Michael Kors, 40 años de fiesta

El diseñador estadounidense celebra el aniversario de su firma con una colección que evoca la alegría y el glamur de Broadway

Karen Elson, en el vídeo con el que se presentó la colección de Michael Kors, este martes.
Karen Elson, en el vídeo con el que se presentó la colección de Michael Kors, este martes.Michael Kors

Durante este último año, Michael Kors hizo 30 desfiles por Zoom. Y en todos, el mensaje de sus clientas era unánime: “Queremos volver a arreglarnos, a vestirnos, a sentirnos estupendas”. Así, para celebrar los 40 años de su marca el diseñador estadounidense no tuvo que pensar demasiado: su colección sería una fiesta. Y esa yuxtaposición entre “glamur y sencillez” que ha definido su firma se pondría al servicio de un único objetivo: “hacer que la gente se divierta, levantarles el ánimo”. No es un propósito modesto en estos tiempos. Pero su condición de cachorro de Studio 54 y cuatro décadas vistiendo las soires más sofisticadas de Nueva York —además de a la presidenta de la Cámara de Representantes de EE UU Nancy Pelosi— le legitiman para ello.

Naomi Campbell, en la presentación de la nueva colección de Michael Kors este martes.
Naomi Campbell, en la presentación de la nueva colección de Michael Kors este martes.Michael Kors

El lunes, Kors explicaba en una rueda de prensa virtual estos y otros detalles, pero se reservaba los golpes de efecto para la presentación del día siguiente. A saber: banda sonora a cargo de Rufus Wainwright —interpretando City Lights, New York State of Mind y There’s No Business like Show Business—, y caminando por las calles desiertas de Broadway una selección de modelos a través de la que se narrase la historia de la moda contemporánea: Naomi Campbell, Helena Christensen, Carolyn Murphy, Ashley Graham, Shalom Harlow, Bella Hadid , Alek Wek e Irina Shayk, entre otras. Todas respondieron a la llamada del hombre que llevó la relajación y el estilo casual del mundo rural estadounidense al armario urbano; y que construyó sobre él una compañía, Capri Holdings, que hoy posee, además de su firma, Versace y Jimmy Choo. Todo, después de entrar en bancarrota en 1993: una auténtica historia de superación estadounidense.

Varias modelos en el desfile de Michael Kors celebrado este martes.
Varias modelos en el desfile de Michael Kors celebrado este martes.Michael Kors

Antes del show, varios actores como Billy Porter, Bette Midler, Rosario Dawson o Debra Messing participaron en un vídeo para promocionar y anunciar el desfile. La razón: la colección estaba inspirada en Broadway y, además, Kors y su compañía habían realizado una donación a la organización The Actors Fund “para apoyar la industria teatral”. A través de la pantalla del ordenador, el diseñador aseguraba que estaba deseoso de volver al directo: conciertos, obras de teatro y, por supuesto, desfiles. “A la vieja usanza, aunque sean solo para 10 personas”, explicaba.

El diseñador Michael Kors, en la presentación de su nueva colección.
El diseñador Michael Kors, en la presentación de su nueva colección.Michael Kors

Sin embargo, la vida digital y pandémica le ha puesto en bandeja una de las ideas más singulares de esta colección. “Yendo a los restaurantes, donde ya no hay cartas sino códigos QR, se me ocurrió que podíamos utilizarlos en algunos de nuestros vestidos”. Dicho y hecho: 16 de sus prendas para la próxima temporada otoño-invierno 2021 los incluyen y, a través de ellos, información sobre la composición y la historia del diseño, especialmente interesante en modelos como el abrigo rojo acharolado que Cindy Crawford lució por primera vez en 1991 y que Kors recupera para esta colección de autohomenaje.

Varias modelos desfilan para Michael Kors.
Varias modelos desfilan para Michael Kors.Michael Kors

“Este año, hemos entendido la importancia del abrigo y cómo, si se elige bien, puede cambiar totalmente nuestra apariencia y hasta nuestro estado de ánimo”, explica Kors que declina la prenda desde su interpretación más sartorial hasta el plumífero, estampado en cuadros o con aperturas bajo las mangas que permiten llevarlo como una capa. “Son el antiplumífero negro aburrido, no te equivoques. Son una versión urbana, glamurosa y limpia”. En cualquier formato, el diseñador los combina con minifaldas de reminiscencias noventeras. “Fui el primero en subir a la pasarela a una modelo con una falda tan corta y sin medias. Cathy [Horyn, crítica de moda de The Cut] dijo que estaba loco. Todo el mundo pensó que estaba loco, pero estamos deseando salir a la calle, y cuando lo hagamos, querremos enseñar piel”, sentencia.

Mientras la vacunación sigue su curso y los confinamientos, también, Kors no olvida que nos relacionamos a través de videollamadas. “Este es un vestido Zoom perfecto”, cuenta señalado una pieza con lentejuelas y un grandilocuente cuello de plumas. El creador está convencido de que tras la covid vendrá el exceso, pero asegura que si algo ha aprendido en sus 40 años de carrera es que la clave para sobrevivir es mantenerse fiel a uno mismo, lo que en su caso significa seguir apostando por esas piezas atemporales y urbanas, pero poderosas; prendas que permiten conquistar el parqué de la Bolsa y la pista de baile. No en vano, el creador se crio a los pechos de Studio 54. Porque como defiende Kors, hay cosas que solo dejan huella en directo.

Inicia sesión para seguir leyendo

Sólo con tener una cuenta ya puedes leer este artículo, es gratis

Gracias por leer EL PAÍS
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS