Kiko Rivera sobre Isabel Pantoja: “Mi madre me debe 3 millones pero no quiero verla en la cárcel”

El hijo de la cantante aporta más detalles de la batalla que mantiene sobre la herencia que le legó su padre hace 36 años

Kiko Rivera ejerciendo de Dj.
Kiko Rivera ejerciendo de Dj.Jesús M. Izquierdo (Cordon Press)

La batalla por la herencia de Francisco Rivera Paquirri prosigue. Su hijo Kiko ha lanzado nuevas acusaciones contra su madre, Isabel Pantoja, a las que hace dos meses acusó de haber manejado a su antojo el legado del torero. Otra vez ha recurrido a una revista, Lecturas, para hablar. “ Mi madre me debe 3 millones pero no quiero verla en la cárcel”, ha dicho. “Tengo motivos para demandarla, pero no quiero meterla en la cárcel”.

Todo comenzó cuando por primera vez Kiko Rivera habló de la herencia. “Cuando tenía 18 años fui con mi madre a firmar algo y no sé lo que firmé”, desveló. Desde entonces madre e hijo han cortado relaciones he iniciado una batalla legal. Abogados de ambas partes revisan las condiciones del reparto mientras que los otros descendientes del torero Francisco y Cayetano Rivera Ordóñez luchan también por recuperar las pertenencias que su padre les legó cuando murió hace ya 36 años.

En esta nueva entrega el dj habla del proceso personal que está viviendo. “Ha sido muy complicado. No deja de ser mi madre”, confiesa “¡Ese dolor lo tengo! ¿Sabes lo que ha sido este último fin de año?. Desde que tengo uso de razón lo he pasado en Cantora. ¡Es tan duro ser huérfano sin serlo!”. Interrumpido el contacto, son familiares y amigos quienes le informan sobre su madre. “Mi prima y mi hermana me dicen que está de puta madre, que está más delgada pero que es normal. Una amiga me dice que está fatal”. Él por si en alguna ocasión tiene la tentación de comunicarse con ella ha decidido tomar una drástica medida. “He tenido que borrar el número de teléfono de mi madre para no llamarla”, asegura.

Pantoja permanece recluida con su hermano Agustín y la madre de ambos en Cantora. “A lo mejor he sido un estorbo entre mi tío y mi madre y ahora es cuando están a gusto”, dice. Su tío se ha convertido en el principal consejero de la artista. Es quien gestiona su carrera, sus finanzas y quien le aconseja sobre cómo afrontar esta crisis que va más allá del ámbito familiar.

No parece que Isabel Pantoja esté dispuesta a acercar posturas. Todo lo contrario. Hace solo unos días, la tonadillera envió a recoger el coche que había regalado en parte a su hijo para que las hijas de este, sus nietas, se desplazaran. En la guerra de reproches la artista hizo público el gesto que había tenido con sus nietas. El coche ya no está en la puerta de la casa de Kiko Rivera y ella además de recogerlo ha decidido romper también todo contacto con ellas. Ni en Navidad, ni en Reyes la abuela ha tenido un detalle con las pequeñas.

La misma frialdad preside las relaciones de Pantoja con su hija Isa quien tuvo que saltar una valla para acceder a Cantora el día que quiso ver a su madre.

De los problemas económicos, Kiko ha revelado que cuando su madre tuvo que pagar la fianza o la multa antes de ingresar definitivamente en prisión, él pidió una hipoteca de 1,2 millones de euros para ayudarla, esa era la cantidad total que debían abonar. Después ha conocido que su tío, Agustín Pantoja, y su madre pidieron más dinero a otros amigos y allegados. “¿Por qué me habéis hecho firmar para pedir un dinero que ya teníais? ¿Dónde está ese dinero?”, se pregunta ahora.

El reparto de la herencia de Paquirri sería lo que sumaría casi 3 millones a la deuda de su madre con Kiko. “Mis abogados me dicen que la única solución es la querella contra mi madre. Pero no puedo. Supón que ha cometido algún delito. Tiene antecedentes penales”. Aunque afirma que tiene motivos para demandarla porque “ha hecho mal las cosas”, cree que no podrá hacerlo por principios.


Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS