Kim Kardashian, un divorcio televisado de 1.800 millones de euros

La estrella de la telerrealidad contará los detalles de su separación en dos ‘realities shows’, en los que ya no aparecerá quien ha sido su marido durante siete años, Kanye West

Kim Kardashian y Kayne West, en una entrega de premios en Nueva York en noviembre de 2019.
Kim Kardashian y Kayne West, en una entrega de premios en Nueva York en noviembre de 2019.JASON SZENES (EFE)

El divorcio de Kim Kardashian y Kanye West se anunció el pasado 6 de enero y se hizo oficial el pasado viernes, pero los detalles se sabrán a partir del próximo mes de marzo y por televisión. Como no podía ser de otro modo, la familia californiana hará caja con sus desgracias y contará en sus dos realities shows, el que está a punto de acabar y el que ya rueda sus inicios, cómo ha sido la descomposición de uno de los matrimonios más mediáticos del planeta. Una unión cuyas fortunas unidas se estiman en unos 1.800 millones de euros, 1.100 de West y algo más de 700 Kardashian.

A primeros de septiembre de 2020 se anunciaba, tras 20 temporadas, el final del programa de telerrealidad que ha cambiado el mundo del entretenimiento, Keeping Up With The Kardashians. Será en el mes de marzo cuando la última temporada del show estrenado en 2007 verá la luz. En ella se reflejarán los últimos meses de 2020, puesto que la grabación acabó justo en enero de 2021, en el momento en el que se anunció el divorcio de la célebre pareja.

Sin embargo, los espectadores no se quedarán con las ganas de saberlo todo aunque, eso sí, tendrán que esperar. Tras bajar la persiana del ya finiquitado programa de la cadena E! —que pagó más de 100 millones de dólares (85 millones de euros) por las tres últimas temporadas— la familia estrenará uno nuevo en las plataformas del conglomerado Disney: en Hulu en EE UU y en Star+ a nivel internacional. Esa primera temporada ha empezado a grabarse ya, por lo que los detalles del divorcio, la custodia y la división de sus economías quedarán reflejadas en este nuevo formato, según el británico The Sunday Mirror.

Además, según el diario Daily Mail, Kardashian se siente segura con la decisión que ha tomado después de siete años de matrimonio: la pareja se casó en el Forte Belvedere de Florencia en mayo de 2014. “Kim está lógicamente triste, pero también confiada en la decisión de divorciarse de él, porque sabe que es lo mejor tanto para ella como para su familia”, ha declarado una fuente conocedora del caso. De hecho siente como si llevara divorciada meses. Ha sido mucho tiempo y se siente aliviada de poder pasar página”. La máxima preocupación de la empresaria sería el bienestar de los cuatro hijos que tiene junto a West: North, Saint, Chicago y Psalm, de entre siete años y 21 meses. Al parecer la mayor sí comprende parte del proceso, pero gente del entorno de la familia dice que los niños no están muy sorprendidos porque están acostumbrados a ver a sus padres pasar tiempo separados.

Lo que no se espera es que Kanye West forme parte ni del reality show que acaba —apenas aparecía en sus últimas temporadas— ni del que empezará próximamente. Pero que no participe de forma directa no significa que no sea protagonista indirecto del mismo. Su vida y su relación se desmenuzarán paso a paso en la serie, como ya ocurrió en 2011 con el divorcio de Kim Kardashian de quien fue su marido durante apenas 72 días, el jugador de baloncesto Kris Humphries.

De hecho, Kardashian ha vuelto a confiar en quien fue su abogada en aquel momento, Laura Wasser, para que lleve las riendas de la que será su tercera separación. Wasser es una de las más prestigiosas letradas en estos asuntos, pide un anticipo de 23.000 euros por sus servicios y cobra casi 1.000 euros por hora de servicio. Ella representó a Angelina Jolie en su divorcio de Billy Bob Thornton (también contra Brad Pitt, pero acabaron mal y la actriz prescindió de sus servicios), a Melanie Griffith frente a Antonio Banderas, a Ashton Kutcher ante Demi Moore o a Nicole Kidman frente a Tom Cruise.

Según lo que se ha filtrado del contrato prenupcial, Kardashian, de 40 años, espera recibir de West, de 43, un millón de dólares (unos 820.000 euros) por año de matrimonio, se quedaría con todas las joyas y regalos y sería beneficiaria del seguro de vida del rapero, estimado en 20 millones de dólares. Pero todo ello se basa en un acuerdo de hace siete años que, aunque millonario, parece obsoleto. En 2014, el cantante poseía una fortuna de 100 millones de dólares (81 millones de euros) y ella de 40 millones de dólares (32 millones de euros), pero ahora acumulan juntos cifras que rozan los 2.000 millones de euros.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS