Isabel Pantoja afirma que no tiene fondos ni intereses en paraísos fiscales

La cantante ha recurrido a un despacho de abogados para emitir un comunicado en el que rechaza las insinuaciones de su hijo, Kiko Rivera, sobre la existencia de dinero fuera de España

Isabel Pantoja y su hijo Kiko Rivera en una gala del programa 'Supervivientes', en Madrid en 2019.
Isabel Pantoja y su hijo Kiko Rivera en una gala del programa 'Supervivientes', en Madrid en 2019.Diego Puerta (GTRES)

El pasado domingo Kiko Rivera, el hijo de Isabel Pantoja y el desaparecido torero Francisco Rivera Paquirri, volvió a aparecer en televisión para ser entrevistado en Telecinco sobre el conflicto que mantiene con su madre por la herencia que le dejó su padre, que falleció el 26 de septiembre de 1984 en la plaza de toros de Pozoblanco tras sufrir una cornada. “Mi parte de Cantora (la finca que fue propiedad de su padre) está a la venta”, dijo durante la conversación. También contó que han desaparecido más de 2,6 millones de euros de la herencia de su padre y habló sobre que su madre está siendo investigada por Hacienda. “Por lo que ha salido en televisión le están haciendo una investigación de Hacienda con efecto retroactivo. Fue lo que nos ha pasado a todos, y he te terminado de pagarlo. ¿El culpable de que la estén investigando en Haciendo soy yo? Por favor, ¡basta ya!”, dijo durante el programa.

Culpable o no culpable de este nuevo episodio que está viviendo Isabel Pantoja, lo cierto es que la cantante que se había mantenido enclaustrada en la finca en la que vive próxima a Sevilla y en absoluto silencio frente a las acusaciones de su hijo, sí ha reaccionado a su última intervención televisiva. La tonadillera ha recurrido a su abogado, Juan Fernández Ramos, que lleva parte de sus temas legales desde 2019, y a través de él ha hecho público un comunicado en el que aclara algunos puntos sobre la venta de la casa de Marbella que compartió con Julián Muñoz, Mi Gitana, y declara que son “falsas todas las manifestaciones sobre fondos o intereses en paraíso fiscal alguno”.

Sobre las manifestaciones que Kiko Rivera realizó en relación a Mi Gitana, mostrando un documento judicial y denunciando supuestas irregularidades en su venta en 2015, el comunicado dice lo siguiente: “En relación a las recientes manifestaciones en medios de comunicación referidas a Doña Isabel Pantoja Martín y Panriver 56 SL sobre la base de una filtración de un documento judicial, queremos poner de manifiesto que Doña Isabel Pantoja Martín en la venta del inmueble sobre la que versa dicho documento nunca tuvo participación como representante ni a título personal. Actualmente ni Isabel Pantoja Martín ni Panriver 56 SL tienen acusación de delito alguno estando pendiente de resolver judicialmente el archivo y sobreseimiento pedido por esta parte. Panriver 56 SL vendió dicha finca pagando todas y cada una de las deudas que pesaban sobre ella, conforme a nota simple pública de cargas al Registro de la Propiedad nº 3 de los de Marbella”.

El letrado también deja claro en el comunicado, en una clara advertencia a Kiko Rivera, que da al traste con un posible arreglo entre madre e hijo, que su representada se reserva “cuantas acciones en defensa de su honor e intimidad le correspondan”.

Isabel Pantoja compró Mi Gitana en abril de 2004, una vivienda ubicada en la exclusiva urbanización marbellí de La Pera. 800 metros cuadrados construidos sobre una parcela de 3.500 y donde vivieron la cantante y Julián Muñoz cuando eran pareja. El inmueble se vendió en marzo de 2015 por un precio que se estimó en dos millones de euros a un empresario británico que decidió demoler la construcción para realizar otra nueva. La reacción de Isabel Pantoja, los meses de enfrentamientos y la situación de estrés emocional que ha debido provocar en ella y en su hijo, están pasando factura a todos ellos. La cantante no ha dado muestras en ningún momento de lo que siente porque ha elegido mantenerse en absoluto silencio, pero Kiko Rivera parece que anda subido a una montaña rusa de emociones.

Después de su última entrevista televisiva, que muchos medios atribuyen a su afán de recaudar dinero para terminar de solventar sus deudas con Hacienda y la precaria situación económica en la que se encuentra, Kiko Rivera ha comunicado en sus redes sociales que se retira de la televisión por un tiempo porque necesita recuperar su vida y sanarla, ya que su salud mental pende de un hilo. El DJ confesó también en televisión hace unos meses que ha tenido problemas con las drogas y que estaba en plena lucha contras sus adicciones. Ahora, la situación que vive con su madre, parece estar pasándole factura: “Estoy mentalmente destrozado. Todo lo que he contado es verdad. Que me he llevado una desilusión tremenda con mi familia, con mi madre, mi tío... Horroroso. Tengo mal humor, peleo con mi mujer, peleo con mis amigos, hay veces que no tengo ganas absolutamente de nada. Voy a tomar la decisión de apartar un poco todo esto, centrar mis energías en mi música”, ha manifestado Kiko Rivera en su publicación en Instagram.

Y continúa afirmando que seguirá luchando por la herencia que le corresponde de su padre, Paquirri, pero que lo hará “judicialmente”. “No tengo ganas de volver a sentarme en un plató y salir destrozado”, asegura, “voy a mirar por mí, por mi salud, por estar bien con mi mujer, porque nos afecta, y mucho”.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS