuencias de la enfermedad o sacudidos por los estragos de esta. En un año que acaba con la llegada de unas vacunas que anuncian el principio del fin, para muchos famosos no habrá antídoto que contrarreste el daño que la pandemia ha dejado en su imagen. Que se lo pregunten a Miguel Bosé, el famoso que más ha dado que hablar con sus teorías de la conspiración.

Miguel Bosé, de 64 años, se despachó a gusto en Twitter justo cuando el mundo empezaba a abandonar el confinamiento, allá por el mes de junio. El cantante declaró que con la vacuna contra la covid-19 nos implantarían un sistema conectado a las redes 5G, algo a lo que se oponía rotundamente, y acusó a los gobernantes europeos de haberse aliado con Bill Gates para “controlar” a la población en un nuevo “orden mundial”. Más adelante volvió a la carga anunciando que “nos quieren matar”, y todo ello después de que su madre, Lucía Bosé, falleciese en marzo con síntomas compatibles con la infección por el coronavirus. Otros han sido menos beligerantes, pero también muy criticados por cuestionar las medidas sanitarias de control de la pandemia. Por ejemplo, Enrique Bunbury, que dijo que “las normas que nos quieren imponer no deben ser aceptadas por los pueblos independientes”. Días después compartió una carta abierta declarándose víctima de bullying y de lapidación pública por, según él, “no haber dicho nada”. Madonna, una de las primeras en contagiarse mientras concluía su gira mundial en París a finales de febrero, publicó un vídeo asegurando que había una vacuna lista pero que “no quieren dárnosla”. La diva fue muy criticada por sus aseveraciones. En este grupo de díscolos del discurso oficial también entraron el influencer Pelayo Díaz, el actor Woody Harrelson o el tenista Novak Djokovic, reacio a las vacunas pese a haber pasado el virus.

En una pandemia que hoy acumula casi 76 millones de diagnosticados, los famosos que han contraído el virus se cuentan por decenas y la mayoría han pasado la enfermedad sin hacer demasiado ruido. Discreción y mucho respeto ante el virus han sido la tónica habitual, con ejemplos como los actores Dwayne Johnson, Idris Elba, Tom Hanks, Robert Pattinson o Antonio Banderas, o más recientemente la presentadora Ellen DeGeneres. Otros han sufrido cuadros graves de covid, como el expresidente italiano Silvio Berlusconi o su compatriota el magnate Flavio Briatore. En España, anunciaron su positivo en coronavirus el presentador Roberto Leal, Juan Salazar de Los Chunguitos, que tuvo que ser ingresado, el chef Dabiz Muñoz, que pasó 12 días muy complicados en su domicilio, o el actor Tristán Ulloa, que llegó a pasar cinco días en el hospital a sus 50 años. El deporte ha sido especialmente víctima del coronavirus, con casos especialmente flagrantes de irresponsabilidad, como el del jugador de baloncesto Rudy Gobert, que se hizo viral por tocar deliberadamente los micrófonos y grabadoras de una rueda de prensa, y dar positivo unos pocos días después. La realeza tampoco se ha librado del virus, con los sonados positivos del príncipe Carlos de Inglaterra o de Alberto de Mónaco. Ambos superaron la enfermedad sin complicaciones, pese a tener 72 y 62 años respectivamente.

No todos tuvieron la misma suerte. La covid-19 se ha llevado a figuras como Luis Eduardo Aute o el diseñador Kenzo Takada, y otros famosos han despedido a personas muy cercanas. Murió por coronavirus en marzo el expresidente del Real Madrid Lorenzo Sanz. Unos días antes Tamara Falcó despedía a su padre, el marqués de Griñón, y poco después se marchaba un amigo de ambas familias, el empresario Alfonso Cortina. Ramoncín anunciaba la pérdida de su madre, contagiada en una residencia a los 98 años. Especialmente dura fue la doble pérdida de padre y abuela que sufrió Fonsi Nieto, aunque para muchos famosos el tener que decir adiós a seres queridos ha servido para implicarse en la lucha contra el coronavirus. Así pasó con Pep Guardiola, que tras la muerte de su madre donó un millón de euros para la compra de material sanitario y recaudó fondos para la investigación sobre el virus de los doctores Bonaventura Clotet y Oriol Mitjá.

En esa línea han actuado multitud de rostros conocidos. El actor Sean Penn ha financiado puntos de detección gratuitos repartidos por toda la ciudad de Los Ángeles. También en el ámbito internacional, Lady Gaga organizó el concierto Together at Home para recaudar fondos junto a otras muchas estrellas. Como la cantante y actriz, otros famosos han decidido actuar de forma ejemplar, como Leonardo DiCaprio junto a Robert De Niro, Justin Timberlake, Ryan Reynolds y Blake Lively, Justin Bieber, Bong Joon-ho, Donatella Versace, Mark Zuckerberg, Tim Cook, Penélope Cruz, Javier Bardem o Ricky Martin, entre otros. Muchos han optado por captar fondos u organizar subastas, y otros han elegido las donaciones millonarias directas. Así lo hicieron Amancio Ortega o Ana Patricia Botín, y en cuanto a captación de recursos, ha destacado la iniciativa de Rafa Nadal junto a Pau Gasol, que unió a los principales deportistas españoles con el fin de recaudar 11 millones de euros.

Algo parecido sucedió con la campaña #YoMeCorono, con cantantes y actores al frente como David Bisbal, Pedro Almodóvar o Serrat. Consiguieron recaudar casi tres millones. Todo para mitigar los efectos de una pandemia que en los famosos también ha roto tabúes como la ansiedad y la depresión provocados por el virus. Así lo hizo el cantante J Balvin, que no dudó en contar su afectación psicológica, a veces peor que las secuelas físicas que puede dejar una infección vírica.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50