La nueva vida de Pau Gasol en Barcelona

El ala pívot está cumpliendo un doble sueño tras fichar por el Barça: enseñar a su esposa e hija las costumbres de su tierra y prepararse para los Juegos Olímpicos

El ahora jugador del Barcelona Pau Gasol.
El ahora jugador del Barcelona Pau Gasol.CHEMA DIAZ

Llevaba dos años sin jugar un partido y le han bastado dos encuentros para volver a ser Pau Gasol. El catalán acaba de sumar su primera victoria en la liga ACB y lo que es más importante, se ha reencontrado con su capacidad anotadora, consiguiendo sus primeros puntos en una cancha de baloncesto en esta nueva etapa, la de su regreso a casa. El mejor deportista español de la historia en deportes de equipo fue presentado con el Barça el 29 de marzo, y ha vuelto para, según sus palabras, “ayudar y disfrutar”. Una grave lesión y la pandemia dieron un giro a la vida del ala pívot, que se centró en su vida familiar para cumplir el sueño de la paternidad.

El pasado septiembre vino al mundo su primera hija, Elisabet Gianna, y tras ese feliz momento Pau decidió perseguir el objetivo de no abandonar el baloncesto como un jugador lesionado sino como el ganador que siempre ha sido. Quería poner el broche de oro a su brillante carrera compitiendo en los Juegos Olímpicos de Tokio, y para ello ha vuelto a sus orígenes y ha fichado por el club donde todo empezó. Atrás quedan dos décadas jugando en la NBA en seis franquicias estadounidenses y donde se ha proclamado dos veces campeón de la liga, siendo el primer español en conseguir el preciado anillo. Hoy, una vez instalado en la ciudad condal, disfruta de sus amistades de siempre y de una nueva vida en su tierra, donde tiene buena parte de sus negocios e inversiones.

En el acto de su presentación con el Barcelona, Gasol no paró de elogiar a su mujer, Cat McDonnell, y a la pequeña Ellie, de seis meses. Pau es consciente del esfuerzo que ha supuesto para su esposa dejar su vida en Estados Unidos y su carrera profesional, y al mismo tiempo lo que más ilusión le hace de su regreso a España es poder compartir con ella los placeres y costumbres de Cataluña. Eso y volver a sentirse jugador de baloncesto han sido las únicas motivaciones para su fichaje por el equipo azulgrana. En ningún caso el dinero, ya que su contrato por lo que resta de temporada es de 30.000 euros brutos, unos 6.000 euros netos al mes durante los cuatro meses que quedan de competición. Una cifra a años luz de los más de diez millones al año que llegó a ganar en sus mejores momentos en la NBA. Es más, se llegó a decir que iba a jugar gratis en el Barça, pero la liga ACB no permite esta opción y exige que los jugadores cobren un mínimo.

Pau va a cobrar ese mínimo. Desde que llegó a la mejor liga del mundo en 2001 (siendo el segundo español de la historia en dar ese salto tras Fernando Martín), en concreto a los Grizzlies de Memphis, Gasol ha ganado unos 180 millones de euros, y gran parte de esa fortuna la ha invertido en Barcelona. En la capital catalana tiene una casa espectacular en el barrio de Sant Gervasi, y aparte de su sueldo como jugador, mantiene desde 2019 otro contrato con el FC Barcelona como embajador de la entidad en Estados Unidos.

Además, posee otras propiedades en otras zonas de España como Guadalajara y comparte con Rafa Nadal la cadena de restaurantes Tatel, sin contar los contratos publicitarios millonarios con firmas como Nike. El catalán, premio Princesa de Asturias de los Deportes, se siente especialmente orgulloso de la Gasol Foundation, que comparte con su hermano Marc y que esta misma semana ha lanzado un proyecto para promover la salud infantil.

El mayor de los Gasol siempre se ha preocupado por la infancia, pero más aún desde el nacimiento de su hija Ellie. Desde hace un mes ha empezado a enseñarle a la pequeña y a su esposa Cat sus rincones favoritos de Cataluña y, por lo visto en sus cuentas de Instagram, ya han podido disfrutar de un buen café con churros. Para la californiana no es algo nuevo del todo, ya que ha visitado España en más de una ocasión, y de hecho celebraron una segunda boda en el Ampurdán después de la oficial, que se ofició cerca de San Francisco, en California.

Otro aliciente para Pau es estar cerca de sus padres, Agustí y Marisa, y de grandes amigos como Juan Carlos Navarro, flamante director deportivo del equipo que comparten, o Álex Mumbrú. Compañeros de la Selección que les mandaron un ramo de flores a él y a su mujer para darles la bienvenida a Barcelona.

Con 40 años, la nueva vida de Pau Gasol está cargada de cambios y nuevas ilusiones. A corto plazo, el principal objetivo es llegar en condiciones óptimas a los Juegos. Tras la cita olímpica, llegará el momento de la decisión clave, que no es otra que retirarse o seguir jugando un año más.

Lo único seguro es que retirado o no, Pau seguirá vinculado a Estados Unidos de por vida. Adora a su familia política, y Cat McDonnell ha desarrollado una carrera dentro del ámbito de la comunicación en algunas de las empresas más prestigiosas de Norteamérica. También ha dejado a grandes amigos al otro lado del Atlántico, como la familia del fallecido Kobe Bryant, con la que está muy unido. Por ahora, lo que centra la atención de Pau es el Barça, su familia, su nueva vida en su tierra y la oportunidad de volver a disfrutar de minutos de baloncesto, todo un regalo para sus fans y para todos los amantes del deporte.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS