La semana de la moda madrileña termina entre reivindicaciones y ganas de volver a celebrar

Este domingo comienza Madrid es Moda, una iniciativa para acercar a diseñadores y clientes, que quiere contribuir a paliar las caídas de ventas provocadas por la pandemia y resucitar el sector

Cierre del desfile de Otrura, la marca ha ganado el  L’Oréal a la mejor colección de esta edición.
Cierre del desfile de Otrura, la marca ha ganado el L’Oréal a la mejor colección de esta edición.Getty

Se hicieron test de antígenos diarios a los participantes, se repartieron mascarillas y había dispensadores de gel hidroalcohólico en cada esquina. La Semana de la Moda madrileña cerró ayer sus puertas tras cuatro días, más de una veintena de desfiles presenciales y las gradas a un 30% de capacidad. “Hay que apoyar. Es complicado terminar una colección ahora que los tiempos se alargan, pero el desfile sigue siendo la mejor herramienta de comunicación. Cuando nos llamaron dijimos que sí al momento”, comentaba Custodio Dalmau, de Custo Barcelona, en las horas previas a su show del viernes. “Puede que en estos últimos meses se haya denostado al desfile, pero para nosotros sigue siendo crucial, sobre todo los que tienen discurso, una intención y un mensaje detrás. Además, si no estás, luego no puedes o no deberías opinar”, dice Sergio de Lázaro quien, junto a Verónica Abián, forma Otrura, la marca que debutó en la pasarela madrileña el pasado jueves y que ganó el premio que otorga L’Oréal a la mejor colección. Su firma resulta poco convencional dentro del entorno de la moda española: practican la sastrería contemporánea, prendas para el día a día centradas en el corte y los matices y se autodenominan “casa de moda contemporánea” para restarle protagonismo al diseñador y concedérselo a los oficios que hacen posible su trabajo. El mensaje de su desfile estaba claro: poner en valor el trabajo del personal de su taller en Ciudad Real, “la España vaciada”, dicen.

Más información
La soprano Beatriz Diaz y la atleta Ruth Beitia toman de la mano a Juan Carlos Mesa, director creativo de Angel Schlesser, en su desfile en Mercedes-Benz Fashion Week Madrid.
La moda se hace baile y reivindicación política en la tercera jornada de la pasarela de Madrid

No han sido los únicos que han utilizado la pasarela como vehículo para la reivindicación. De hecho, si por algo han destacado estos cuatro días de desfiles ha sido por los alegatos que cada diseñador o marca ha hecho a través de sus colecciones. Otrura y otro debutante, Pablo Erroz, han centrado su discurso en la importancia de la artesanía nacional y en la recuperación del oficio. En Ángel Schlesser y en Maison Mesa la marca homónima del director creativo de ambas, Juan Carlos Mesa, se habló de diversidad en sentido amplio, con modelos de distintas edades, tallas, razas y cuerpos. Ulises Mérida dio forma a su colección junto a 12 mujeres víctimas de la trata para dar visibilidad a este problema y Eduardo Navarrete montaba en el Florida Retiro el pasado jueves su ‘teatro chino’ una gran fiesta en homenaje a Manolita Chen, la artista transexual que derribó barreras durante la Transición.

Una de las creaciones de Ángel Schlesser durante el desfile de la Mercedes Benz Fashion Week Madrid, este sábado.
Una de las creaciones de Ángel Schlesser durante el desfile de la Mercedes Benz Fashion Week Madrid, este sábado.Juan Naharro Gimenez (Getty)

La fiesta o mejor dicho, las ganas de fiesta, fue la idea que sobrevoló en buena parte de las colecciones. No solo porque muchos diseñadores nacionales, como Fernando Claro, Hannibal Laguna o Isabel Sanchís centren buena parte de su negocio en las ocasiones especiales o las prendas por encargo, sino sobre todo porque la situación actual lo demanda, ese momento de transición hacia una nueva normalidad que ha cambiado para siempre nuestra relación con la ropa: Ágatha Ruiz de la Prada proponía prendas de corte funcional y práctico, Maya Hansen combinaba la estética futurista del látex con la simplicidad del paño, Custo Barcelona hace lo propio con sudaderas salpicadas de tejidos brillantes o pantalones iridiscentes con el corte de un chándal y Brain & Beast rescataba literalmente los pequeños objetos que moldean sus recuerdos familiares para hablar de un futuro cercano en el que la moda combinará funcionalidad y poder de evasión, artesanía y carisma.

Uno de los modelos de Brain and Beast para la próxima temporada otoño-invierno.
Uno de los modelos de Brain and Beast para la próxima temporada otoño-invierno.Getty

Pero esta fiesta no ha terminado. De hecho, acaba de empezar. El domingo una cabalgata en el Paseo del Prado sirve como pistoletazo de salida de Madrid es Moda, una iniciativa que, como paso lógico al desfile tradicional, busca acercar a los diseñadores con el cliente final. “Surgió hace cinco años, cuando en las reuniones nos dábamos cuenta de que faltaba ese punto. En otras semanas de la moda la ciudad entera participa e involucra a sus habitantes”, comenta Pepa Bueno, directora ejecutiva de la Asociación de Creadores de Moda de España (ACME). En el pasado intervinieron las calles, decoraron escaparates y se fueron haciendo visibles. Con la pandemia llegó el apoyo del Ayuntamiento de Madrid y un nuevo centro de operaciones, el MediaLab Prado. Muchas de las firmas involucradas presentarán sus colecciones de esta primavera (es decir, las que ya están a la venta) en distintos puntos de la capital, pero todas tienen un espacio en este centro multidisciplinar para vender su trabajo a todo el que quiera acercarse. “Se accede con cita previa, y tenemos a cuatro estilistas asesorando al cliente. Se podrán probar las prendas y después adquirirlas en una página web habilitada para ello”, explica Pepa Bueno. La pandemia afectó especialmente al sector de la moda española, con una caída en las ventas de, en el mejor de los casos, el 30%. Ya no se trata solo de poner en valor la moda de autor nacional, también de resucitarla. Porque, como comentaba Eduardo Navarrete tras su desfile: “La moda es una fiesta y un motivo de celebración, pero por encima de todo es un negocio. Y yo quiero vender”.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS