Ataques de pánico, soledad e hipnosis: Reese Witherspoon revela las dificultades del rodaje de ‘Alma salvaje’

La actriz explica ahora en una entrevista cómo la película que produjo y protagonizó en 2014 fue la más dura de su carrera y cómo le supuso un inmenso cambio personal y profesional

Reese Witherspoon, en un fotograma de 'Alma salvaje'. En vídeo, el tráiler de la película.

La soledad puede ser una compañía más difícil que cualquier otra. Eso descubrió la actriz Reese Witherspoon cuando rodó entre 2013 y 2014 Alma salvaje, la adaptación del libro Salvaje (Wild, en el original), el superéxito de ventas de la autora Cheryl Strayed. Si para Strayed —que además de escribir la historia la había vivido en primera persona— fue duro caminar en casi completa soledad durante casi 1.800 kilómetros, pasando por todas las climatologías y estados de ánimo posibles, el reto tampoco fue fácil para la actriz. Ahora ha contado que enfrentarse a un rodaje así le hizo tener terribles ataques de pánico, que logró superar solamente mediante hipnosis. Pero, al final, relata, se convirtió en la película que más la movió por dentro, que más la cambió.

Más información
Reese Witherspoon, el renacimiento de una actriz
La hija de Reese Witherspoon quiere ser famosa por derecho propio

Ha sido la propia Witherspoon quien lo ha contado en una entrevista con la publicación Interview, que le ha realizado además la también actriz Tracee Ellis Ross. “Tenía muchísimo miedo de hacerla, Tracee”, confiesa la actriz sobre cómo fue el proceso de enfrentarse a la película y a su rodaje. “Me sometí a hipnosis, estaba asustadísima. Tuve ataques de pánico durante tres semanas antes de empezar [a grabar]”, ha explicado.

Lo más curioso es que fue la propia Reese Witherspoon quien decidió no solo entrar en ese proyecto, sino llevarlo a la gran pantalla y producirlo ella misma. La estrella pensó que la historia de Strayed, ambientada en 1995, podría ser un éxito, como así ocurrió: con un presupuesto de 15 millones de dólares, recaudó más de 52 en todo el mundo, y logró dos nominaciones a los Oscar: para Laura Dern por actriz de reparto y para la propia Witherspoon por actriz principal (aunque finalmente se lo llevó Julianne Moore por Siempre Alice). La película, dirigida por Jean-Marc Vallée, cuenta la historia de real de Cheryl Strayed, que tras pasar por una etapa de autodestrucción, adicción a la heroína y problemas personales y familiares decide caminar los más de 1.700 kilómetros de la ruta llamada sendero de la cresta del Pacífico, en la costa oeste estadounidense. Lo hace sola, sin ningún tipo de preparación, experiencia previa, ayuda, ni casi dinero, en un viaje que la cambia y la ayuda a curarse. Al final, el relato fue todo un empujón para la reputación de Witherspoon como productora pero también como actriz.

La autora Cheryl Strayed entre las actrices Laura Dern (izquierda) y Reese Witherspoon, en el estreno de 'Alma salvaje' en Los Ángeles (California) en noviembre de 2014.
La autora Cheryl Strayed entre las actrices Laura Dern (izquierda) y Reese Witherspoon, en el estreno de 'Alma salvaje' en Los Ángeles (California) en noviembre de 2014.Vince Flores (Vince Flores/startraksphoto.com / Cordon Press)

Toda una historia de superación que, llegada la hora de la verdad, Witherspoon vio que tenía varios elementos que eran difíciles de afrontar, tanto de la temática —por eso la actriz prefirió producirla ella, cuenta, para no enfrentarse a las cortapisas de los estudios tradicionales— como de la grabación en sí. “Estaba el tema de la desnudez, el sexo, la cuestión de tomar drogas... Pero también estar sola delante de la cámara sin más actores”, reflexiona. “Nunca había estado rodando escenas sola durante días y días. Hubo unos 25 días del rodaje donde no tuve ningún actor frente a mí. Éramos yo, la cámara y mi mochila. Fue como: ‘¿En serio esto va a ser así de aburrido?”.

Sin embargo, al final se convirtió más en un reto mental que en un aburrimiento. De hecho, en 2014 contó en el medio Vulture que esta había sido “de lejos”, la película más difícil de su vida, también en lo físico, donde repetía y repetía escenas cargada con una mochila que pesaba 30 kilos. “No parábamos de rodar en esas localizaciones remotas, literalmente. No parábamos para comer, solo tomábamos snacks. No parábamos para ir al baño. Suena de locos, pero fue increíble. Fue una inmersión por completo, nunca me he sentido tan cerca del equipo. Literalmente nos empujábamos para subir las montañas y nos llevábamos los unos a los otros”.

Todo eso la ayudó a comprender la aventura que la protagonista original del libro también vivió. De hecho, se hicieron amigas, y Strayed la acompañó a los Globos de Oro de 2015, a los que estaba nominada. Posaron juntas en la alfombra roja. “El libro de Cheryl Strayed se convirtió en algo precioso y sagrado para mí, porque me habló profundamente de cómo podemos salvarnos a nosotras mismas, como mujeres”, relata la actriz en Interview. “No hay madre ni padre que venga a salvarnos. No hay cónyuge. Pensé que aquello era algo radical al final de la película, que acaba sin familia, sin dinero, sin trabajo, sin pareja, y es feliz”. La entrevistadora le replica: “Es algo radical...”. Ella responde: “No sé si volveré a trabajar así de duro otra vez, pero me cambió hasta un nivel celular”.

Sobre la firma

María Porcel

Licenciada en Periodismo y Comunicación Audiovisual, es Máster de la Escuela de Periodismo UAM-El País, lleva más de una década vinculada a EL PAÍS. Ha pasado por Cadena Ser, SModa y El HuffPost, donde implementó la estrategia de Redes Sociales y trabajó en la sección de Tendencias. También ha escrito para Vanidad, Business Insider o Marie Claire.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS