El Tribunal Supremo rechaza el recurso de Javier Santos que reclama la paternidad de Julio Iglesias

Los magistrados entienden que “no concurre el interés casacional alegado por el recurrente” y declara firme la sentencia de la Audiencia de Valencia imponiéndole además las costas del proceso

Javier Sánchez Santos en los juzgados de Valencia en 2019.
Javier Sánchez Santos en los juzgados de Valencia en 2019.Jose Miguel Fernandez de Velasco
Más información
Javier Sánchez sobre Julio Iglesias: “He llegado a odiar a mi padre. Ahora creo que podríamos ser amigos”

El Tribunal Supremo certifica que Javier Sánchez Santos no es hijo de Julio Iglesias. Según ha informado la Cadena SER, los magistrados de la sala de lo civil declaran firme la sentencia de la Audiencia de Valencia en la que no se le reconoce como hijo del artista y han decidido no admitir el recurso presentado por el valenciano porque entienden que el caso ya fue juzgado en el pasado y no procede una nueva decisión. El TS ha impuesto además las costas del proceso a Sánchez Santos entendiendo que la resolución recurrida “al apreciar el efecto de cosa juzgada, no entró en el fondo de la cuestión sustantiva, por lo que no hubo infracción de normas sustantivas”.

Javier Sánchez Santos, de 44 años, lleva tres décadas luchando para que los tribunales le reconozcan como hijo de Julio Iglesias, uno de los artistas con más discos vendidos de la historia. La exbailarina portuguesa María Edite Santos, con la que el cantante mantuvo una relación en 1975, fruto de la cual, sostiene, nació Javier, lo intentó en la década de los 90, pero sin prueba de ADN —el artista se negó a hacérsela—, perdió el proceso. Hace casi cinco años, esta vez con una prueba genética en la mano, Sánchez Santos volvió a los juzgados y aunque el juez de Primera Instancia le dio la razón, la demanda finalmente fue desestimada por la Audiencia Provincial de Valencia tras la apelación del cantante.

Entonces, la Audiencia Provincial resolvió que no podía entrar en el fondo del asunto porque ya se juzgó años atrás. “Solo queda que la ley avale a la ciencia”, dijo un decepcionado Javier Sánchez Santos. “Mi lucha es sobre todo por limpiar el nombre de mi madre y demostrar la verdad, y eso ya lo he hecho”, declaró. Igualmente continuó su batalla y el pasado mes de marzo presentó su recurso ante el Tribunal Supremo. La reciente decisión de este tribunal superior no echa por tierra las esperanzas de Sánchez Santos, quien ya aseguró a través de su abogado, Fernando Osuna, que están dispuestos a llevar su caso al Tribunal Constitucional o ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo, si fuera necesario.

Sin embargo y tal y como recalca la Cadena SER, por el momento la sala de lo civil del Tribunal Supremo entiende que “el recurso de casación no resulta admisible por carencia manifiesta de fundamento e inexistencia de interés casacional” después de las alegaciones hechas por la defensa del recurrente ya que plantean “una infracción de naturaleza procesal, ajena al recurso de casación”. Esto significa que el Tribunal Supremo entiende que prevalecen las sentencias de hace casi dos décadas de Valencia y Málaga que, tal y como explicaba la Audiencia Provincial en este comunicado, rechazaron sus demandas de paternidad previas, con sentencias posteriores incluso del Tribunal Constitucional. Esos procesos ya “tenían por objeto la reclamación de paternidad extramatrimonial sin posesión de estado”, dijo entonces la Audiencia.

A finales de 2016, Sánchez Santos contactó con Osuna Abogados, animado por su éxito en otra conocida reclamación de paternidad al torero Manuel Benítez, El Cordobés. El bufete aceptó su caso a sabiendas de que iba a toparse una y otra vez con el argumento de “cosa juzgada”, es decir, su reclamación ya había sido rechazada en otros dos procedimientos anteriores, lo que impide entrar a analizar el fondo del asunto. Mismo argumento que esgrime ahora el Tribunal Supremo.

Pero, lejos de amilanarse, Osuna mandó a Miami a dos detectives que pasaron siete días en la ciudad norteamericana siguiendo a Julio José, el segundo de los tres hijos que tuvo el artista con Isabel Preysler. Recogieron 15 objetos con su material genético —botellas vacías, servilletas, chicles...—, que reflejaron una coincidencia del 99,9% con su presunto hermano.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS