Fortuny: auge y caída del legendario palacete en el que nació la prensa del corazón contemporánea

El local madrileño propiedad del empresario Javier Merino, que fue un emblema de la España de los noventa, ha salido a subasta por más de 23,5 millones de euros

El actor Brad Pitt y Mar Saura salen de Fortuny en 1997.
El actor Brad Pitt y Mar Saura salen de Fortuny en 1997.AG (GTRES)

1997. Ana Obregón anda de copas con Davor Suker, la estrella absoluta de un Real Madrid que aún preside Lorenzo Sanz. Felipe VI, un joven príncipe soltero, sale por las noches con su gran amigo Álvaro Fuster. El PP acaba de ganar sus primeras elecciones, el vicepresidente del Gobierno, Francisco Álvarez-Cascos, acaba de casarse con Gema Ruiz. España va bien, Madrid bulle y el empresario Javier Merino, conocido entonces por sus proyectos inmobiliarios (principalmente en Marbella) y dueño ya de algunos negocios hosteleros de éxito, se da cuenta de que la capital necesita un local de copas tan sofisticado como divertido que sea capaz de aunar a toda esa gente. Posa su mirada sobre un palacete de estilo francés del siglo XIX de la calle Fortuny, ubicada en el nobilísimo distrito de Almagro, una de las zonas más caras del centro (hoy en día su metro cuadrado está valorado en 6.305 euros), se lo compra al restaurador clásico Florencio Solchaga, quien no había conseguido darle renombre a su propuesta, y ficha a la única persona que en aquel momento podía obrar el milagro que él tenía en mente: el relaciones públicas Óscar Álvarez-Ossorio.

Hijo del fundador del tablao flamenco (del que también era socio el banquero Juan Abelló) en el que se gestó la fusión de Banesto, El Portón, su padre, el andaluz Óscar Ossorio, había sido el artífice la noche diorissima (como la llamaba Umbral) de los ochenta. Ahora, su misión era conseguir lo mismo a finales de los noventa. “Cuando Javier me llamó teníamos encima ya la temporada de terrazas. Pensábamos que no íbamos a ser capaces de hacerlo”, cuenta Álvarez-Ossorio. Merino era socio en una agencia que tenía como grandes fichajes a Mar Flores —quien entonces salía con el naviero gallego Fernando Fernández Tapias, pero estaba a punto de convertirse en la pareja de Cayetano Martínez de Irujo— y a Sofía Mazagatos, que por la época estaba en el candelabro. Ambas acudían allí todas las noches.

Más información
Fernando Fernández Tapias y Nuria González, una sólida sociedad matrimonial
El escándalo que persigue a Mar Flores y su nueva vida

Como cuenta Álvarez-Ossorio, aquel era un modelo de ocio nocturno que ya no existe, que mezclaba restaurante con copas y baile y en el que estaba socialmente aceptado usar a las mujeres como reclamo: un ejército de 25 relaciones públicas iba a buscar clientes a los restaurantes más selectos de la ciudad y se los llevaban allí; otras tantas “chicas imagen”, como las llama él, repartían copas a los recién llegados en un espectacular patio ajardinado. Mientras tanto, él se ocupaba de llevar a empresarios, miembros de la jet-set y aristócratas. “El 15 de agosto, con Madrid supuestamente desierto, le dije a la brigada de camareros al cerrar: ‘Abrid todo el Don Perejil [en alusión al Dom Perignon] que queráis, que hemos facturado esta noche cinco millones de pesetas”. Entonces era una fortuna. El éxito del local ese verano fue tal, que Merino, quien pensaba cerrar en invierno, aceptó la propuesta de Álvarez-Ossorio, quien le dijo que estaba seguro de que funcionaría también en invierno. Y no se equivocó.

Javier Merino sale en moto de Fortuny, en octubre de 2010.
Javier Merino sale en moto de Fortuny, en octubre de 2010.KLA (GTRESONLINE)

En noviembre de aquel mismo año, Brad Pitt vino a España al estreno de Siete años en el Tíbet. Después, claro, fue a Fortuny, donde ya no se servían copas con Coca Cola, sino con Pepsi, pues la marca de refrescos (según cuenta Álvarez Ossorio) pagó casi 100 millones de pesetas al local para conseguir entrar en aquel reino de la diversión. “Los famosos acudían a nosotros porque además de todo les garantizábamos absoluta discreción. No era como ahora, que con los móviles es imposible saber cuándo va a haber una filtración. Yo tenía mis propios fotógrafos, los Escribano”. Lo que no quiere decir que dentro no hubiese prensa del corazón, solo que no había imágenes. “Yo tenía muy buena relación con Lydia Lozano y con Jesús Mariñas, que entonces no eran personajes conocidos, y les decía: ‘Os dejo entrar si me traéis a gente pintona”. Al mismo tiempo, así se enteraban de cotilleos de primera mano (y eran jugosos: Bruce Willis o John Malkovich podían acabar bailando con una marquesa) que luego llevaban al plató del programa de la televisión valenciana Tómbola: la prensa, de hecho, se enteró de que Mar Saura se iba con Pitt porque les llegó un soplo de dentro.

De alguna manera, allí nació una forma de hacer prensa rosa. Así que no es extraño que el dueño del negocio se acabara casando con la entonces gran reina de las revistas del corazón, Mar Flores. Tras unos años iniciales de gloria, en los que además de celebrarse allí las fiestas más sonadas y los photocalls con mayor rotación en las televisiones, Fortuny pasó de sinónimo de divineo y diversión a ser simplemente un clásico elegante, redecorado en 2004 por Pascua Ortega con la intención de que el local no perdiera su aura inicial.

Sin embargo, la crisis de 2008 azotó fuerte. Los hábitos nocturnos del mundo cambiaron para siempre: la gente quería apretarse el cinturón, pero, además, las nuevas generaciones ya no tenían tanto interés en la noche. Desde entonces han cerrado el 64% de las discotecas en España. Había que repensar el negocio, y Merino vio claro que intentar refinar la parte hostelera podía ser una solución de eso. “Yo le sugerí además a Javier que intentase ir a un público más empresarial para sacarle el máximo partido con los eventos, en lugar de ir al copeo duro”, cuenta Mario Martínez, el consultor que ayudó a Merino con el relanzamiento de Fortuny al comienzo de esa década —justo cuando sus deudas con Hacienda se convertían en noticia. El esfuerzo de reorientación, con un nuevo branding, nuevos chefs y convocatorias más selectas fue intenso, pero al local le habían salido fuertes competidores: los cachorros de la jet que se habían criado bailado allí, como Chiqui Calleja o Alonso Aznar, que habían sido capaces de adaptarse a los nuevos gustos de un público más joven que prefería el tardeo y las cenas al trasnoche duro y estaban haciéndose los dueños de Madrid con un nuevo modelo de restauración.

La noticia de que Fortuny ha salido a subasta pública por más de 23,5 millones de euros llega justo después de un año fatídico para todo el sector hostelero. Desde la empresa aún no quieren comunicar qué ocurrirá con la continuidad del negocio: este punto de inflexión puede suponer el final de una era, aunque el nuevo Madrid de Ayuso, capital europea del ocio, quizá sea el inicio de otra.

Sobre la firma

Raquel Peláez

Licenciada en periodismo por la USC y Master en marketing por el London College of Communication, está especializada en temas de consumo, cultura de masas y antropología urbana. Subdirectora de S Moda, ha sido redactora jefa de la web de Vanity Fair. Comenzó en cabeceras regionales como Diario de León o La Voz de Galicia.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS