Carlos de Inglaterra y Diana Spencer, 40 años del compromiso que marcó la historia del Reino Unido

Su noviazgo duró apenas seis meses, se casaron sin conocerse mucho y forzados por la presión hacia el heredero para que contrajera matrimonio

Carlos de Inglaterra y  Diana Spencer, el día del anuncio de su compromiso el 24 de febrero de 1981.
Carlos de Inglaterra y Diana Spencer, el día del anuncio de su compromiso el 24 de febrero de 1981.RON BELL

La primera vez que Carlos de Inglaterra y Diana Spencer se vieron el príncipe tenía 29 años y Lady Di solo 16. Fue un encuentro casual, pero el destino quiso que tres años después, en 1981, la pareja se comprometiera. El mundo quedaba fascinado con la que parecía una bonita historia de amor con final feliz, pero desconocía que detrás de esa imagen de unos novios que anunciaban su boda había tensión, dudas y obligaciones. Carlos llegó a ese momento forzado por su familia para cumplir con el deber que tenía como heredero al trono de dar continuidad a la estirpe. Diana lo hizo ensimismada por el papel al que accedía e ilusionada pensando que iba a ser capaz de que su prometido olvidara a Camilla Parker, por entonces amante del heredero al trono británico.

En The Diana Chronicles, la periodista Tina Brown escribió que Diana le dijo a sus amigos años antes de comprometerse que algún día se casaría con el príncipe, pues él sería “al único hombre en el planeta al que no se le permitiría divorciarse de mí”. Ella misma le confesó más tarde al biógrafo Andrew Morton, autor de Diana: Her True Story, que sus primeros pensamientos sobre Carlos fueron poco efusivos. Recordaba haber pensado: “Dios, qué hombre tan triste”. Diana también reveló lo difícil que fueron esos primeros días, lo difícil de salir con un príncipe: “No era consistente con su cortejo. Me llamaba todos los días durante una semana, y luego no me hablaba durante tres. Muy raro, pensé: ‘Bien. Bueno, él sabe dónde estoy si me quiere’. La emoción cuando solía llamar era inmensa e intensa; las otras tres chicas de mi piso se volvían como locas”. Se equivocó en lo del divorcio, pero acertó en todo lo demás.

Fue un breve noviazgo, de solo seis meses, en el que se vieron muy poco. Eran casi unos desconocidos cuando el palacio de Buckingham anunció, hace ahora 40 años, su compromiso. “Con placer la reina y el duque de Edimburgo anuncian el compromiso de su amado hijo, el príncipe de Gales, con Lady Diana Spencer, hija del conde Spencer y la honorable señora Shand Kydd”, decía el comunicado oficial del 24 de febrero de 1981.

Foto de febrero de 1981 en el palacio de Buckingham, tras el anuncio de la boda de Carlos de Inglaterra con Diana Spencer.
Foto de febrero de 1981 en el palacio de Buckingham, tras el anuncio de la boda de Carlos de Inglaterra con Diana Spencer.cordon press

Diana y Carlos de Inglaterra posaron en los jardines de palacio. Ella vestida con un traje azul que hacía juego con el anillo de brillantes y zafiros que lucía en su mano como señal de compromiso, ese mismo que convertido ya en una leyenda lleva ahora Kate Middleton. Luego, la pareja concedió una entrevista a la BBC. En ella, Carlos desveló que había hecho la pregunta solo tres semanas atrás: “Ella había planeado ir con su madre a Australia durante bastante tiempo, entonces pensé: ‘Bueno, le preguntaré para que tenga la oportunidad de pensarlo cuando esté fuera y decidir si puede soportar toda la idea, o no, según fuera el caso”. Sin embargo, Diana dijo que sí “de inmediato”. Cuando se le preguntó a Diana cómo haría frente a su papel, respondió: “Bueno, naturalmente, es bastante abrumador, pero espero que no sea demasiado difícil, y con el príncipe Carlos a mi lado no puedo equivocarme”.

El príncipe Carlos y Diana Spencer se casaron en la catedral de San Pablo el 29 de julio de 1981, en Londres, cinco meses después del anuncio oficial de su compromiso. La boda fue seguida por 750 millones de personas en todo el mundo a través de la televisión. Comenzaba así una historia que ha marcado para siempre a la familia real británica y que ha servido de guion para decenas de libros y series de televisión. Un matrimonio que se rompió definitivamente cuando Diana concedió esa entrevista en la que desveló que en su matrimonio eran tres. Camilla nunca desapareció de la vida de Carlos como ahora Diana no se ha borrado de sus vidas. Desde su muerte, ocurrida en París hace casi 24 años, el heredero al trono lucha contra su memoria instalada entre los ciudadanos que siguen viendo en ella a la Princesa del pueblo. Carlos de Inglaterra vive feliz con Camilla Parker Bowles, pero en su historia de amor también siguen siendo, pese a todo, tres a los ojos del gran público.

El príncipe de Gales, Carlos de Inglaterra, besa en la mano a su flamante esposa Lady Diana Spencer, en el balcón del palacio de Buckingham, el día de su boda, en 1981.
El príncipe de Gales, Carlos de Inglaterra, besa en la mano a su flamante esposa Lady Diana Spencer, en el balcón del palacio de Buckingham, el día de su boda, en 1981.AP
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción