Moda

Los apuros económicos de los Beckham por la firma de moda de Victoria

Tras conocerse sus grandes pérdidas de años anteriores, la diseñadora renuncia a su próximo desfile de septiembre y apuesta por presentaciones digitales o muy reducidas

Victoria Beckham, en un partido del Inter de Miami celebrado en Fort Lauderdale, Florida, en abril de 2021.
Victoria Beckham, en un partido del Inter de Miami celebrado en Fort Lauderdale, Florida, en abril de 2021.Alberto E. Tamargo / Cordon Press

La pandemia ha dejado heridas de muerte, si no completamente hundidas, a multitud de marcas del sector de la moda. Ya en primavera de 2020, a las pocas semanas de empezar la crisis del coronavirus, se preveía en España (donde la moda supone el 2,8% del PIB y el 4,1% del empleo) el cierre de una de cada cuatro empresas y la destrucción de 65.000 trabajos. Una consultoría del pasado febrero calculaba que se habían perdido el 30% de las ventas y el 90% de los beneficios. Según la patronal del comercio textil Acotex, en España las pérdidas rozaron el 40%. Unas cifras dolorosas que afectan a grandes y a pequeños, por mucho nombre y mucha fortuna que tengan detrás. Y una de esas afectadas por una crisis global es Victoria Beckham.

La ex Spice Girl, propietaria desde hace una más de una década de su firma de moda homónima, ha explicado que por el momento no puede permitirse realizar un desfile más. Que en septiembre no exhibirá sus aclamadas prendas, que han vestido desde miembros de la realeza hasta actrices de Hollywood, porque no puede pagarlo. Lo ha explicado en una entrevista al podcast London Rising, del diario británico Evening Standard.

Más información

En ella, Beckham ha explicado que ella cree firmemente que “el mejor modo de ver moda es en un desfile de moda, lo mejor para ver moda, oír moda, ver a modelos con la ropa”. “Es difícil encontrar un modo de ganarle a eso. Hemos intentado lo mejor que hemos podido mostrarlo en un modo digital, pero es difícil”. Ella afirma que espera “haber salido de la pandemia en septiembre”, es decir, en el momento de los desfiles. “¿Haremos un desfile en septiembre? No lo sé. Si soy realmente sincera, la pandemia ha afectado a mi negocio. ¿Estamos en posición de gastar todo ese dinero en un show? No lo sé, probablemente no. Seguramente todavía sea digital”.

“Me encantaría no serlo pero a la vez trato de ser optimista y realista”, cuenta sobre la pandemia y sobre su influjo en la moda. “Ha afectado al negocio. Y soy afortunada de poder tener el mío todavía, pero hacer desfiles cuesta mucho dinero”, reconoce Beckham, que también lamenta que las firmas más grandes puedan seguir acogiendo estos espectáculos mientras que las más pequeñas, como la suya propia, no puedan llegar a ello. “Cuando la pandemia nos empezó a golpear, deseé de veras que hiciera de la industria de la moda un campo de juego más justo”, explica. “Pensé que todos estarían obligados a ser más creativos—ya no era cuestión de gastar dinero en todos los grandes espectáculos, en la fantasía, en volar a periodistas de una punta del mundo a otra— pero tristemente eso no pasó. Sigue ocurriendo lo otro. Los grandes desfiles todavía están ahí para las grandes casas, solo que los graban y los cuelgan en sus redes sociales. Lo que creo que es genial para los que pueden... pero para las marcas pequeñas que no, este se ha convertido en un sitio muy, muy difícil donde intentarlo, y al fin y al cabo estás en una competición”.

Por tanto, la diseñadora cree que las casas grandes volverán a sacar la artillería pesada en septiembre mientras que las más pequeñas se verán obligadas a hacer lo que sea: “A probar, a encontrar formas más creativas de llamar la atención, a comunicar las colecciones”. Ella ha pensado incluso hacer una presentación muy pequeña, de manera individual para ciertas clientas, como las que hacía hace años en Nueva York, “con dos modelos y 10 vestidos”. “Me encantaría hacer algo así, lo disfrutaba”, rememora

Lo que es cierto es que la antigua cantante deberá ajustarse mucho en cuanto a sus gastos. Todavía se desconocen formalmente sus cifras con respecto a 2020, pero el año inmediatamente anterior fueron malas. Según una auditoría externa realizada a la empresa y de la que dio cuenta el diario británico Daily Mail el pasado febrero, la empresa perdió en el 2019 más de 13,65 millones de euros. A ello se suma que en 2018 perdió 14, 2 millones de euros, unos 4.500 euros al día. Entre ambos años y desde sus inicios, los auditores calculan unas pérdidas de 53,2 millones de euros, sin contar con lo que pase en 2020.

Tras casi 13 años en el negocio de la moda, ya en 2018 una empresa llamada Neo Investment Partners decidió inyectar unos 33,5 millones de euros al negocio a cambio de quedarse con una inversión minoritaria. Además, en mayo de 2020 Victoria Beckham llegó a pedir ayudas estatales, aunque luego renunció a ellas por el revuelo causado. En cualquier caso, ese dinero no ha sido suficiente para que la situación mejore de forma sustancial, como se leía en el informe de auditoría del pasado febrero: “Existe una incertidumbre material que puede derivar en una duda significativa sobre la capacidad de la empresa para continuar en funcionamiento”.

Porque al margen de los números rojos de esta empresa, la más visible de las de su emporio, a los Beckham no les va nada mal. Sus fortunas personales se estiman, en su conjunto y por los cálculos más conservadores, en unos 380 millones de euros, mientras que Forbes afirma que solo David posee unos 800 millones. De hecho, el exfutbolista está ampliando sus inversiones y ahora apuesta por negocios tan diversos como los eSports o el uso del cannabis. Puede que su próxima inversión tenga que ser para rescatar el imperio textil de su esposa.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50