Marruecos

‘Gladiator’, el amigo luchador de Mohamed VI, afronta críticas demoledoras por su estilo de vida

El diario digital más leído de Marruecos acusa a tres hermanos germano-marroquíes cercanos al rey de dañar la imagen del país con su conducta y sus muestras de riqueza

Los hermanos Ottman, Abu Bakr y Omar Azaita (desde la izquierda), con el rey Mohamed VI de Marruecos en abril de 2018.
Los hermanos Ottman, Abu Bakr y Omar Azaita (desde la izquierda), con el rey Mohamed VI de Marruecos en abril de 2018.MAP

Marruecos asiste desde el pasado mayo a un ataque sistemático en la prensa marroquí contra una persona vinculada al rey Mohamed VI desde hace tres años. Se trata de Abu Bakr Azaitar, un luchador de Artes Marciales Mixtas (MMA, por sus siglas en inglés), de 34 años y nacionalidad germano-marroquí. Las críticas se extienden a su hermano Ottman, también luchador y cuatro años menor, y a Omar, representante, entrenador de ambos y gemelo de Abu Bakr. La historia de esta amistad se remonta, al menos oficialmente, al viernes 20 de abril de 2018.

El rey Mohamed VI recibió en audiencia aquel viernes en el Palacio Real de Rabat a los tres hermanos, quienes llegaron con traje negro y corbata negra. La agencia oficial MAP difundió una foto con los cuatro posando detrás de un trofeo en forma de cinturón de combate. Al lado de la imagen se leía este sucinto párrafo: “El soberano recibió así a Abu Bakr Azaitar, primer marroquí en fichar por el Ultimate Fighting Championship (UFC), la más importante liga mundial de este deporte de combate, a Ottman Azaitar quien ganó el campeonato del mundo de la Brave Combat Federation, así como a Omar Azaitar, su agente y miembro de su equipo técnico”. Ese día, el monarca apareció con ellos en público presidiendo la oración del viernes. Y ellos publicaron la foto en las redes sociales.

A partir de ahí se supo que habían nacido en la ciudad alemana de Colonia, de padres originarios de Alhucemas. Trascendió también que en 2003, cuando los gemelos tenían 16 años, comparecieron ante un tribunal de Colonia acusados de golpear a un empresario, de rociarle gasolina y de robarle su Ferrari.

Poco a poco, fueron haciéndose más presentes en la vida del país, incluso en algunos actos oficiales. El 6 de noviembre de 2019, Abu Bakr y Ottman acudieron en El Aaiún a los actos oficiales del 44º aniversario de la Marcha Verde. Y siguieron publicando fotos en las redes sociales.

Abu Bakr Azaitar, en una competición de boxeo en Las Vegas, Nevada, en marzo de 2021.
Abu Bakr Azaitar, en una competición de boxeo en Las Vegas, Nevada, en marzo de 2021.Mike Roach / Zuffa LLC

La publicación digital Hespress, la más leída del país, informaba sobre los supuestos antecedentes policiales de los tres hermanos en Alemania. Y hacía hincapié en el historial de Abu Bakr: “Estafa informática, conducción sin permiso, atentado contra la integridad física causante de una incapacidad permanente, tráfico de estupefacientes, robos, falsificaciones y resistencia a la fuerza del orden. Este es el increíble pedigrí de Abu Bakr Azaitar. Incluso antes de cumplir 25 años, ya encadenaba las condenas con más facilidad de esos que se ponen perlas: 2004, 2005, 2006, 2007, 2008 y otras dos en 2012”.

Respecto a la carrera deportiva de ambos, Otman Azaitar fue excluido temporalmente de la competición UFC Fight Island, por romper el protocolo sanitario anti covid-19. Y una semana después, Abu Bakr fue apartado siete meses de las competiciones oficiales por dopaje.

Pero el golpe más duro llegó el jueves 8 de julio. El mismo sitio digital, Hespress, de forma anónima, publicaba un artículo titulado: “Abu Bakr Azaitar: el boxeador que habría querido ser príncipe”. Criticaba el hecho de que el púgil publique fotos en las redes sociales con la reina Máxima de Países Bajos, que aparezca luciendo en el cuello los escudos de armas del país, “cuyo uso está reservado al Rey o al Gobierno”, y que ofrezca una imagen “sobreactuada” de patriotismo. El artículo insiste en que la conducta y los signos de opulencia de los tres hermanos dañan la “credibilidad del país” y son bombas de relojería que no tardarán en estallar.

El artículo esgrime que la carrera deportiva de los hermanos no justifica los lujos que se permiten. “¿De dónde viene la fortuna de los Azaitar?”, se pregunta. Señala que los tres hermanos acaban de abrir un restaurante en la Costa del Sol española y se disponen a abrir otros dos en el puerto deportivo de La Marina, en Rabat. El artículo concluye que en Marruecos solo puede haber un rey y un príncipe heredero. Aconseja a Abu Bakr Azaitar que lea la historia de Rasputín. “Pero, ¿será capaz de comprenderla?”, se pregunta el artículo. El mítico monje ruso, que ejerció una gran influencia sobre la zarina Alejandra, falleció asesinado en 1916.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50