Alberto Dugarte, el guardián de los secretos bajo las máscaras de ‘Mask Singer’

El maquillador, que tiñó a Jorge Javier Vázquez y transformó a Isabel Pantoja en una especie de Beyoncé, es de los pocos que sabe que La Toya Jackson, Esperanza Aguirre y Mel B son algunas de las estrellas del programa

Alberto Dugarte, maquillador y peluquero de famosos, da los últimos retoques a la cantante Rosa López.
Alberto Dugarte, maquillador y peluquero de famosos, da los últimos retoques a la cantante Rosa López.Luis Sevillano

Todos los días hay al menos una cara conocida en la peluquería de Alberto Dugarte (Caracas, Venezuela, 35 años), al que la prensa denomina “el maquillador de los famosos”. Hace unos minutos que la cantante Soraya Arnelas ha abandonado el local situado en el número 42 de la Cuesta de San Vicente, en Madrid, pero todavía permanece allí otra extriunfita, Rosa López, la ganadora de la primera edición de Operación Triunfo. Cuesta reconocerla, pues se oculta detrás de unas gafas muy sicodélicas que le cubren prácticamente todo el rostro. Le están dando los últimos retoques antes de marcharse a grabar un vídeo para el Orgullo que emitirá Telemadrid. Sin embargo, no rechaza posar junto al estilista: “Por Alberto, cualquier cosa”.

Más tarde llega un grupo de alumnos que asisten a los cursos que se imparten en Alberto Dugarte Institute. Rápidamente se visten con el uniforme negro y sacan su material para empezar a practicar. “Alberto, ya me sale lo del eyeliner [lápiz de ojos] que nos enseñaste ayer”, le anuncia una de sus estudiantes, mientras que otra admite que debe practicar más. Aquello es una vorágine entre el salón de belleza y las clases. Además, Dugarte tiene otro local en la misma calle, concretamente en el número 34, y pretende abrir un nuevo establecimiento en el centro de la capital. Pero su labor se extiende también a programas de televisión como Got Talent, Top Star y Mask Singer.

Dugarte es de las pocas personas que saben quién se oculta debajo de las máscaras de esta última producción. Se le intenta sonsacar el nombre del desenmascarado de esa noche y contesta riéndose: “Ni loco”. Por sus manos han pasado La Toya Jackson, Paloma San Basilio y Eva Hache. De las dos primeras habla maravillas, como que son muy cariñosas, dulces y cercanas. De la cómica, con la que ha trabajado en más ocasiones, destaca que es muy divertida. “Me pedía: ‘A mí dame un poquito de brillo de labios y ya está, que quiero salir así, natural, que llevo todo el día metida en una máscara”, recuerda el estilista.

Una impresión totalmente distinta a la que tuvo con Esperanza Aguirre, expresidenta de la Comunidad de Madrid. Mientras que al conversar sobre otras celebridades se extiende mucho más, al mencionar a la exministra del Partido Popular se limita a contestar: “Con muchas manías”. Tampoco se muestra exultante al referirse a la presentadora Terelu Campos, muy insistente en usar sus propios productos. “Me dijo: ‘Es que yo me conozco. Llevo toda la vida en la televisión’. Pero ha cambiado todo mucho: la cámara, la iluminación, la piel, la cara… No es lo mismo. La maquillaba con mi material, pero hacía como que estaba cogiendo el de ella. Cuando terminé, me dijo: ‘¿Ves? Me encanta. Es que yo me conozco”, relata entre risas.

Alberto Dugarte, maquillador y peluquero de famosos y de programas como 'Mask Singer'.
Alberto Dugarte, maquillador y peluquero de famosos y de programas como 'Mask Singer'.Luis Sevillano

No obstante, son casos puntuales y entre los clientes de Dugarte hay muchos otros rostros habituales de Telecinco, como Paz Padilla, a quien acompañó en las campanadas de la Nochevieja de 2019. Él fue quien ideó el recogido tan extravagante de la presentadora: “Me dijo: ‘Dugarte, tenemos que llamar la atención porque yo no voy a competir con el cuerpo de Cristina Pedroche ni con la elegancia de Anne Igartiburu. Yo soy cómica y quiero que la gente se ría y se lo pase bien”. Y el resultado logró su objetivo: dar de qué hablar.

En algunas ocasiones no maquilla a todos los famosos que pisan los programas en los que él trabaja. Isabel Preysler se llevó a su maquillador personal para Mask Singer y Lola Índigo hizo lo mismo en The Dancer. Pero lejos de molestarle, Dugarte lo aplaude: “Me encanta que traigan a sus maquilladores porque demuestran que son fieles a una línea de imagen y creen en su equipo”.

También es el artífice del cambio de color de pelo que ha experimentado el presentador Jorge Javier Vázquez, empezando por un blanco y arriesgando con un azul. Lleva tres años trabajando con él —”Estoy en todo lo que hace menos Sálvame porque si no, estaría esclavizado diariamente”, aclara—, y eso que al principio no le agradaba la idea de maquillar a la estrella televisiva. Lo percibía como un hombre “distante, tan en su mundo”, pero finalmente accedió ante la persistencia de la ayudante del presentador. “Ese día que lo maquillé me enamoré totalmente. Me dio una lección muy grande de que no se puede juzgar a la gente sin conocerla”, advierte el estilista. La relación es ahora de tal confianza que a veces Vázquez ni se mira en el espejo: “Me contesta: ‘Ya sé que me dejas espectacular”.

Junto con el peluquero Antonio Abad, es el principal estilista de Isabel Pantoja. Ambos son los responsables del cambio de imagen de la tonadillera desde hace tres años. Cuando presentó la canción Enamórate, a finales de 2019, esta lució una larga melena rizada que muchos asociaron con Beyoncé. “Me encanta el pelo afro. Lo que buscábamos era una imagen que expresara cómo se sentía ella en Supervivientes, que fue un antes y un después en su vida”, explica Dugarte, que últimamente ha atendido a unas cuantas concursantes que tras salir de la isla han buscado proyectar una imagen renovada, como Rocío Flores y Ana María Aldón. “Me gusta hacer fuerte a la mujer. Isabel Pantoja no está bien de ánimo por todo lo que está pasando. Pero la ves en Top Star y está radiante. Al final somos como psicólogos y damos esa fuerza y ese empuje para que se sientan con poder”, comenta sobre el aspecto más humano de su profesión.

Él también tiene ganas de ir a Supervivientes y, de hecho, se lo han ofrecido varias veces. “Toda la gente que conozco que ha ido viene y me dice lo mismo: ‘Volvería’. Nunca me he atrevido, pero creo que ahora sí me atrevería”. Este maquillador nacido en Venezuela, criado en Ourense y que más tarde se hizo un nombre en Canarias nunca imaginó que trabajaría algún día con tantos famosos. “Cuando estudié hace unos 16 años, pensaba en bodas, bautizos y comuniones”. Dio el salto a la Península por un desengaño amoroso y aquí empezó de cero. Pocos apostaban por él hasta que se cruzó en su camino el empresario José Luis Moreno, que buscaba a alguien creativo para dirigir el departamento de peluquería y maquillaje de sus producciones. Sin embargo, la colaboración ha cesado tras cinco años de trabajo. “Cuando llegó la pandemia, en vez de mandarnos a ERTE nos echó a la calle. Y después, cuando arrancaron, no nos llamaron nunca más. Sin motivo, sin una explicación”, cuenta Dugarte con un tono más serio.

A pesar de ello, trabajo no le falta: los programas de la productora Fremantle, el espectáculo Amores flamencos, el programa de telerrealidad de Georgina Rodríguez para Netflix, una serie de José Mota… Su equipo y él no paran. Preguntado por quién le ha hecho especial ilusión conocer en estos años, responde con una sonrisa burlona: “Creo que la máscara de hoy. No te puedes perder el programa”. Horas más tarde se descubrió que era Mel B, integrante de las Spice Girls.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS